Tula vs Salamanca, la pelea por Pemex

Ninguna de las dos posibles sedes ha garantizado los terrenos para albergar la nueva refinería; los analistas consideran que el tema se ha politizado y provocará retrasos en su construcción.
Tula-refineria-pemex  (Foto: Especial)
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La nueva refinería de Pemex se convierte en un factor de incertidumbre por la competencia que genera entre entidades y la politización de un tema que debiera ser una decisión empresarial, afirman analistas. La carrera por dar seguridad jurídica a los terrenos que podría ocupar la refinería en Tula, Hidalgo y/o Salamanca, Guanajuato, deja en claro que habrá retrasos en los tiempos programados para llevar a cabo la que será la mayor obra de infraestructura de la actual administración.

Una vez que los gobiernos de las dos entidades no lograron garantizar la seguridad jurídica de las 700 hectáreas necesarias para las nuevas instalaciones, se genera un ambiente negativo.

Para los analistas el plazo de 100 días para comprar y cambiar el régimen de los terrenos fue corto,  considerando la burocracia mexicana.

"Lo que podemos observar es que en el camino puede haber otros factores que puedan impedir cumplir con las fechas de construcción, terminación y operación de la nueva refinería, si no hay una buena planeación y ejecución", dijo la analista de Banamex Accival, Lourdes Rocha.

Pemex dijo que los 100 días hábiles de plazo fueron consensuados con el Gobierno de Hidalgo, "no fue una imposición", dijo Carlos Ramírez, director de comunicación social de la paraestatal.

En manos de la política

A la carrera desatada entre Hidalgo y Guanajuato para ser la sede de la multimillonaria inversión, 10,000 millones de dólares, le antecedió el anuncio presidencial y una pasarela de nueve gobernadores que buscaban la refinería para su entidad.

"Es un asunto que se ha politizado, hay una buena intención de construir la refinería, los tiempos, 100 días, son poco para juntar terrenos para un proyecto de esa envergadura", dijo David Shields, analista del sector petrolero.

De hecho el mismo día que Pemex otorgó una prórroga para obtener los terrenos, el gobernador de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio dijo que él sí  ha logrado obtener seguridad jurídica del Registro Agrario Nacional en 440.6 hectáreas, mientras que en Guanajuato sólo se ampara a 228.7 hectáreas.

"Llevamos una amplia ventaja en los términos legales requeridos para la entrega formal del polígono", dijo Osorio en un mensaje el viernes pasado.

Hasta la 20:00 horas de ayer lunes El Registro Agrario Nacional en Hidalgo expidió 715 títulos de propiedad que representan 554 hectáreas, mientras que en Guanajuato se expidieron 131 título que abarcan 491 hectáreas, según reportó la Secretaría de la Reforma Agraria.

El proceso "genera cierta incertidumbre, es bueno por un lado porque se genera competencia, pero hay un clima de desconfianza entre las dos entidades", dijo Julio Gómez analista del sector petroquímico.

Mayor costo

Mientras la moneda sigue en el aire Pemex aseguró que el retraso en la entrega de los terrenos no interfiere con el trabajo de la ingeniería conceptual, pero lo que es un hecho es que si Hidalgo no logra dar seguridad jurídica antes que Guanajuato, la construcción en la refinería de Salamanca tendría un costo mayor en unos 308 millones de dólares de inversión y una rentabilidad menor, según los estudios de factibilidad de Pemex.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Tula se eligió por tener una ubicación que logísticamente es más conveniente por encontrarse en el centro del mayor consumo de refinados", dijo Gómez.

México busca construir una nueva refinería que le permita reducir su dependencia de combustibles.

Ahora ve
Cristiano Ronaldo declarará el 31 de julio por presunto fraude fiscal
No te pierdas
ç
×