Vida de lujo, a costa de muchos

Tony Young fue acusado en EU de robar al menos 23 mdd para usarlos en un lujoso estilo de vida; el fraude del jugador de polo se consideró pequeño respecto a la estafa de Bernard Madoff.
robo  (Foto: Jupiter Images)
Marcia Vickers

Una tarde de marzo de 2008, cerca de 30 invitados llegaron al hogar de Tony y Neely Young, una mansión de 1,300 metros cuadrados estilo Tudor en un terreno de 23 hectáreas en el condado de Chester, Pensilvania. 

Está anidado a 56 kilómetros de Filadelfia y a 35 kilómetros de Wilmington, Delaware.

Chester no es sólo el condado más rico de Pensilvania sino también uno de los baluartes generacionales del estilo de vida ecuestre.

Esa noche, los huéspedes se reunieron para celebrar el cumpleaños 37 de Tony.

Los Young eran relativamente nuevos en la zona, y aún así, Tony ya había creado nexos sociales desde que llegó en 1998 gracias a su exitosa empresa administradora, Acorn Capital.

De hecho, varios de los invitados tenían dinero invertido en Acorn, quien decía tener 120 millones de dólares en activos.

Entre los inversionistas de Acorn se encontraban piezas incondicionales de su comunidad, incluyendo a George Strawbridge Jr., de 72 años, así como a W.B. "Dixon" Stroud Jr., de 63 años y heredero al imperio textil Militen y mentor de Young, pues le dio su primer empleo en el área.

Entre otros inversionistas de Acorn se encontraban miembros de la familia farmacéutica Merck y una rama de la familia Bancroft, que controló el Dow Jones hasta 2007.

Este tipo de fiestas no sólo son celebraciones sino también una forma para que los anfitriones recuerden a sus invitados (y a ellos mismos) sobre cuáles son sus objetivos y logros. La fiesta de Tony no fue la excepción: los meseros circulaban con champaña y salmón ahumado, la entrada de la cena fue de filete neoyorquino, y mientras más vino se servía, más se brindaba por la pareja.

"Todos querían a Tony; uno sentía que lo conocía de toda la vida", dijo un invitado, quien pidió mantener su nombre en el anonimato. "Era muy responsable, divertido, un gran conversador".

Los Young ya estaban aceptados como miembros de un grupo de personas que vacacionaba en Palm Beach en el invierno, en Northeast Harbor en el verano y pasaba los meses más tranquilos del año en el paraíso donde los descendientes de nombres importantes juegan polo, cazan zorros y pasan las noches bailando en eventos de caridad.

Aunque algunos miembros de este estilo de vida viven en pueblos vecinos, se refieren a "Unionville" como la zona en general. Los nuevos amigos de Unionville de Young lo consideraban un heredero de fondos de inversión de una familia próspera que se dedicaba al embotellamiento de Coca-Cola en Georgia, y lo creían un genio de la inversión con una maestría de la Universidad de Emory y años de experiencia manejando el dinero de las familias acaudaladas de Atlanta. Su esposa era una cristiana reencarnada profesa.

Aún así, algo se sentía forzado en la fiesta: el aire de la fiesta era, como un invitado sugirió, "extrañamente sugestiva de una forma sexual". Tan sólo un año después, los amigos y vecinos de Young descubrieron que no sólo los regalos en la fiesta eran extraños, sino que Young resultó ser alguien muy distinto a quien decía ser.

El 20 de abril, la Comisión de Valores y Mercados (SEC, por sus siglas en inglés) acusó a Young de robar y obtener dinero de los inversionistas de forma irregular cuando la agencia reguladora levantó cargos de fraude contra Young, Acorn Capital Management Sociedad Limitada, y Acorn II Sociedad Limitada, el fondo de cobertura que protagonizó el supuesto fraude.

La queja alega que Young robó al menos 23 millones de dólares de sus inversionistas para usarlos con propósitos personales, además de explotar "dinero de algunos inversionistas para pagar a otros inversionistas a forma de fraude de inversión". La demanda también afirma que Young enviaba estados de cuenta falsos de forma regular a sus inversionistas, contadores e incluso a los reguladores. 

La SEC también realizó otras acusaciones a los Young por usar el dinero para financiar su lujoso estilo de vida, para "pagar por gastos personales relacionados a la propiedad de caballos y para carreras, construcción, barcos, limosinas, aviones y otros lujos".

Eso podría incluir su propiedad en Chester County, con un valor estimado de 4 millones de dólares, y la casa de Palm Beach de 2.1 millones de dólares, comprada en 2006, así como una casa de 1.3 millones de dólares en la costa de Maine.

Junto con la esposa de Young, Dixon Stroud también fue señalado como acusado por beneficios en la demanda. (Un acusado por beneficios es aquel que obtuvo ganancias por un crimen pero no necesariamente participó en él).

Lo extraño es que el desenmascaramiento de Young prácticamente no fue registrado, tal vez porque el supuesto fraude era pequeño para los estándares de Bernard Madoff (en comparación, todo lo es).

Lo más probable es que el silencio que acompañó el colapso del fondo de cobertura de Young fue un indicador del hermético mundo en el que Young operaba bajo sus propias reglas. Perder un millón de dólares es un problema para algunas de las víctimas de Young, pero ensuciar un nombre es una desgracia mayor.

Como todos los nombres de alcurnia, el de Young venía desde Ícaro. Desde Fitzgerald, Georgia, hogar de las industrias de casas rodantes y de cacahuates, Young pudo seducir a la gente para que invirtiera con él de inmediato. Cayendo ante los encantos de Young, estos aristócratas resultaron ser tan comunes como cualquier otra víctima.

En su defensa, Acorn fue registrada ante la SEC como un asesor de inversiones. Aún si sus inversionistas se hubieran desempeñado bajo "vicio oculto" de Young, sin duda habrían descubierto las brechas en su biografía.  

Por ejemplo, las investigaciones de Fortune (que culminaron en una entrevista cara a cara con Young), revelaron que no tenía ninguna experiencia administrativa antes de lanzar su fondo de cobertura. Tampoco tenía ninguna maestría ni grado escolar.

Los registros muestran que completó un año en la Universidad Reinhardt de Georgia en 1990, y dos años en la Universidad Estatal de Georgia, de 1993 a 1995, sin ningún certificado. Aunque presumía una sudadera de la Universidad Choate Rosemary Hall, la escuela no tiene ningún registro de él. Incluso el dinero que empleó para lanzar su carrera en el polo es cuestionable.

Para entender cómo es que Donald Anthony Walker Young, ahora de 38 años, pudo mantener el teatro frente a Dixon Stroud y George Strawbridge, hay que comprender el camino que tomó de Georgia al condado de Chester.

Ahora ve
Familiares exigen información sobre los atrapados en Álvaro Obregón 286
No te pierdas
×