Topes salariales: no sólo para los CEOs

Los ejecutivos de firmas financieras rescatadas en EU aceptarán salarios y bonos más bajos; los expertos piensan que el resto de los corporativos estadounidenses seguirán su ejemplo.
Chris Isidore

Si vives en los Estados Unidos, los recortes salariales podrían llegar a la oficina de la esquina más cercana a ti, incluso si no eres el CEO de un banco en problemas.

Anunciadas el miércoles por el presidente estadounidense Barack Obama, las nuevas normas federales que limitan la compensación de los ejecutivos podrían, por el momento, afectar sólo a un puñado de las instituciones financieras más maltratadas de los Estados Unidos.

Pero los expertos opinan que este movimiento podría ser un signo de futuras acciones gubernamentales acerca del asunto de los salarios ejecutivos.

Los activistas que critican los salarios ejecutivos consideran que, con la atención puesta en las primas de 18,000 millones de dólares en Wall Street, así como en el hecho de que muchas firmas financieras pierden dinero y explotan cientos de miles de millones de fondos federales, es más fácil que los políticos justifiquen por qué los salarios deberían ser reducidos.

Alexander Cwirko-Godycki, gerente de investigación de la firma de remuneración ejecutiva, Equilar, dijo que el público estadounidense y no sólo los corporativos estadounidenses, se ha resistido en el pasado a aceptar cualquier cosa que suene a límite salarial. Pero ahora el estado de ánimo está cambiando.

"En este caso, es la primera vez que es aceptable para la mayoría de la gente. Hay una falta total de confianza de Main Street hacia Wall Street", añadió.

Esta vez es diferente

Para estar seguros, ésta no es la primera vez que Washington ha intentado limitar los salarios ejecutivos. Pero en esta ocasión los activistas parecen estar más animados acerca de la efectividad del cambio.

"Esta vez es diferente. Los argumentos contra las restricciones ya no tienen sentido. Mis amigos hablarán del tema incluso antes que yo. La opinión ha sido impulsada", observó Robert McCormick, Jefe Oficial de Política de Glass Lewis & Co., una firma de investigación que asesora a inversionistas institucionales.

Según McCormick, es casi seguro que las llamadas normas "say on pay" pasen en el Congreso y sean firmadas como ley este año. De hecho, Obama fue co-promotor de una medida semejante cuando estaba en el Congreso.

Estas normas permiten que los accionistas no vinculantes voten sobre los cheques salariales, y los expertos notan que han ayudado al freno de las compensaciones en otros países, tales como el Reino Unido.

Pero algunos esperan medidas que lleguen aún más lejos para combatir los salarios y prestaciones excesivas.

Nell Minow, co-fundador de The Corporate Library (La Biblioteca Corporativa), un grupo de derechos de los accionistas, dijo que un cambio gubernamental de las normas de elección de directores corporativos sería una rienda salarial mucho más efectiva.

"Lo único que haría una diferencia sería la habilidad de los accionistas para deshacerse de los malos directores que votan por malas iniciativas salariales", agregó. "De ese modo, de vez en cuando un director dirá, ‘Vaya, podría votar por este plan salarial, pero tal vez a los accionistas no les guste'".

Los salarios del 2008 podrían provocar otra protesta

Tanto Minow como Cwirko-Godycky esperan modestos declives en el pago promedio a ejecutivos cuando las cifras del 2008 se publiquen el mes entrante.

Sin embargo, piensan que la caída no se acercará al pronóstico de declive del 12% de las ganancias corporativas entre las 500 compañías más grandes del mundo (S&P 500), y mucho menos a la caída del 38% del valor de sus acciones.

Un experto, el ex consultor de compensaciones, Graef Crystal, quien ha llamado al cambio en los paquetes salariales durante los últimos 20 años, pronostica que los salarios de los CEOs aumentarán en el 2008.

Crystal teme que incluso si las compensaciones en efectivo son frenadas de algún modo, un aumento en la expedición de acciones y opciones sobre compensará los bajos salarios.

"A los ejecutivos no les gusta permanecer callados en la noche. Su idea de sacrificio draconiano es ganar lo mismo que ganaron el año pasado", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero Minow opina que el hecho de que las firmas financieras podrían verse forzadas a reducir sus salarios eliminará uno de los principales impulsores del excesivo salario ejecutivo en toda la América corporativa.

"Lo que pasó fue: tú eres el CEO de una gran compañía manufacturera, eres visitado por tu consejero bancario. No es más listo que tú. No dirige una compañía más grande que la tuya. Pero gana tres veces más dinero que tú. Eso enojó a muchos CEOs".

Ahora ve
Esto fue lo bueno, lo malo y lo feo del Buen Fin 2017
No te pierdas
×