Caso Stanford, a tribunal de bancarrota

Un juez federal determinará si coloca en protección de quiebra los negocios de R. Allen Stanford; el financiero, que niega las acusaciones, está detenido en Houston en espera del juicio por fraude.
DALLAS (AP) -

Un juez federal anunció este jueves que intentará pronunciarse este mes sobre si coloca en protección de bancarrota los negocios del financiero R. Allen Stanford, detenido por un presunto fraude a inversionistas mediante un grupo financiero con oficinas en varios países, incluidos algunos de América Latina.

El vasto emporio financiero de Stanford fue puesto el año pasado en las manos de un abogado designado por la corte del caso cuando la Comisión de Valores y Cambio de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) demandó al financiero por supuestamente defraudar unos 7,000 millones de dólares con el mecanismo conocido como "pirámide".

Ahora, algunos de los inversionistas supuestamente defraudados han pedido al juez federal de distrito David Godbey que entregue el caso a un tribunal de bancarrota con el argumento de que sus derechos estarían mejor atendidos por la ley estadounidense que por las decisiones del apoderado Ralph Janvey.

Godbey respondió que necesitaba tiempo para emitir una decisión.

"Me agradaría que hubiera un fácil... desenlace", dijo al terminar este jueves una audiencia que duró una hora.

Allen Stanford, quien niega las acusaciones, está detenido en Houston en espera del juicio por el fraude atribuido al Stanford Financial Group, ahora desaparecido, que operó sucursales en varias naciones como Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela.

El abogado Greg Blue, representante de los inversionistas, comunicó a Godbey que sus clientes estaban "profundamente frustrados" por el proceso iniciado para tratar de recuperar su dinero. Afirmó que ya no eran válidos los argumentos anteriores de que la sindicatura necesitaba tiempo para sortear el complejo caso.

"Esta sindicatura lleva casi un año", señaló Blue. "Este es el momento adecuado. Dejen que los acreedores ejerzan sus derechos".

El abogado de Janvey, Kevin Sadler, respondió que llevar el caso a una corte de bancarrota sería costoso y también una pérdida del tiempo y los recursos que Janvey ha invertido en el proceso.

La SEC acusa a Stanford de prometer ganancias desorbitadas a unos 28,000 inversionistas en certificados de depósito de su banco en Antigua. También lo acusa de tomar más de 1,000 millones de dólares para llevar una vida fastuosa.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×