VW: No podemos dar un aumento este año

El vicepresidente de Relaciones Corporativas aseguró que a la empresa no le conviene la huelga; Thomas Karig señaló que espera este jueves que el sindicato asuma una actitud más flexible.
Karig-vw-reu  (Foto: CNN)
Dino Rozenberg
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Mientras corre el reloj para las negociaciones -anunciadas para este jueves a las 12 horas-, Thomas Karig, vicepresidente de Relaciones Corporativas de Volkswagen México, habló con la revista Expansión sobre los costos de esta huelga y sus efectos en la continuidad del negocio de la automotriz en México.

"A la empresa no le conviene la huelga y al final del día vamos a tener que llegar a un acuerdo", afirma el funcionario al final de un día de juntas maratónicas. 
  
¿Debe entenderse que la ruptura de negociaciones y el estallido de la huelga en la planta de Puebla sólo es un problema de dinero?

Desde el principio la empresa dijo que le era imposible otorgar un aumento salarial en 2009 y en su lugar ofreció un pago único de 5,500 pesos y un aumento de 1% a partir de febrero de 2010. Fue la mejor oferta.

El sindicato pide un aumento de 3% a partir de agosto, y las dos posiciones no se pudieron conciliar. Nos tiene atorados.

El conflicto de fondo: no podemos dar un aumento este año. Todas las grandes armadoras de México, como Ford, GM, Chrysler y Nissan, acordaron con sus sindicatos que este año darán un pago único, pero que no habrá aumentos salariales.  
 
En otros sectores industriales, los trabajadores han conseguido aumentos mayores a 1%, que parece muy reducido.

Sí, pero no es el caso en la industria automotriz, que está pasando por una situación especialmente difícil. La planta de Puebla registró este año una reducción de 37% en su producción.
 

Hay quienes piensan que una huelga le conviene a la empresa, porque se ahorra los salarios y el costo de la producción, y no aumenta los inventarios con autos sin vender.

No, a la empresa no le conviene la huelga.

En lo que va del año hicimos varios paros técnicos precisamente para ajustar los inventarios. El último fue en julio, y a partir de agosto teníamos la expectativa de trabajar de manera normal. Ahora podríamos estar fabricando 1,500 autos por día.

El segundo argumento es que, normalmente, al final de la huelga se paga 50% de los salarios caídos, así que tampoco es un gran ahorro. Cuesta lo mismo que un paro técnico y no tiene ninguna ventaja económica. Si tuviéramos necesidad de un paro técnico, lo hubiéramos negociado con el sindicato.

Además, hay que tener presente que estallar una huelga no es algo que la empresa pueda decidir de manera unilateral.
 

También es cierto que no ha habido despidos masivos.

Desde principios de año tenemos más de 400 trabajadores excedentes y que no hemos despedido. Los mantenemos en la nómina y están integrados a un programa de paros técnicos rotativos que representan un costo para la empresa.

Aun con los apoyos económicos del gobierno, que han sido muy importantes, en 2009 esos trabajadores sobrantes le van a costar a Volkswagen 100 millones de pesos.
 
¿Qué expectativas tienen para este jueves, cuando se reinicien las negociaciones con el sindicato?

Es difícil decirlo, porque nosotros ya flexibilizamos mucho nuestra posición, y estuvimos de acuerdo en reconocer un aumento salarial a partir del año que viene.

Ahora tendremos que ver si el sindicato también tiene una actitud más flexible, sobre todo en su postura de solicitar un aumento salarial a partir de ahora.

Espero que podamos transitar un camino de diálogo, porque no vemos otros. Al final del día vamos a tener que llegar a un acuerdo.

Ambas partes estamos concientes de que nadie gana en un conflicto así, y que si se llegara a prolongar pondría en una situación muy difícil a la empresa y al sindicato. 
 

Ahora ve
Maduro elogia a Delcy Rodríguez por defender Venezuela “como una tigra”
No te pierdas
ç
×