‘Señor riesgo’, listo para invertir

Wilbur Ross ha comprado compañías en bancarrota por 325 mdd, para venderlas en 4,500 mdd; el inversionista opina que las aseguradoras pueden ser un gran lugar para meter tu dinero.
wilbur-ross-Rothschild  (Foto: Cortesía Fortune)
Katie Benner
NUEVA YORK -

Ya sea en el acero, en los textiles o en la fabricación de automóviles, Wilbur Ross ha hecho una carrera lucrativa encontrando oro en sectores abandonados o muertos. 

Primero lo hizo en Rothschild, y desde 2000 lo ha estado haciendo con su propio fondo de inversión, WL Ross & Co. Por mencionar un ejemplo, Ross compró al fabricante de acero en bancarrota LTV por 325 millones de dólares en 2002, y lo vendió en 4,500 millones de dólares dos años después.

Mientras la economía sigue padeciendo, Katie Benner de Fortune, se sentó con el maestro de las inversiones peligrosas para enterarse de los nuevos prospectos en esta época de turbulencia.

¿Dónde cree que están ahora las mejores oportunidades?

Hay oportunidades de gran valor en acciones de seguros, que fueron apaleadas por su exposición a la crisis subprime, las anualidades variables y los bienes raíces comerciales. No diré nombres, pero algunas aseguradoras bien administradas, así como compañías que cubren contra incendios y accidentes, saldrán de este problema más fortalecidas. Solían comerciarse a una o dos veces su valor nominal, pero ahora lo harán a tres.

Los bancos regionales y subregionales aún tienen muchos problemas que resolver, y tienen suficientes activos de bienes raíces comerciales en sus cuentas para hacerlos insolventes en una base de valoración al mercado. Claro que no valorarán sus activos según el mercado y sus préstamos no caducarán, pero otros cientos de bancos fracasarán incluso antes de llegar a este ciclo. Acabamos de comprar Bank United en Florida por 925 millones de dólares, y la Comisión Federal de Seguros de Depósito (FDIC por sus siglas en inglés), está ofreciendo cerca de 4,900 millones de dólares de ayuda.

Me siguen agradando los TIPS (valores del Departamento del Tesoro protegidos contra la inflación), y creo que se avecina una gran oportunidad en el mercado de bonos municipales. Incluso si no presentan moras, algunos gobiernos locales o estatales se acercarán mucho a ese punto, aterrándonos a todos; esa sería una excelente oportunidad de compra.

Como uno de los gestores de inversión público-privado del Departamento del Tesoro, hemos estado comprando muchos valores residenciales respaldados por hipotecas. Comúnmente, el precio compensa los problemas que le siguen; después de un año de caídas en el valor de las propiedades, creo que el mercado se estabilizará junto con el de titulización. Ésta es una idea fundamentalmente buena, incluso si no se ejecuta de la mejor manera.

¿Cómo podemos arreglar el mercado de titulizaciones?

Nadie arriesgó nada en esto, y por eso las cosas salieron mal. Mi propuesta es que todos arriesguen algo aquí. Las cuotas y compensaciones de las agencias calificadoras deberán pagarse con el tiempo y dependerán de la calidad constante de esa calificación. Los empleados en los bancos y en las corredurías deberán tener su compensación sujeta al éxito a largo plazo de sus productos. Si a un comerciante se le paga un bono enorme por un portafolio que resulta ser un desastre un año después, ¿realmente se merecía el dinero que se le dio?

¿Qué hay de los bienes raíces comerciales? Se dice que quiere comprar el complejo departamental Peter Cooper Village/Stuyvesant Town en Nueva York, que está casi en bancarrota.

En algún momento, los bienes raíces comerciales serán muy interesantes, pero todavía no. Las caídas en su valor todavía no terminan. Stuyvesant Town es un indicador temprano de lo que está por venir; es el resultado lastimado de los errores que se cometieron durante el boom, y a nosotros nos interesa.

En el acuerdo original por el complejo, las finanzas se predijeron con la idea de que éstos ya no tendrán que someterse a un control de arrendamiento y que comenzarán a generar mucho más dinero, pero eso nunca pasó. También había 11 pisos de deuda de mezanines en el complejo, que probablemente no tienen ningún valor. La deuda se distribuyó en aproximadamente seis valores comerciales respaldados por hipotecas que se dividieron y fueron vendidos a los inversionistas.

Hay una gran cantidad de papeles muy afectados por este acuerdo. En algún punto, estos valores perderán el suficiente valor para volverse atractivos, pero en este momento, los precios no reflejan el ambiente problemático que estamos viendo.

¿Qué oportunidad de inversión existe en Stuyvesant Town si no pueden aumentar las rentas significativamente?

11,000 familias de clase media viven en Stuyvesant Town, más que en un pueblo pequeño. La ciudad de Nueva York necesita viviendas accesibles de clase media. Si la deuda en ese complejo es del tamaño adecuado para la cantidad de dinero que el complejo genera, puede ser una muy buena inversión.

¿Cómo ve el 2010?

Éste será un año volátil, no será un año de mercados de acciones, sino de acciones individuales. A algunos les irá muy bien, a pesar del ambiente.

¿Cuáles son los grandes retos para los inversionistas de hoy?

La intervención gubernamental es uno. Washington DC, la capital de Estados Unidos es el nuevo Wall Street, pues ninguna transacción financiera significativa con consecuencias ocurre sin su participación. Cerca del 90% de todas las hipotecas se conceden por medio de Washington. La reforma del cuidado a la salud puede implantar otro 16% de la economía bajo mayor supervisión del Gobierno.

Pero no hay evidencia de que más regulaciones puedan mejorar las cosas. La industria con mayores regulaciones en Estados Unidos es la banca comercial, y eso no previno que muchas instituciones tomaran decisiones terribles.

La relación entre la información y la toma de decisiones es un reto. Todos obtienen la misma información básicamente al mismo tiempo, así que su valor ha caído a cero. Y no ha habido un crecimiento proporcional en la capacidad de la comunidad de inversión para analizar toda la información. La gente pasa tanto tiempo absorbiéndola que no tiene tiempo para comprender lo que significa, y esto crea volatilidad. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por ejemplo, la gente de pronto decidió que Grecia era el problema, y entonces el mercado cayó 10%. Si a unas semanas de ahora la gente decidiera que California es el problema, los mercados volverían a moverse. Todos saben desde hace un año que ambos lugares están en problemas, así que ¿por qué nos preocupamos ahora? ¿Cómo sabemos que los problemas de Grecia, o su rescate, harán una diferencia en el panorama económico?

Es por eso que el valor de la experiencia y la habilidad para interpretar información algún día llegarán al infinito.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×