La firma de Warren Buffett se ‘abarata’

Las acciones de Berkshire ahora son más económicas desde la compra de Burlington Northern Santa Fe; obtener una parte de la empresa del oráculo de Omaha es más accesible, con los títulos clase B.
warren-buffett-inversionista-AP.jpg  (Foto: AP)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Berkshire, el brazo inversor del oráculo de Omaha -Warren Buffett-  y filial de la gigantesca aseguradora Geico, solía ser una acción a la que el inversor promedio no podía acceder. Pero desde que las acciones clase B de Berkshire Hathaway fueron sometidas a un ‘split' en enero, los papeles se han desempeñado bien pese al desconcierto en los mercados.

Quizá aún no puedas pagar las acciones clase A, que se venden a más de 111,000 dólares por acción, pero sí podrás echarle mano a las más económicas: las acciones clase B de la firma, hoy se comercian a un precio ganga de 74 dólares gracias al Split de una por 50 de ellas realizado el 21 de enero, su precio anterior rondaba los 3,500 dólares por acción.

Berkshire decidió dividir sus acciones luego de que la empresa anunciara la compra del operador ferroviario Burlington Northern Santa Fe. El miércoles pasado, la iniciativa fue aprobada por los accionistas del operador.

¿Es un buen momento para invertir en Buffett?

Las acciones clase B se han disparado un 7% desde el split, en medio de un periodo marcado por las preocupaciones en torno a la crisis de deuda en Europa y la pérdida de empleos en Estados Unidos. El índice S&P retrocedió 5% durante ese lapso de tiempo.

Es importante recordar que el split de las acciones no cambia en nada los fundamentos de una compañía, se trata más bien de un impulso psicológico. Cierto, la acción cuesta menos que antes, pero el valor de Berkshire sigue siendo el mismo.

Si poseías una acción antes del split, ahora tienes 50 acciones que de repente valen una cincuentava parte del precio anterior. Así que una acción al precio previo al split de 3,457 dólares sencillamente se convierte en 50 acciones con un valor de 69.52 dls cada una.

El split quizá ofreciera el marco para que Berkshire no cayera víctima del nerviosismo de los mercados. Las acciones recibieron un buen empuje luego de que Standard & Poor's anunciara que las acciones B reemplazarían al operador Burlington en la lista S&P 500.

Uno de los criterios para ser incluidos a este índice es que las acciones deben estar ampliamente disponibles. Previo al split, no había suficientes acciones de Berkshire para comerciar en el mercado que justificaran su inclusión a la lista S&P 500.

Tras el anuncio, las acciones subieron 5%. Berkshire será añadido a este prestigioso índice luego de que finalicen las operaciones bursátiles del viernes, una vez que el acuerdo con Burlington se cierre. Así que aún podría haber muchos compradores que impulsarían el precio de las acciones a corto plazo.

Según estimaciones de Melissa Roberts, analista de Keefe, Bruyette & Woods, las gestorías de fondos del S&P 500 tendrán que comprar entre 161 y 177 millones de acciones Berkshire clase B.

¿Pero qué sucederá con Berkshire en las próximas semanas? Las agencias calificadoras han reducido su evaluación y la empresa ya no ostenta una AAA de calificación crediticia. Esto se debe a que Berkshire ha incursionado en actividades que la alejan de sus operaciones más tradicionales, los seguros.

Además de Burlington, Berkshire posee Geico y General Re, su unidad de seguros posee participaciones en importantes firmas como Coca-Cola, Wells Fargo, Procter & Gamble, American Express y Kraft.

Fuera de los negocios de seguros e inversión, Berkshire también es propietaria de MidAmerican, la firma de transportes Xtra, y varias marcas de consumo como Dairy Queen, Fruit of the Loom y el fabricante de alfombras Shaw.

Sin embargo, Glenn Tongue, socio director de T2 Partners (gestora cuyo holding más importante es Berkshire), sostiene que las agencias calificadoras no deben preocuparse de que Berkshire se extienda a otros negocios más allá de los seguros.

Según Tongue, las ganancias de esos diversos negocios de la empresa han tenido un mayor crecimiento en los últimos años que el negocio de los seguros y las inversiones. Añade que Burlington no supondrá una carga para la empresa.

"Se trata de una compañía de alta calidad con una hoja de balance increíblemente fuerte. Berkshire es una empresa triple A basada en sus fundamentos y actitud gerencial. Creemos que Moody's y S&P se han equivocado, y que eventualmente descubrirán su error" señaló Tongue.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El directivo agregó que incluso sin la calificación AAA, el incremento de los costos de endeudamiento de Berkshire será "irrelevante". Con ello en mente, estima que las acciones se están comerciando a un valor 30% menor al que realmente valen.

Así que si puedes comprar unas acciones Berkshire clase B, continuarán siendo buena inversión.

Ahora ve
Qué hacer si rentabas una vivienda y lo perdiste todo tras el sismo
No te pierdas
×