Las automotrices analizan bajar precios

La industria reduciría los precios de los autos para impulsar el programa de renovación en México; el proyecto espera sacar de las calles a 6 millones de unidades con una vida mayor a 15 años.
automotriz  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El inicio del programa de renovación vehicular depende de dos factores: uno, que armadoras y chatarrizadoras se inscriban al programa y dos, que la banca de desarrollo ponga a disposición del sector las líneas de crédito para otorgar el apoyo de los 15,000 pesos. Mientras avanza el proceso, industriales y distribuidores automotrices analizan la posibilidad de reducir el costo de algunos modelos de vehículos compactos, subcompactos y de trabajo para impulsar el programa.

El director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Alfredo Llorente, adelantó que la industria ya sometió al análisis la posibilidad de bajar precios en algunos vehículos para aquellos consumidores que deseen chatarrizar su unidad actual, con el fin de dar un impulso especial al programa.

"Si bien no se espera que entren en esta primera etapa vehículos de entre 10 y 12 años de antigüedad por el monto del apoyo; el parque vehicular está conformado por 6 millones de unidades con edad mayor a 15 años, que es en donde se espera que funcione el programa", dijo el representante de la AMDA.

"Hay modelos que ya no tienen prácticamente ningún margen de descuento y están muy castigados comercialmente, pero hay otros que podrían considerarse".

La relación de plantas chatarrizadoras autorizadas por la Semarnat para ser parte del proceso, se tendrá una vez que se inscriban aquéllas que desean participar y se haga la selección.

El director de Relaciones Gubernamentales de la AMDA, Guillermo Rosales, adelantó que serían entre 12 y 15 plantas chatarrizadoras en el país las que estarían en posibilidad de participar, de acuerdo con los requisitos.

Las chatarrizadoras aspirantes a participar deberán tener maquinaria con capacidad para efectuar la destrucción del vehículo con capacidad de trituración de unidades en al menos un punto de entrega en territorio nacional, a través de la cual deberán triturarse todos los vehículos acopiados por la empresa.

Tendrá que acreditar que cuenta con sistema de video que genere pruebas gráficas de que el vehículo arribó por su propio impulso y fue destruido y que participe en programas federales de renovación vehicular conforme al registro obtenido como "Centro de destrucción de vehículos" del SAT.

De igual modo deberá comprobar que el material metálico de reciclaje obtenido es utilizado en más de 80% en los procesos de fusión siderúrgicos que realiza la misma empresa o una filial de la misma.

También tiene que contar con capacidad para elaborar los certificados de destrucción que deberán entregar al distribuidor autorizado; "Licencia de Impacto Ambiental" o su equivalente, y con el "Registro y Permiso vigente para el Manejo de Residuos Peligrosos" emitido por Semarnat, o su equivalente.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×