Bank of New York Mellon alaba al TARP

El banco que salió mejor calificado en las pruebas de estrés se encuentra satisfecho con su rescate; su CEO, Robert P. Kelly, dice que el programa de rescate de EU evitó una catástrofe financiera.
bank-of-new-york-mellon-AP.jpg  (Foto: AP)

Bank of New York Mellon no es un nombre familiar para los clientes al menudeo, pero su papel en el sistema financiero es lo suficientemente importante como para pertenecer a uno de los primeros nueve bancos persuadidos para aceptar los miles de millones de dólares en octubre pasado por parte del TARP (Programa de Alivio para Activos en Problemas, por sus siglas en inglés). En el caso de este banco, recibió 3,000 millones de dólares. La compañía es el banco de custodia más grande de mundo: maneja más de 20 billones de dólares en activos de otros bancos e inversionistas. En febrero, los reguladores federales de las pruebas de estrés aplicadas a los 19 bancos más importantes encontraron sólo a tres instituciones que serían rentables en 2010 si la economía empeoraba. Bank of New York Mellon encabezaba ese grupo, seguido por American Express y Goldman Sachs. En una entrevista reciente con los editores de Fortune, el presidente ejecutivo Robert P. Kelly tiene más elogios que críticas para las intervenciones gubernamentales:

Dinos cómo van las cosas con los bancos.

Mucho mejor que el otoño pasado. Hasta enero o febrero se pensaba que todo el sistema bancario era insolvente, pero después de las pruebas de estrés vimos que el abismo del  capital no era tan grande como la gente temía. Es por esto que las acciones de los bancos aumentaron tanto durante la primavera pasada.

¿Qué pasó durante las pruebas de estrés?

Fue conmovedor: culminó con sesiones conjuntas de varios cuerpos reguladores, incluyendo la FSA (Autoridad de Servicios Financieros, por sus siglas en inglés) del Reino Unido y los reguladores canadienses. Nuestros reguladores querían previsiones de pérdidas en los préstamos el resto de este año y el próximo bajo los siguiente escenarios: lo que ellos esperaban y después "un caso adverso" que, de muchas formas, fue peor que la Gran Depresión. Después aplicaron recortes a nuestras estimaciones de ingresos y aumentaron los gastos para insinuar proporciones de capital.

¿Crees que fue una prueba razonable?

Sí, y fue más conservadora de lo que esperábamos. Según nuestro análisis a 19 empresas, si ocurre lo contrario sólo tres harán dinero, incluyéndonos.

Nos sorprendió verte en la lista del TARP.

Ellos sintieron que éramos muy importantes para la infraestructura del sistema de pagos en Estados Unidos y no querían que quedara duda de nuestra viabilidad financiera. Teníamos custodia de 23 billones de dólares en valores mundiales, y un tercio de las acciones del mercado de las actividades corporativas. Teníamos cerca de la mitad de los valores del gobierno estadounidense. Éramos importantes para toda la infraestructura de los mercados financieros, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo.

Ellos querían que todos los bancos mayores fueran parte del programa. Tengo entendido que el gobierno británico intentó hacer lo mismo con sus bancos. Algunos bancos británicos comenzaron a alejarse de ese plan y entonces cambió de ser un proyecto de recapitalización a ser un plan de rescate. Espero que Estados Unidos no quiera que eso suceda aquí.

¿Qué te preocupa del futuro?

Aún tenemos algunos valores en nuestros balances que eran triple A cuando los compramos y ahora se volvieron triple C en la realidad. Aún así lo podemos manejar. Hemos sido rentables desde hace seis trimestres y tenemos mucha liquidez en la mitad de nuestros activos en efectivo y en valores a corto plazo. Los bancos que desaparecieron no tenían liquidez, prestaban mucho y tomaban prestado poco. Espero que a finales de este año tengamos nuevos estándares de capital y liquidez.

¿La proporción requerida los hará menos rentable?

No creo. Hay dos radios de capital clave: Saldo capital 1 y Saldo común 1. Tenemos al menos el doble del mínimo del Saldo 1 y Saldo común 1.

¿Saldo común 1 es un nuevo estándar?

Básicamente son valores comunes divididos entre los activos cuyos riesgos ya fueron medidos, lo que indica mejor la capacidad de absorber pérdidas. El problema con el TARP es que es equidad preferencial y no puede absorber pérdidas porque es deuda con un cupón. Aún así pienso que tiene beneficios enormes por poco tiempo. Estamos en una crisis de liquidez que no veíamos desde hace 100 años en Estados Unidos. Particularmente fuera de Estados Unidos se dijo que ya sabían quienes eran los sobrevivientes, porque nos recuperamos rápido y la gente verá hacia atrás en algún tiempo y verá que el TARP cumplió con su función: ayudar a prevenir una catástrofe mundial.

¿Ya pagaste de regreso el dinero del TARP?

Sí, ya recuperamos 1,500 millones de dólares de deuda no asegurada y equidad común de 1,400 millones de dólares, lo que prueba que tenemos acceso a los mercados de capital. Reducimos nuestros dividendos, lo que nos deja con otros 750 millones anuales. La suma de estos tres elementos es más que tener 3,000 millones de dólares en equidad preferencial. Nuestro balance es más fuerte hoy que cuando recibimos la ayuda del TARP.

Te impresionó como Washington manejó la crisis el otoño pasado. ¿Sigues impresionado?

Si, al principio me rehusé a las pruebas de estrés por la presión que causaron pero al final los números hablaron por sí mismos y los mercados respondieron.

Parece que sólo hay una razón por la que el Programa Público Privado de Inversiones (PPIP, por sus siglas en inglés) no vaya a seguir adelante, y ésta es que hay una brecha muy amplia entre lo que los inversionistas quieren pagar y lo que los bancos quieren cobrar.

Algunos bancos no tienen liquidez en estos instrumentos. Si tienes 100 dólares en valores respaldados por una hipoteca y crees que vas a recuperar 95, probablemente recibas 40.

¿Pero ambos están de acuerdo en el valor real?

Hay formas de determinar los flujos de efectivo esperados en los valores individuales, lo que depende de la tasa de moras y su severidad.

Dijiste en tu informe anual que habías declarado 1,600 millones de dólares en valores, pero que pensabas que la pérdida sería de 535 millones de dólares. ¿Aún piensas eso?

En el primer trimestre acumulamos 7,500 millones en valores previos a los impuestos, lo que se cargó a nuestras cuentas de capital. Es por eso que a muchas instituciones les faltaba capital. Esto ha cambiado, y bajo las nuevas reglas, si un dólar va a devolverte 99 centavos, sólo recibirás uno bajo las declaraciones de ingresos.

En el negocio de los bancos, manejas préstamos y valores de forma natural; deberías abrirte a lo que son las marcas al mercado y así los inversionistas estarán manejando adecuadamente las cuentas de capital.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿De que (otra) forma deberían de cambiar las reglas?

Nos encontramos en una economía global, necesitamos estándares globales de contabilidad. El FASB (Junta de Estándares de Contabilidad Financiera, por sus siglas en ingles) debería de fusionarse con la Junta Internacional de Estándares de Contabilidad. Necesitamos cambiar las políticas que han representado problemas mayores en esta recesión. En buenos tiempos necesitamos ser capaces de construir reservas crediticias. Hay una brecha de capacidad contable y eso esta desalineado respecto al resto del mundo.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×