Google y Apple, bajo investigación

El Departamento de Justicia averigua si las tecnológicas acordaron no contratar talentos del otro; esta clase de pactos entre empresas podría propiciar la imposición de un monopolio en el sector.
google  (Foto: CNN)
David Goldman
NUEVA YORK -

El Departamento de Justicia estadounidense investiga las prácticas de contratación de algunos jugadores importantes en la industria tecnológica, dadas las señales más recientes de la administración de Obama, las cuales son muy serias en cuanto a las promesas de eliminar los monopolios.

El vocero de Genentech confirmó que la compañía recibió una solicitud de información del Departamento de Justicia, y añadió que es "una de muchas compañías" que ha recibido la misma solicitud. La compañía no confirmó la naturaleza de estas averiguaciones ni discutió qué tipo de documentos busca el Departamento de Justicia. 

Según el Washington Post y el New York Times, que citaron a fuentes cercanas a la investigación, Google, Apple, Yahoo, Genentech y otras compañías están sujetas a investigaciones por parte del Gobierno estadounidense para determinar si estuvieron de acuerdo en no contratar talentos uno del otro.

Los voceros del Departamento de Justicia; de Yahoo y de Apple se rehusaron a comentar. Google no contestó las solicitudes de comentarios.  

Los informes indican que la investigación se encuentra en su etapa preliminar y no se han levantado cargos formales contra ninguna de las compañías que ya fueron gravadas.

Los analistas dicen que los acuerdos de no competencia frecuentemente son firmados por empleados como respuesta a las demandas que involucran a ejecutivos destacados de las compañías cambiantes. Muchos de esos casos han salido a la luz recientemente, sobre todo en compañías que se quejan porque temen que sus grandes talentos puedan filtrar secretos a su competencia.  

En abril, EMC demandó a Hewlett-Packard por sustraer a su responsable de almacenamiento, Dave Donatelli. A finales del año pasado, IBM demandó a Apple por contratar a su vicepresidente, Mark Papermaster.

"Después de las demandas, en algunas ocasiones los acuerdos van por escrito para que no se de pie a una situación en la que se están demandando uno a otro constantemente", dijo Martin Reynolds, analista de la industria tecnológica en Gartner. "Las compañías obviamente están interesadas en la protección de su capital intelectual".

Los contratos de no competencia con los empleados son completamente legales, pero los expertos dicen que un acuerdo similar entre dos o más compañías podría constituir una violación a las leyes federales antimonopolio.

"Estos acuerdos lastimarían a los empleados mediante la limitación de su movilidad y su sueldo", dijo Richard Brosnick, abogado antimonopolios en Butzel Long. "Pero el Departamento de Justicia estará más interesado en el impacto económico general, porque esas negociaciones afianzarían a los monopolios".

Por ejemplo, un acuerdo entre una compañía de búsquedas dominante y una compañía de telecomunicaciones dominante para que no contraten empleados de la otra empresa, podría ayudar a solidificar la posición de cada una en sus respectivos mercados.

La ruptura de los monopolios: La noticia llegó sólo tres semanas después de que Christine Varney, asistente del Fiscal General de la división del Departamento de Justicia, dijera que la administración de Obama "atacaría agresivamente" los casos de monopolio de las compañías dominantes. A mediados de mayo, Varney revirtió la ley de la era de Bush, la cual dificultaba que se abrieran casos antimonopolio contra algunas empresas. 

Últimamente se han levantado algunos rumores sobre investigaciones antimonopolio, sobre todo los que se refieren a una revisión para saber si fue adecuado que Eric Schmidt, director ejecutivo de Google, estuviera en la junta directiva de Apple.

N. Venkatranam, experto antimonopolios y líder del grupo de TI en la Facultad de Administración de la Universidad de Boston, dijo que las noticias más recientes son tiros al aire más que casos que el Departamento de Justicia seguirá hasta el final.

"Esto será muy difícil de litigar, porque la no-acción no puede ser vista como conspirativa", dijo Venkatranam. "El Departamento de Justicia podría estar usando esto como una treta para que estas compañías no entren a este tipo de acuerdos en el futuro".

La larga historia de los antimonopolios tecnológicos: Los casos antimonopolio contra las grandes compañías tecnológicas eran más comunes antes de que George W. Bush fuera presidente en 2001. Durante la administración de Clinton, el famoso caso de Estados Unidos contra Microsoft llegó a la conclusión de que el gigante del software excluía ilícitamente a Netscape y Opera de la competencia de buscadores en Internet.

Durante esta década creció una percepción de que las cortes estadounidenses eran menos favorables ante los casos antimonopolio que las cortes europeas, y muchos demandantes optaron por llevar sus casos al extranjero en los años recientes.

Entre las decisiones más importantes se encuentra la multa de 1,200 millones de dólares que impuso la Comisión Europea a Microsoft en febrero de 2008, después de que se descubriera que estaba eliminando a sus rivales mediante la manipulación de precios y se negaba a cumplir las decisiones de la Corte Antimonopolio dictadas en 2004. Tiempo antes, en ese mismo caso, a Microsoft se le impuso una multa de 650 millones de dólares.

El mes pasado, los reguladores antimonopolio de la Unión Europea multaron a Intel Corp. con una cifra récord de 1,500 millones de dólares por pagarle injustamente a los fabricantes de computadoras para que retrasaran o incluso cancelaran los productos que contenían chips manufacturados por su rival AMD.

 

Ahora ve
La Ciudad de México pasa la noche en vela tras el sismo de magnitud 7.1
No te pierdas
×