Farmacéuticas van contra cáncer de mama

Tres empresas cooperarán con el Gobierno de EU para probar cinco medicamentos contra la enfermedad; compartirán información sobre el uso de genes para predecir las respuestas de los pacientes.
cancer-seno-mama-revision-chequeo  (Foto: Reuters)
WASHINGTON (CNN) -

Tres compañías farmacéuticas cooperarán con el Gobierno estadounidense y organizaciones sin fines de lucro para probar cinco fármacos experimentales para el cáncer de mama, con el fin de acelerar su lanzamiento al mercado.

Un grupo de expertos conducirá un estudio, llamado Investigación de Estudios Seriales para Predecir la Respuesta Terapéutica con Análisis por Imágenes y Molecular, o I-SPY2, con el fin de usar ADN para detectar cuál es el mejor fármaco para cada persona, y por ende, detectar qué enfoques no servirán o serán demasiado tóxicos.

"Van a obtener lo último y lo mejor en términos de los fármacos personalizados", dijo Anna Barker, vicedirectora del Instituto Nacional del Cáncer, en una entrevista telefónica.

"Creo que es el tema del futuro de la investigación", agregó.

En un acontecimiento poco común, las compañías acordaron compartir información sobre el uso de genes para predecir las respuestas de los pacientes, como parte del Biomarkers Consortium, que incluye a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y a los Institutos Nacionales de la Salud.

"I-SPY 2 proveerá un camino hacia la medicina personalizada", dijo la doctora Laura Esserman, cirujana de cáncer mamario de la University of California, en San Francisco, que ayudó a conducir los ensayos clínicos.

El ensayo asignará a los pacientes a uno de cinco fármacos experimentales:

1) ABT-888 o veliparib, desarrollado por Abbott Laboratories. La píldora es un inhibidor PARP, que bloquea una enzima reparadora de células usada por las células cancerígenas.

2) AMG 655 o conatumumab, un fármaco personalizado desarrollado por Amgen. Es un inhibidor de APO/TRAIL que hace que las células cancerígenas se autodestruyan.

3) AMG 386, también de Amgen, un inhibidor de angiogénesis que impide que los tumores generen vasos sanguíneos para seguir creciendo.

4) CP-751,871 o figitumumab, desarrollado por Pfizer Inc. para atacar el receptor del factor de crecimiento similar a la insulina (IGFR por su sigla en inglés).

5) HKI-272 o neratinib, también de Pfizer, es otra terapia personalizada llamada inhibidor de Pan ErbB, que ataca varios receptores relacionados usados por las células cancerígenas.

El grupo está negociando con otras compañías para añadir sus fármacos experimentales a la mezcla.

"Va a acelerar todo el proceso", dijo Barker.

La agrupación Investigadores y Productores Farmacéuticos de Estados Unidos (PhRMA por su sigla en inglés) estima que lograr que un nuevo fármaco llegue a la farmacia puede llevar más de 15 años y valer hasta 1.300 millones de dólares.

Los pacientes de 20 centros oncológicos serán evaluados después de que se obtengan pequeñas muestras de tejidos, llamadas biopsias. Antes de que lleguen a la cirugía, serán tratados con uno de los fármacos para ver si ayudan a evitar la propagación del tumor.

"Este enfoque se podría aplicar a otras enfermedades y otros tipos de cánceres", dijo Barker.

La rectora de la UCSF, doctora Sue Desmond-Hellmann, dijo que este método ayudaría a ahorrar dinero del sistema de salud estadounidense.

"Puede mejorar la eficiencia de los ensayos clínicos para que podamos gastar menos dinero en desarrollar nuevas medicinas", dijo Desmond-Hellmann, ex ejecutiva de una compañía farmacéutica, en una entrevista telefónica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Creo que los laboratorios van a seguir esto", agregó.

 

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×