Creatividad sin dinero, cine en crisis

Los productores independientes exprimen las tarjetas y apuestan a su trabajo para tener éxito; algunos recurren a donaciones, y otros incluso alcanzan nominaciones al Óscar.
sala-cine.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Cindy Waxer

Una nueva categoría se estrena este año en las premiaciones del Festival de Cine de Sundance: creatividad sin dinero, una forma de hacer cine que se ha vuelto muy popular en esta época de crisis. La sección presenta seis trabajos realizados con escaso o ningún presupuesto.

Los directores de cine con poca solvencia siempre han recurrido a las tarjetas de crédito para financiar sus proyectos, pero ahora que la recesión ha puesto trabas al préstamo buscan otras formas de subsidiar sus obras.

"Es gente que atraviesa una situación terrible, están tomando hasta un segundo empleo para pagar sus películas" apunta Joana Vicente, directora ejecutiva del Independent Feature Project, una organización no lucrativa de cineastas independientes.

Y para ejemplificar lo anterior están Sean Welch y Jeffrey Blitz, creadores de "Spellbound", un documental que sigue los avances de ocho niños que compiten en un campeonato nacional de ortografía. Para financiar sus gastos de viaje, hospedaje y equipo, exprimieron 14 tarjetas de crédito. 

La estrategia valió la pena: Spellbound recibió una nominación al Oscar en 2003 y ha recaudado cerca de 6 millones de dólares en EU. La última producción de Welch y Blitz, "Lucky", un documental que registra la vida de gente que ha ganado la lotería, se proyecta este año en el festival Sundance.

Recaudar por otra vía

Pero ahora que el grifo del crédito se ha cerrado, los nuevos cineastas deben buscar otros canales de financiamiento.

En IndieGoGo los directores pueden pedirle dinero a la comunidad, subir clips, compartir sus objetivos y ofrecer invitaciones a fiestas o camisetas a cambio de las donaciones. Con más de 10,000 miembros inscritos, el sitio expone 2,300 proyectos y ha recaudado casi 200,000 dólares para los cineastas. IndieGoGo se queda con el 9% de los fondos recaudados.

Otro sitio que busca financiación  de la comunidad es Kickstarter, el sitio actualmente solicita fondos para la cinta Bass Ackwards, un filme que se presentará en Sundance. Su productor espera reunir 50,000 dólares para poder proyectarlo a nivel nacional después del término del festival.

La falta de presupuesto también se da un respiro gracias a las cámaras digitales asequibles y al software de edición. "El empoderamiento de la tecnología es enorme y no debe ser subestimado" advierte el director del Sundance Film Festival, John Cooper.

Otros, como David Spaltro. director de la cinta de bajo presupuesto "Around: Embrace the Fall", saben lo que es endeudarse hasta el tope: "Mi puntaje crediticio es pésimo", lo dice en relación a una deuda acumulada por 150,000 dólares de sus 40 tarjetas de crédito, dinero usado para pagar su filme y que aún no termina de devolver.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ante casos como éste, Jeffrey Blitz opina que la restricción del crédito ha salvado potencialmente "a muchas personas de hundirse en una deuda de la que después será difícil salir."

Lo peor es que la falta de medios económicos puede evitar que muchas joyas de la cinematografía vean la luz. Y así lo razona Blitz "Si no fuera por mi familia, la buena voluntad de los miembros del equipo que trabajaron con pagos a plazos, y una pila de tarjetas de crédito, mi cinta [se refiere a la nominada al Oscar Spellbound] nunca se hubiera hecho."

Ahora ve
Emilio Estefan comparte la receta del mejor mojito de Miami
No te pierdas
×