Guía para cometer un fraude de inversión

Las tácticas de Bernard Madoff y Allen Stanford podrían sugerir cómo realizar una estafa masiva; ofrecer buenos rendimientos, evitar las auditorías y donar recursos son algunos de sus métodos.
Fraude  (Foto: Archivo)
Alyssa Abkowitz
NUEVA YORK -

Ya que los negocios exitosos comparten ciertas "buenas prácticas" ¿tendrán los artistas del fraude sus propias técnicas favoritas? Aunque acusado de una estafa menor que la de Bernie Madoff, el banquero R. Allen Stanford, condujo su negocio de manera que sugieren que ambos usaban una guía similar.

La Comisión de Valores estadounidense (SEC por sus siglas en inglés) acusó al Grupo Financiero Stanford, con base en Houston, de prometer falsos rendimientos fijos a miles de inversionistas que invirtieron un total de 8,000 millones de dólares en supuestos certificados de depósito (CDs). El 19 de febrero, los agentes del Federal Bureau of Investigation (FBI) encontraron a Stanford en Fredericksburg, Virginia, donde le entregaron los documentos relacionados con los cargos civiles que se le imputan. Hasta ahora, los cargos criminales no se han presentado.

Aún surgen nuevos detalles acerca del caso Stanford y muchas diferencias se han vuelto claras. La firma Stanford Financial no está acusada de dirigir un fraude con el esquema Ponzi, sólo de anunciar rendimientos poco realistas e invertir en instrumentos más arriesgados y con menos efectivo que los anunciados. Irónicamente, la SEC dice que Stanford perdió al menos 400,000 dólares en fondos subordinados (feeder funds) de Madoff, todo mientras les aseguraba a los inversionistas que la firma no estaba involucrada con él.

Pero también hay algunas asombrosas similitudes. Y lo que emerge parece una fórmula sobre cómo involucrarse en un caso de fraude gubernamental masivo. Los elementos clave:

Ofrece buenos rendimientos

Los rendimientos de entre el 10% y el 12% reportados por la firma de Madoff año con año eran tan buenos que la gente casi le rogaba para que tomara su dinero. Los números de Stanford Financial tampoco estaban mal. De acuerdo con la SEC, el grupo Stanford Investment no ha dejado de registrar retornos de inversión del 10% desde 1994. Los intereses de los así llamados CDs fluctuaron entre el 16.5% en 1993 y el 11.5% en el 2005.

Consíguete un auditor poco conocido

Madoff usó una firma de tres personas, Firehling & Horowitz, instalada en una oficina de 4 por 5.5 metros en la ciudad de Nueva York para revisar sus cuentas. La firma, que en realidad sólo tenía un contador activo, le dijo a un grupo de contaduría clave en la industria que no auditaba. Los vecinos de la oficina dijeron que sólo una persona la visitaba periódicamente y por lo regular se quedaba de 10 a 15 minutos.

De forma similar, Stanford contrató a CAS Hewlett, descrita por la SEC como "una pequeña firma de contaduría local" con base en Antigua donde "nadie nunca contestaba el teléfono" cuando la SEC llamaba. De acuerdo con el Financial Times, el CEO de Hewlett falleció en enero y, desde entonces, uno de sus hijos, que vive en Inglaterra, ha tomado el control de su negocio.

Halaga a los reguladores

En diciembre del 2000, Madoff exhortó a la SEC a permanecer firme. En una junta del comité de asesoría, dijo que lo haría sentir "muy incómodo" que la SEC relajara su vigilancia. "La SEC debe", dijo Madoff durante una reunión del Comité de Asesoría en Información de Mercado de la agencia, "como siempre lo ha hecho, algo así como ser la que ve todo lo que hacemos para impedirnos que nos lastimemos, o lastimemos al público".

Stanford siguió su ejemplo en noviembre de 2007 en la Cumbre Internacional de Liderazgo en el Caribe, donde dijo que el Caribe necesitaba aumentar sus acciones para desmotivar a los inversionistas delincuentes. "Los individuos y las corporaciones... llegan a nuestras pequeñas naciones-islas agobiadas por las deudas y desesperadas por inversión extranjera, y en pocas palabras, les roban". Y añadió: "La realidad es que casi ningún inversionista es examinado a fondo".

Esparce la riqueza

Miles de instituciones benéficas recibieron inversiones o donaciones por parte de Madoff y su firma, entre ellas el hospital Memorial Sloan Kettering y la Sociedad de Leucemia y Linfoma. Madoff también hizo donaciones a políticos, tales como el Senador de Nueva York, Charles Schumer y el Senador de Nueva Jersey, Frank Lautenberg.

Por supuesto, Stanford tampoco se quedó atrás. El grupo financiero patrocina un torneo de golf para el centro de investigación St. Jude Children's e hizo donaciones a museos en Houston y Miami. El mismo Stanford también donó algo de dinero para las campañas de Barack Obama, John McCain; el Senador de Florida, Bill Nelson y el Congresista de Texas, Pete Sessions. Los políticos han dicho que donarán el dinero a la caridad.

Espera que los escépticos sean ignorados

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cuídate  de cualquier entrometido investigador que pudiera tratar de darles pistas a los reguladores. El investigador de fondos de cobertura, Harry Markopolos, por nombrar un ejemplo, había estado advirtiendo a la SEC desde el 2000 que Madoff se traía algo entre manos.

Y aunque el escándalo Stanford aún se está desenmarañando, un informante prematuro emergió: El analista independiente, Alex Dalmady, cuestionó los rendimientos de Stanford en una pieza que escribió para una publicación venezolana de economía, y fue el primero que introdujo la idea de fraude. En este artículo, escribió: "Los depósitos del banco han crecido de 624 millones de dólares en 1999 a más de 8,400 millones a finales de 2008. ¡Esa es una tasa promedio de crecimiento del 34%! Vamos, (enfatizó él) eso es inusual. Un crecimiento de depósitos demasiado agresivo es por lo general una ‘bandera de alerta' para los bancos. Es difícil invertir semejante cantidad de dinero eficientemente. También indica que algo podría ser ‘demasiado atractivo' ".

Ahora ve
Kim Jong Un parece distanciarse del plan de lanzar misiles en Guam
No te pierdas
×