GM y Chrysler enfrentan demandas

Distribuidores de ambas firmas buscan recuperar la franquicia luego que sus contratos se derogaron; al martes eran 1,548 distribuidores quienes habían presentado solicitud de arbitraje.
chrysler  (Foto: AP)
Catherine Clifford
NUEVA YORK -

Toyota no es la única automotriz en apuros. Chrysler y General Motors enfrentarán una apelación presentada por más de la mitad de sus distribuidores que buscan recuperar la franquicia luego de que sus contratos fueran derogados en mayo.

La Asociación Americana de Arbitraje aún trabaja en las cifras, pero hasta el martes 1,548 concesionarios habían presentado solicitudes de arbitraje. Se estima que de los 2,000 concesionarios de General Motors con derecho a apelar, ya lo hicieron 1,100, esto equivale al 55% de las franquicias en disputa.

Al gigante de Detroit no le sorprendieron los números, "No previmos una cifra específica, pero sabíamos que sería grande" declaró el portavoz de General Motors, Ryndee Carney.

La lista de distribuidores de GM con derecho a apelar incluía 1,300 concesiones a las que se les notificó en mayo que cerrarían en octubre de 2010. Otros 700 concesionarios fueron obligados a reducir operaciones, lo que significa que una de las muchas franquicias de la marca GM será cancelada.

Asimismo, Chrysler enfrentará las apelaciones de 418 distribuidores cancelados de un total de 789, lo que representa el 53% de las franquicias.

Los concesionarios de Chrysler están más presionados que los de GM, pues mientras que los de GM podrán operar hasta octubre, Chrysler les dio a los suyos un plazo de 30 días para terminar las operaciones. Todos los 789 distribuidores perdieron sus franquicias hace 8 meses, si la recuperan, deberán iniciar desde cero.

El proceso de apelación será rápido: el Congreso estadounidense ordena que los arbitrajes terminen a mediados de junio. Los distribuidores han tenido reacciones diferentes ante dicho proceso, algunos están dispuestos a pelear hasta recuperar la franquicia, pero otros están tan decepcionados que no tienen interés en regresar al redil de Chrysler o GM.

Los estados con mayor número de concesionarios apelando son Ohio e Illinois, cada uno con más de 100 distribuidores a la espera de arbitraje. Hawaii, Arkansas y Rhode Island tienen pocas o ninguna apelación.

Se ignora cuántos concesionarios que eligieron el proceso de arbitraje llegarán hasta el final, pues a medida que avanza la apelación el trámite se hace más costoso. Cada distribuidor debe pagar 1,625 dólares para entrar a arbitraje, monto que también debe pagar la automotriz.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si el caso pasa a audiencia (porque las partes no llegaron a un acuerdo) el distribuidor habrá de pagar otros 625 dólares, la mitad de la cuota que la AAA cobra por los casos. Además, los honorarios de los abogados se sumarían a los costos. 

El proceso tampoco le saldrá barato a los gigantes de Detroit. Chrysler estima que podría gastar varios cientos de millones de dólares.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×