Crudo regresa como opción de inversión

La baja de los precios del petróleo en 2008 hizo que las compañías redujeran sus presupuestos; ahora, el escenario pinta para un rebote en los precios del crudo y de las acciones de petroleras.
petróleo  (Foto: Archivo)
Por Mina Kimes
(Fortune Magazine) -

Desde que el crudo alcanzó un precio récord de 147 dólares por barril el pasado julio, tener acciones de petróleo ha sido un poco como saltar del bungy-una larga y aterradora caída, a la que rezas por que le siga un rebote que reafirme tu vida. Bueno, tal vez ya sea tiempo de exhalar.

Ahora que, por primera vez desde noviembre, el precio del petróleo vuelve a ser de más de 50 dólares, hay un consenso creciente entre los analistas de la industria y los inversionistas que dice que el escenario está listo para una recuperación de varios años que impulsará el precio de las acciones. "La pregunta no es si el valor de las acciones aumentará, sino ‘¿qué tan rápido? Y ¿cuánto?' " dice Fadel Gheit, analista veterano de Oppenheimer.

Dado el hecho de que, además de ser más severa que cualquier otra en décadas, la crisis económica actual también posee un alcance más global, puede parecer ilógico ser optimista acerca de los precios del petróleo. De hecho, de acuerdo con la Administración de Información de la Energía de los Estados Unidos, la demanda global se hundirá un 1.6% este año. Lo que significa que nuestra sociedad sedienta de petróleo está en una situación excepcional en la que tiene un exceso de capacidad en sus manos -lo que difícilmente estimulará un aumento de precio a corto plazo.

Pero aunque el consumo se reduce, los analistas predicen que el suministro disminuirá aun más en los años por venir. Hace poco, en un reporte llamado "The Long Aftershock" (Las Largas Secuelas), la consultora de la industria del petróleo Cambridge Energy Research Associates (CERA, por sus siglas en inglés) advirtió que la producción podría ser de sólo 101.4 millones de barriles diarios para el 2014 -o alrededor de 7.6 millones de barriles menos de los que pronosticó el otoño pasado.

"El impacto de la peor recesión desde la Gran Depresión se ve en el petróleo", dice Daniel Yergin, co-fundador de CERA. "Una parte significativa del suministro que, según las previsiones, entraría en funcionamiento, está ahora en grave riesgo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El declive gradual del futuro suministro puede estar vinculado de forma directa con el desplome de los precios del pasado otoño. Desesperada por mantener el precio del petróleo sobre los 50 dólares por barril, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ha disminuido su producción con la meta de eliminar 4.2 millones de barriles diarios de la producción periódica de sus miembros. Mientras tanto, casi todas las compañías petroleras independientes han reducido sus presupuestos de exploración y frenado nuevos proyectos. De acuerdo con el analista Paul Cheng de Barclays Capital, las nueve grandes compañías petroleras integradas que cubre han eliminado un total de 36,000 millones de dólares de su plan de gastos en los últimos seis meses. Todo lo anterior significa que cuando la demanda aumente, el suministro estará bajo mucha presión para seguirle el paso -lo que creará las condiciones para otro incremento súbito. "El conductor más importante para las acciones del petróleo es el precio del mismo petróleo, el cual tocó fondo en enero", dice Cheng. "Nos gusta como se ve el panorama del sector para los próximos años".

Hay otras razones para favorecer el sector petrolero en este momento. Por una parte, tiene un valor atractivo comparado con el del mercado en su conjunto. El índice petrolero de Amex se intercambia en la actualidad a seis veces sus ganancias de los últimos 12 meses y tiene un rendimiento de dividendo del 4%, en comparación con el radio precio/ganancias de 12 y el rendimiento del 3.5% del índice S&P 500. Invertir algo de dinero en las productoras de petróleo también tiene sentido si estás preocupado acerca del impacto que tendrán los esfuerzos del gobierno para revivir la economía. Washington gasta billones de dólares para rescatar a los bancos y estimular el gasto. Eso podría afectar el valor del dólar eventualmente -y aumentar la inflación. Debido a que el petróleo se comercia en dólares, la debilidad de la moneda estadounidense presionaría particularmente el precio del petróleo, dado que los vendedores extranjeros exigirían más billetes a cambio de su crudo. Así que, aunque tal vez debas pagar más por tu gasolina y el precio del combustible para calefacción aumente, al menos tus acciones de petróleo también lo harán.

Ahora ve
Este autobús recorrió dos cuadras en Brooklyn... sin conductor
No te pierdas
ç
×