Univisión, ¿por qué cedió ante Televisa?

La empresa logró mantener por nueve años las telenovelas que son vitales para su éxito en EU; es la cadena en español número uno en Estados Unidos, pero depende del contenido de Televisa.
univision-ap
LOS ANGELES (AP) -

Univisión Communications Inc. cedió ante Grupo Televisa pero logró mantener al menos por unos nueve años más las telenovelas del gigante mexicano que son vitales para su éxito en Estados Unidos.

"Televisa no tenía substitución. El no llegar a un acuerdo hubiera sido catastrófico para Univisión", dijo Francisco Suárez, director de análisis de casa de bolsa Actinver, con sede en la Ciudad de México. "Univision tiene nueve años para dejar de depender de Televisa".

Univisión y Televisa llegaron el jueves a un acuerdo por el que la empresa mexicana recibirá más de 600 millones de dólares en anuncios publicitarios y 25 millones de dólares en efectivo. El acuerdo ocurrió durante el juicio iniciado por Televisa por incumplimiento contractual sobre regalías.

Ambas partes aceptaron se anule la demanda para que Univisión pague a su contraparte mexicana 65 millones en publicidad hasta el 2017, cuando expirará el contrato en disputa que también enmendaron.

El contrato revisado también incluye nuevas fórmulas para calcular regalías que Televisa recibirá por "virtualmente todos los programas", de acuerdo con Marshall Grossman, abogado de la empresa mexicana.

Univisión tiene su sede en Nueva York y acapara alrededor del 75% de la audiencia hispana del país. Es la cadena en español número uno en Estados Unidos, pero depende del contenido -especialmente de las telenovelas que se transmiten en horario estelar- de Televisa.

"El no tener este contenido tan importante para tu único mercado, porque Univisión tiene un solo cliente (la audiencia hispana), es una dependencia terrible porque si no tienes el producto que ese cliente quiere, ¿qué haces?", dijo Suárez.

La pérdida de las telenovelas mexicanas hubiera dejado a Univisión en peor forma de la que está, pues tiene una deuda de 10,800 millones de dólares, gran parte de ésta adquirida en el 2006, cuando un consorcio encabezado por el multimillonario Haim Saban la compró por 12,300 millones de dólares.

Si a esto se le agrega la crisis financiera mundial, que también afecta negativamente al sector televisivo -el cual depende de anuncios publicitarios-, se entiende por qué el mismo el presidente y gerente general de operaciones de Univisiòn, Rey Rodríguez, testificó en corte la semana pasada que sería "devastador" que Univisión perdiera las telenovelas de Televisa.

Los índices de audiencia bajarían "substancialmente", agregó Rodríguez, y consecuentemente sus entradas por cobro de publicidad.

"Si quieres tener más aceptación tienes que tener un contenido exitoso. Si no tienes ratings no puedes cobrar por los ratings que no tienes", explicó Suárez.

"Debido a la recesión (en Estados Unidos), si las empresas están renuentes a gastar el dinero en publicidad como antes, el retorno por su inversión se hace menos relevante si pones tu dinero en un medio que tiene el mismo rating o más bajos que antes. Hubiera habido menos ingresos para Univisión".

Suárez indicó que el talón de Aquiles de Univisión -y de cualquier compañía- es su virtual dependencia total en otra empresa, en este caso de las telenovelas de Televisa.

"El depender al 100% de un proveedor es un riesgo muy alto. Si yo fuera Univisión, trataría de evitar mi dependencia con Televisa creando mi propio contenido y que éste tenga la misma aceptación o más que la que tienen las telenovelas de Televisa", subrayó el analista.

"En la medida que el contenido sea aceptado, a Univisión le irá mejor. Es la única manera para defenderse de Televisa".

Rodríguez también testificó en corte que los programas hechos por el gigante estadounidense no podrían llenar ahora el vacío que hubieran dejado las telenovelas hechas en México.

Televisa, con sede en la Ciudad de México, alegaba en su demanda civil presentada en una corte federal en el 2005 que Univisión había quebrantado de mala fe el acuerdo de licencia de programación que firmaron en el 2001, por lo que quería que éste fuera anulado.

Tal contrato establecía que Televisa debía de suplir a Univisión con telenovelas hasta el 2017 a cambio de regalías. La enmienda contractual no altera esta fecha de expiración, de acuerdo con el abogado de Televisa.

El conglomerado mexicano alegó en corte que Univisión le debía casi 123 millones de dólares en regalías no pagadas, de los cuales la empresa estadounidense había prometido pagar 21 millones condicionalmente y sin admitir nada. Este pago condicionado es parte de los 25 millones que Univisión pagará a Televisa.

 

Ahora ve
No te pierdas