Los banqueros de EU temen por su trabajo

Algunas firmas financieras no tendrán otra opción que hacer cambios en su Consejo de Administración; loas altos directivos de las empresas no están a salvo, también podrían perder sus empleos.
EU  (Foto: Archivo)
David Ellis

Los  bancos líderes de la nación pueden estar considerados como "solventes" pero aún  está por verse si la alta administración de esas empresas se quebrantará pronto.

Entre los hallazgos que han surgido de los programas de las "pruebas de estrés", de los últimos dos meses, anunciadas el 7 de mayo, el gobierno no sólo le indicó a diez instituciones recaudar un capital adicional de 47,000 mdd, sino que también insistió a los bancos en hacer una revisión a la postura de sus líderes. 

Los reguladores industriales pidieron a los bancos revisar específicamente tanto a los miembros de la junta como a los altos ejecutivos durante el mes entrante para "asegurar que los líderes de la junta tengan suficiente experiencia y capacidad para manejar los riesgos que presenta el ambiente económico actual".

Algunos expertos indican que estas recomendaciones podrían generar una ola de cambios en la administración.

"Existe cierta vulnerabilidad aquí", dijo Gary Townsend, ex analista bancario y actual presidente de Chevy Chase y consejero director de inversiones de Hill-Townsend Capital.

Por supuesto que al hablar de las superficies administrativas en la industria de servicios financieros, normalmente hay un enfoque en dos de las compañías más afectadas: Citigroup y Bank of America.

Ambas compañías han hecho, sin duda, una gran cantidad de concesiones a los reguladores en lo que va del año. El gobierno se ha apoderado de un gran paquete accionario de ambas instituciones, por lo que las expectativas indican que estos gigantes tendrán que ceder aún más.

En las semanas en las que se daban a conocer los resultados de las pruebas de estrés, el destino de los directores ejecutivos de ambas empresas (Vikram Pandit de Citi y Ken Lewis de BofA) era motivo de gran especulación.

Otros analistas sospechan que también podría estarse ejerciendo cierta presión entre prestamistas regionales, sobre todo en aquellos que enfrentan caídas severas en su capital, según las consideraciones de los reguladores. Entre estos bancos se encuentra KeyCorp con sede en Cleveland, FifthThird en Cincinnati y Sun Trust en Atlanta.

De los diez bancos que necesitan recaudar capital tras las pruebas de estrés, ninguno hizo comentarios sobre la necesidad de hacer cambios en los altos mandos en la junta administrativa.

Aún antes de que se publicaran los resultados de las pruebas de estrés, la Casa Blanca ya había indicado que esto podría presionar a algunos prestamistas a hacer cambios, tanto en las oficinas grandes como en la sala de juntas.

No es ninguna sorpresa que los líderes bancarios le estén dando mucha credibilidad a estas amenazas. En marzo, la administración de Obama retiró al director ejecutivo de General Motors, Rick Wagoner porque no creía que tuviera un plan a largo plazo viable y preciso.

Los directores ejecutivos de la aseguradora AIG, así como los compradores hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac también vieron la puerta de salida el año pasado cuando el gobierno intervino en el rescate de las tres compañías.

Más culpa para la junta

Aún así, hay quienes consideran que la ola inminente de reacomodos administrativos para el sector bancario aún no está cerca, al menos por ahora.

Graham Michener, director administrativo de reclutamiento y búsqueda de gobernabilidad corporativa de RSR Partners en Connecticut, notó que el problema no es una falta de talento sino el hecho de que el gobierno no estará dispuesto a hacer grandes cambios en esta época de transiciones ya que los bancos intentan recuperarse a ellos mismos.

"Durante los siguientes tres a seis meses, veremos pocos cambios, si no es que ningunos, en los altos puestos porque la continuidad será crucial para el éxito de sus planes", dijo Michener.

Aún así, estos cambios difícilmente representarán la primera vez que la industria bancaria nacional pasa por un reajuste administrativo masivo, desde que la crisis se asentó hace más de un año.

Chuck Prince, de Citigroup y Stan O'Neal, de Merrill Lynch fueron los primeros de una larga lista de pérdidas ejecutivas a finales de 2007, cuando ambos fueron despedidos de sus respectivas compañías. A esto le siguió la salida de Ken Thompson de Wachovia y de Kerry Killinger de Washington Mutual,  sólo unos meses después, como parte de los últimos esfuerzos de recuperación de las compañías.

Gran parte de los cambios en los altos mandos se han llevado a cabo a nivel junta. A principios de este año, Citigroup remplazó a Sir Win Bischoff con el ex director de Time Warner y miembro antiguo de la junta, Richard Parsons.

Y esto sin mencionar la decisión pública del mes pasado de los accionistas del Bank of America, al quitarle a Ken Lewis su título de presidente dada su arrebatada movida de último minuto, cuando compró Merrill Lynch.

Muchos expertos lidian con el hecho de que gran parte de los cambios en los bancos en los meses por venir ocurrirán en el consejo directivo. 

¿Demasiado cómodos?

El Bank of America ya anunció que la compañía está considerando cambios en su lista de directivos, los cuales empatarán con los cambios de Citigroup. Los accionistas del banco con sede en la ciudad de Nueva York confirmaron toda una lista de nuevos miembros para la junta directiva, el mes pasado. 

Los expertos argumentan que los consejos administrativos están listos para el cambio, pues ya están maleados con relaciones muy cómodas y están atrapados con directores que tienen poca o nula experiencia bancaria o financiera.

Muchos accionistas y analistas creen que la falta de experiencia ayudó a perjudicar la situación actual en muchas de las instituciones en problemas. 

"Que aún no hayamos limpiado la junta directiva en un gran número de bancos es incomprensible para mí", dijo Dick Bove, analista bancario de Rochdale Securities. "Esto prueba que no hay responsabilidad de los bancos a nivel consejo".

Ciertamente, muchos de los directores en esta controversia están a salvo por ahora, pues frustraron varios de los retos de los accionistas activistas durante esta temporada de representación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En medio de la presión de los reguladores y probablemente de la administración de Obama, aún está en duda si los ajustes a la junta actual en varias instituciones problemáticas seguirán intactos hasta la próxima junta de accionistas el año entrante, como indica Charles Elson, director del Centro de Gobernabilidad Corporativa Weinberg de la Universidad de Delaware.

"Honestamente, los riesgos de no llevar a cabo estos cambios son mínimos comparados con no llevarlos a cabo", dijo. 

Ahora ve
El actor Johnny Depp se disculpa por comentario “de mal gusto”
No te pierdas
ç
×