La caída del ex CEO de Lehman Brothers

Richard Fuld, ex presidente del banco se prepara para el aniversario de la bancarrota de la entidad; dice estar listo para la avalancha de insultos y críticas por su responsabilidad en la quiebra.
richard-fuld-lehman-brothers-RT.jpg  (Foto: CNN)
NUEVA YORK/KETCHUM, Idaho (CNN) -

"No tienes una pistola, eso es bueno".

Así recibió Richard Fuld, ex presidente ejecutivo de Lehman Brothers, a un reportero de Reuters que siguió su pista hasta su casa de campo cerca de un río y en una cuesta arbolada en Ketchum, en el estado de Idaho.

El hombre vilipendiado por el colapso hace casi un año del banco de inversión Lehman Brothers, que desencadenó la crisis económica mundial, se ve apesadumbrado pero no abatido por la presión del aniversario que se acerca.

Fuld, de pie en la acera de la entrada de automóviles, vestido con un abrigo de lana, pantaloncillos gris oscuro y sandalias, dice que está limitado para hablar en su defensa, en parte por los litigios de los que es parte, pero también porque siente que el mundo no está listo para escuchar.

"¿Sabes? El aniversario se acerca", dijo. "He sido aporreado, he sido basureado y va a ocurrir todo de nuevo. Puedo soportarlo. ¿Sabes que? Que se pongan en fila", añadió.

Fuld enfatizó su preocupación sobre lo que se dirá y escribirá sobre él en los días que quedan hasta el 15 de septiembre, cuando se cumple el aniversario de Lehman. No obstante, hizo hincapié en su capacidad para anticiparlo.

"Están buscando ahora a alguien para basurear y ese soy yo", se lamentó, para luego añadir: "Ya sabes lo que dicen. Esto también pasará".

Fuld, que tiene 63 años, tomó las riendas de Lehman en 1994 cuando estaba en problemas y lo convirtió en el cuarto entre los grandes bancos de inversión de Estados Unidos, una máquina bancaria en el rentable negocio de las hipotecas que suscitó la envidia de sus rivales de Wall Street.

No obstante, Fuld se vio forzado el año pasado a presentar la mayor bancarrota de la historia de Estados Unidos, luego de que el banco se viera ahogado por el peso de activos tóxicos y perdiera la confianza de los inversores.

El Gobierno no consiguió encontrar un comprador para la firma y decidió no acudir a su rescate.

Fuld fue luego humillado ante un comité del Congreso en octubre mientras el mercado se desplomaba. Un político llegó a decirle que era el "villano" del día, mientras decenas protestaban fuera y pedían su cabeza.

Desde entonces ha intentado escapar al foco de atención pública, lo que permitió que siga asociándose a su nombre una imagen de codicia, arrogancia y fracaso.

El viernes en Ketchum, Fuld dijo que quería hablar pero no tenía sentido. "Nadie quiere escucharlo, Los hechos están ahí. Nadie quieres escucharlos, especialmente no quieren escucharlo de mi boca".

Más de una decena de juicios fueron abiertos por ex empleados de la firma, que reclaman a ejecutivos de Lehman por haber permitido inversiones riesgosas con las acciones de los planes de pensión de la firma.

Fuld fue llamado a declarar en tres investigaciones sobre la caída en desgracia del banco. Pero no quiso hacer comentarios sobre el estado de esas investigaciones.

Ajuste familiar

El empresario y su familia no fueron inmunes a la caída del banco.

Se cree que perdió más de 1,000 millones de dólares por la caída de las acciones de Lehman. Y en los meses que siguieron a la bancarrota, Fuld y su esposa, Kathy, vendieron artículos de lujo y piezas de arte.

La familia es dueña de al menos cuatro propiedades: una finca en Greenwich, una mansión en Jupiter Island, Florida, una casa en Middlebury, Vermont y la casa en Ketchum.

Vendieron su departamento en Park Avenue por 25.9 millones en agosto, tras haberlo comprado en 21 millones en enero del 2007 y hacerle una muy costosa renovación.

Kathy, miembro del directorio del Museo de Arte Moderno y conocida por su pasión por los cuadros, ha vendido al menos 16 cuadros de artistas como Arshile Gorky y Barnett Newman por cerca de 13.5 millones de dólares.

El ejecutivo leyó el libro de David Wessel "In Fed We Trust" (En la Fed confiamos) que analiza el rol de la Reserva Federal en la crisis y se lo ha visto subrayando varios pasajes.

El libro examina, entre otras cosas, por qué las autoridades no rescataron a Lehman mientras preparaban el salvamento para la aseguradora AIG.

En los testimonios frente al Congreso, él culpó a una serie de procesos por la caída de Lehman, como las "ventas cortas" abusivas, los falsos rumores, las rebajas en las calificaciones crediticias y la pérdida de confianza por parte de los clientes.

Fuld tiene sus defensores. Pero Lawrence McDonald, ex vicepresidente de Lehman, dijo que fue arrogante e irresponsable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Tiene una mentalidad 'bunker'. Culpó al mercado, a los vendedores en corto. La verdad es que gente calificada le advirtió varias veces de lo que estaba pasando pero no quiso escuchar", dijo McDonald a Reuters en una entrevista. Aún hay "mucha bronca en la comunidad" contra Fuld.

 

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×