Morgan Stanley paga poco por su rescate

El Departamento del Tesoro le revendió 950 mdd por opciones con un valor estimado de 1,325 mdd; el Gobierno de EU le insinuó al banco cuál era el precio para recuperarlos tras su rescate en 2008.
Morgan Stanley  (Foto: CNN)
Colin Barr -

¿De qué lado está el Tesoro? Un nuevo informe presentado por una instancia inspectora del rescate federal implementado por Estados Unidos reveló que un alto funcionario del Departamento del Tesoro estadounidense le comunicó a la directiva de Morgan Stanley cuánto le costaría al banco recomprar los warrants que entregó al Gobierno, emitidos en el marco del rescate financiero en octubre de 2008.

Al parecer, Herb Allison, funcionario del programa TARP para rescatar activos tóxicos, le dio la cifra a Morgan Stanley mientras el Tesoro intentaba presionar al banco para que pagara más por los warrants (certificados de opción de compra de acciones), pues la entidad había ofrecido poco.

De acuerdo a Linus Wilson, profesor de la Universidad de Louisiana en Lafayette, la indiscreción de Allison pudo costarle 375 millones de dólares (mdd) a los contribuyentes, pues el Tesoro subestimó enormemente el precio que los warrants de Morgan Stanley pudieron haber alcanzado en una subasta.

Para Wilson, el Departamento del Tesoro puso los intereses de los bancos de inversión por encima de los intereses de los contribuyentes, y no cotejó los precios de los warrants con otros bancos.

Por otro lado, el SigTARP (Inspector General Especial del TARP) presentó este martes un reporte donde indica que el Tesoro ha tenido "generalmente éxito" al recuperar parte de los fondos del rescate entregados a bancos. De acuerdo al SigTARP, el Gobierno recaudó 5,600 millones de dólares en marzo gracias a estas transacciones.

Sin embargo, el reporte critica al Gobierno por no documentar "importantes partes de este proceso de negociación" mediante las cuales se fija el precio de los warrants. También advierte que el Tesoro no ha establecido controles estrictos en las negociaciones, particularmente en lo relacionado a compartir información con los bancos con los que negocia el Gobierno.

Dichas fallas se reflejaron por completo el pasado verano cuando Morgan Stanley pagó los 10,000 mdd que recibió del Tesoro durante la crisis. Una vez que la compañía pagó el préstamo del TARP, tenía la opción de recomprar los warrants que le había entregado al Gobierno para mitigar el costo del rescate, o de permitirle que los subastara en el mercado. (Esa es la naturaleza de los warrants, otorgan al tenedor el derecho de comprar acciones a cierto precio dentro de cierto periodo de tiempo, en este caso era de 10 años).

Según el reporte del SigTARP, Morgan Stanley inició las negociaciones en junio ofreciendo al Gobierno 500 mdd por sus warrants, luego volvió a pujar ofreciendo 800 mdd, pero fue rechazado. A principios de agosto, el banco elevó su oferta a 900 mdd. Fue entonces cuando Allison habló con Morgan Stanley (no se sabe quién buscó a quién) y "les comunicó que tendrían que ofrecer más para evitar el proceso de subasta" dice el reporte del SigTARP. Morgan Stanley posteriormente ofreció 950 mdd, y el Tesoro aceptó.

Las estimaciones internas del Tesoro valoraron los warrants de Morgan Stanley en 900 mdd, así que Allison, al insistir en un precio más alto, creía que protegía los intereses de los contribuyentes, como lo testificó hace dos semanas ante el Congreso de Estados Unidos.

Sin embargo, Wilson refuta lo anterior. Dice que los warrants en realidad valían 1,325 mdd, basándose en los términos y los valores de warrants similares subastados recientemente por el TARP. Y ese valor no fue reconocido por el Gobierno. Los contribuyentes podrían haber obtenido más dinero por sus inversiones en Morgan Stanley, al menos 375 mdd más.

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×