Banco holandés cae en bancarrota

Una corte holandesa declaró en bancarrota a DSB Bank tras varios intentos fallidos por rescatarlo; las autoridades activaron un plan para garantizar los ahorros de los usuarios.
AMSTERDAM (CNN) -

Una corte holandesa declaró el lunes en bancarrota a DSB Bank luego de infructuosos intentos del fin de semana por venderlo o rescatarlo, lo que deja a otros bancos con pasivos por hasta 3,250 millones de euros (4,840 millones de dólares) en garantías de depósito.

El fundador del banco puso un toque desafiante, al decir en una conferencia de prensa: "No quebramos, simplemente nos arruinaron".

El tribunal había designado administradores el lunes pasado, a pedido del banco central, luego que una corrida sobre DSB, que no cotiza en Bolsa, sacó 600 millones de euros (893 millones de dólares) de depósitos en sólo 12 días.

El fundador Dirk Scheringa sostuvo el viernes que estaba en conversaciones con un interesado estadounidense tras el fracaso de las negociaciones con grandes bancos holandeses.

Sheringa pidió el fin de semana para tratar de llegar a un acuerdo, que la corte concedió. El tribunal luego identificó al eventual comprador de Estados Unidos como la firma Lone Star Funds de Dallas.

Pero esas negociaciones fracasaron, al igual que una propuesta el fin de semana para que el Gobierno inyectara 100 millones de euros al banco, junto con la conversión de 100 millones de euros de depósitos de clientes en acciones.

El ministro de Finanzas dijo el lunes que rechazó la propuesta porque se basaba en la idea de que no habría más retiros de depósitos si se quitaba la regulación de emergencia y que regresarían los depósitos que salieron durante la corrida.

"La corte ha llegado a la conclusión que se hizo todo lo posible para que DSB continuara íntegro y que no hay visibilidad para hacer nada más", dijo el tribunal en un comunicado.

Otros bancos holandeses ahora tendrán que garantizar los depósitos de DSB. El banco central señaló el lunes que había activado el sistema nacional de garantía de depósitos para enfrentar la quiebra y que espera que los ahorradores elegibles reciban sus reembolsos para Navidad.

Los bancos tendrán que pagar al sistema de garantías en proporción a su participación de mercado, lo que implicaría que el líder del mercado Rabobank afrontaría un máximo de alrededor de 1,300 millones de euros, mientras que para ING supondría un golpe de hasta unos 975 millones de euros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De todos modos, la cifra final de garantías debería de ser muy inferior, dado que las ventas de activos y otras compensaciones aligeran su peso. Algunas entidades financiera han especulado que la tasa de recuperación podría alcanzar hasta un 70% de alto.

Los problemas de DSB comenzaron en el verano boreal, cuando el regulador de mercado le multó por prestar a la gente más de lo que podían pagar.

Ahora ve
Netflix lanzó la primera de sus tres producciones interactivas de este año
No te pierdas
ç
×