Delphi México enciende motores

Al tiempo que GM se acoge a la ley de quiebras, la firma de autopartes anuncia su renacimiento; sin embargo, las plantas en México han reducido empleos e instalaciones por la menor demanda.
Delphi-autopartes-gm
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Dos caras de la misma crisis, mientras General Motors (GM) se acoge a la ley de quiebras, Delphi, la que era su principal subsidiaria, anuncia su renacimiento, luego de tres años de negociaciones para resolver su crisis financiera. Pero la reorganización de la firma de autopartes e ingeniaría automotriz tuvo un alto costo, que en México ha significado, tan sólo en los últimos siete meses, el cierre de dos plantas y el despido de unos 3,500 empleados.

Delphi México, con 48 plantas en el país, tiene como principal cliente a GM, del que dependen el 40% de sus ventas, por lo que la crisis de la armadora provoca el cierre en este mes de una planta en Casas Grandes, Chihuahua, que se suma a la de otra planta en ese estado, en la que trabajaban 1,500 personas.

La producción de GM México se desplomó un 42% en los primeros cuatro meses del año, mientra que la de Chrysler cayó un 55%, al tiempo que las dos armadoras efectúan paros técnicos ante la menor demanda.

Las menores ventas de vehículos en la región de Norteamérica reduce los pedidos de autopartes a niveles que obligan a parar la producción.

"Una semana de cada mes desde inicio del año se han frenado las operaciones en las diversas plantas de la compañía", dijo en entrevista Xóchitl Díaz, gerente de asuntos corporativos y vocera de Delphi México.

Sin embargo, las emociones son encontradas, ya que Delphi llegó a un acuerdo para salir de la protección de las autoridades y alejarse de la bancarrota, después de tres años de negociaciones, que implican cierres adicionales de al menos ocho plantas en Estados Unidos.

El nuevo dueño de la compañía Parnassus, filial de Platinum Equity, operará los negocios de Delphi dentro y fuera de Estados Unidos con un compromiso de inversión inicial de 3,600 millones de dólares.

Por su parte, General Motors adquiere la división global de Steering, que en México opera cuatro plantas en Chihuahua, Querétaro y Nuevo León.

Preparados para la recuperación

La reestructura de Delphi permitirá que sus operaciones en México mejoren conforme sus dos principales clientes GM y Chrysler salgan de su crisis y fortalezcan sus proyectos de ofrecer al mercado mejores vehículos, más eficientes, de menor consumo de combustibles y de mayor calidad, como la autoridad estadounidense lo está demandando.

"Los proyectos de ingeniería se desarrollan para los productos que saldrán al mercado dentro de seis o siete años en el mercado, todo lo que viene eléctrico, ecológico se prepara y funciona a lo que da", dijo Díaz.

La venta de oportunidad para la empresa se abre en todo tipo de motores para el uso con diversos combustibles, celdas, y gestión de motor.

Ahora ve
No te pierdas