El futuro de los bancos en EU, en duda

Los bancos estadounidenses son sometidos a pruebas de estrés bancario por parte del gobierno; la confusión sobre el verdadero estado del sistema bancario causa gran volatilidad en el mercado.
bolsa-reu  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

¿Están los bancos en mejor forma ahora de lo que estaban antes de que el gobierno comenzara a inyectarles grandes cantidades de capital?

Wall Street no parece tener ni idea. Y eso, es un poco atemorizante.

Los reguladores se preparan para la próxima publicación de los resultados de las pruebas de estrés que determinarán si 19 de las mayores instituciones financieras de los Estados Unidos necesitan recaudar más fondos.

Las acciones de muchos bancos se han más que duplicado en las últimas seis semanas debido a la esperanza de que ninguna institución financiera quebrará realmente. Y el Secretario del Tesoro, Tim Geithner, hace lo mejor que puede para intentar asegurarles a los nerviosos inversionistas que el sector bancario no se dirige a su fin.

El martes, por ejemplo, dijo frente a un panel del Congreso que la "vasta mayoría" de los bancos tiene un buen índice de capitalización.

El problema es que cada vez que Geithner abre la boca para decir que los bancos estarán bien, suscita una recuperación en la "vasta mayoría" de las acciones bancarias. Recuperación que podría no estar justificada.

Échenle un vistazo a lo que pasó el martes con el emisor de tarjetas de crédito y banco regional, Capital One Financial. Las acciones del banco, que estaba programado para reportar sus resultados del primer trimestre después del cierre del martes, cayeron alrededor de un 6% tras la apertura de la Bolsa.

Pero una vez que los operadores comenzaron a digerir los comentarios de Geithner, las acciones de Capital One se elevaron junto con las del resto del sector bancario. Terminaron el día un 12.5% al alza.

Parece que los inversionistas eran repentinamente de la opinión de que Capital One, como muchos de sus colegas, reportaría resultados mejores a lo esperado.

Pero no fue así. Capital One contradijo la tendencia al reportar una pérdida de 45 centavos por acción. Los analistas pronosticaban una pérdida de 8 centavos.

Uno pensaría que esas son malas noticias. Pero aun así, los inversionistas parecían no saber qué creer al respecto.

Durante tan sólo la primera media hora de las operaciones del miércoles, las acciones de Capital One cayeron nada menos que un 10%, pero se recuperaron y vieron un alza de hasta un 8%. ¿Qué había en los portafolios de inversión de los estadounidenses? Dependía de la hora a la que vieras el precio de las acciones. A partir del mediodía, éste permaneció casi sin cambios, excepto por un aumento de menos del 1%.

"Las operaciones han sido bastante volátiles, incluso para estos tiempos", dijo Mike Taiano, un analista de Sandler O'Neill & Partners. "Las finanzas nunca habían estado tan liadas a lo que sucedía en Washington como lo están ahora".

Vale la pena vigilar a Capital One, ya que la unidad bancaria de la compañía tenía 166,000 millones de dólares en activos hasta fines del 2008. Cifra que la hace lo suficientemente grande como para ser una de las 19 compañías sometidas a las pruebas de estrés.

Pero Capital One no es el único gran banco sobre cuya situación les cuesta decidirse a los inversionistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las acciones de Morgan Stanley ganaron un 5% el martes -después de perder hasta un 4% el mismo día- gracias a la previsión de que éste seguiría el ejemplo de Goldman Sachs, JPMorgan Chase y hasta Citigroup y Bank of America y reportaría resultados más sanos de lo esperado.

Eso tampoco sucedió. El miércoles en la mañana, Morgan Stanley reportó una pérdida mucho mayor a la prevista, y sus acciones cayeron un 4% en las operaciones del mediodía.

Ahora ve
¿Perdiste las escrituras de tu propiedad en el sismo? Te decimos qué hacer
No te pierdas
×