¿Qué significa nacionalizar un banco?

Estados Unidos ha tomado el control, en distintos grados, de entidades bancarias en problemas; el gobierno niega querer dirigir los bancos, pero los inversionistas temen que rompa su palabra.
Colin Barr
NUEVA YORK -

¿Qué significa, en resumidas cuentas, nacionalizar un banco?

La pregunta había sido una carga sobre las mentes de los inversionistas durante las dos semanas desde que el exhaustivo Plan de Estabilidad Financiera de la administración de Barack Obama cayó de bruces.

Y alcanzó un punto crítico el viernes. Los temores de nacionalización arrastraron hacia abajo las acciones de Citigroup y Bank of America hasta en un 36% en un momento del día. BofA recuperó la mayor parte de sus pérdidas para finalizar el viernes con una disminución de tan sólo el 3.6%. Pero las acciones de Citi cerraron el día con una pérdida del 22%.

El lunes, en medio de un reporte del Wall Street Journal sobre que el gobierno de Estados Unidos tomaría una mayor participación en Citigroup, las acciones del gigante financiero subieron 9.7%.

El término nacionalización se ha usado para cubrir una variedad de resultados muy diferentes. Su significado más obvio se refiere a las descaradas tomas de poder de las firmas atribuladas, tal como cuando el Departamento del Tesoro estadounidense puso a los gigantes hipotecarios, Fannie Mae y Freddie Mac, bajo su tutela.

Pero también ha sido usado por algunas personas para hablar de las importantes inversiones que les han dado a los oficiales del gobierno voz y voto considerables en las actividades de una firma - tales como las garantías de préstamo extendidas para Citi y BofA en meses recientes.

La administración de Obama ha dicho que quiere mantener el sistema bancario en manos privadas, lo que parece sugerir que no intenta tomar el poder de instituciones como Citi y BofA.

"Tenemos un sistema financiero dirigido por accionistas privados, manejado por instituciones privadas, y nos gustaría hacer nuestro mejor esfuerzo para preservar ese sistema", declaró hace dos semanas el Secretario del Tesoro, Tim Geithner.

Pero la Casa Blanca tampoco ha descartado por completo la toma de poder de las firmas atribuladas -aunque con un propósito muy diferente.

El Presidente del Comité Bancario del Senado, Chris Dodd (Demócrata de Connecticut) desestabilizó el mercado el viernes en la mañana cuando le dijo a Bloomberg Television que podía imaginarse a los reguladores tomando en breve el poder de Citi o BofA en nombre de la estabilización de los dos mayores bancos de la nación.

"Eso no me emociona en absoluto, pero veo cómo es posible que pueda suceder", expresó. "Me preocupa que tengamos que hacerlo, al menos por un corto tiempo".

La Casa Blanca se movilizó el pasado viernes para aliviar los temores de una toma de poder, cuando el portavoz Robert Gibbs les dijo a los reporteros en un una sesión celebrada en la tarde, que la administración quiere mantener los bancos de la nación en manos privadas.

"El presidente cree que... un sistema bancario en manos privadas y regulado por el gobierno es... lo que este país debería tener", declaró Gibbs.

Pero, aunque hace eco de lo que dijo Geithner el 6 de febrero, la declaración de Gibbs deja abierta la pregunta de si la administración considera lo que los observadores de la industria financiera han designado como una intervención - la toma de poder de un banco atribulado con el propósito de disolverlo, traer nuevo capital y encontrarle nuevos dueños y directivos.

Muchos economistas aseguran que la administración de Obama deberá asumir este cambio de rumbo antes de que la crisis financiera se resuelva.

"No tenemos problemas en que este país cierre los bancos pequeños", declaró la semana pasada Simon Johnson, profesor de finanzas de MIT y ex economista en jefe del Fondo Monetario Internacional en el programa "Bill Moyer's Journal" de la cadena PBS. "De hecho, el Fondo Federal de Protección a Depósitos bancarios (FDIC por sus siglas en inglés) es un experto en el cierre y manejo de transferencias de depósitos, por ejemplo, de los bancos pequeños".

Pero con los grandes bancos, que emplean a cientos de miles de personas y hacen contribuciones de campaña de millones de dólares, la historia podría ser diferente.

"Nadie tiene la voluntad política para hacerlo", declaró Johnson. "Entonces necesitas aplicar un proceso tipo FDIC. Incrementas su escala. Les dices, ‘No han aumentado el capital de modo privado. El gobierno tomará el poder de su banco. Están en bancarrota. Sus gratificaciones serán borradas. Sus contratos blindados ya no existen' ".

Hay muchas ventajas en este acercamiento, aseguran sus partidarios. Y añaden que la recapitalización de los bancos es necesaria, pero será costosa - y entre más inversionistas actuales compartan esos costos, menor será la carga soportada por los contribuyentes.

Es probable que cualquier forma de nacionalización signifique el despido de los ejecutivos actuales. Lo que no recompensaría el mal comportamiento y la mala administración.

Eso es exactamente lo que muchos observadores creen que han hecho los anteriores rescates financieros, en particular el Programa de Alivio a Activos en Problemas de la administración de Bush.

Pero está claro que los accionistas suponen que serán severamente diluidos en caso de cualquier acción gubernamental, lo que explica, en parte, porqué las acciones bancarias se han hundido en los últimos días.

Aun más, la insistencia de la administración de Obama en que no nacionalizará un banco les recuerda a algunos cómo el ex secretario del Tesoro, Henry Paulson prometió en repetidas ocasiones apoyar a Fannie y Freddie el verano pasado - antes de que cambiara su curso de forma repentina el 7 de septiembre y tomara el poder de las agencias hipotecarias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin importar cómo el gobierno maneje los problemas de Citi, BofA y otros bancos demasiado grandes para fracasar, los economistas opinan que la cuenta de la limpieza financiera llegará - es sólo cuestión de ver quien cargará con ella.

"Parece haber una tendencia ideológica en contra de que el gobierno tome el poder de los bancos", dijo Paola Sapienza, profesora de finanzas de la Universidad Northwestern en Evanston, Illinois. "Pero tarde o temprano pagaremos por esto, de un modo u otro".

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×