Bill Gates y su peculiar jubilación

El fundador de Microsoft ahora se dedica a su familia, a la filantropía y a predicar su creatividad; conoce cómo pasa sus días el segundo hombre más rico del planeta, y no, no los pasa viendo la tele.
bill gates oficina retiro  (Foto: Cortesía Fortune)
Brent Schlender

Cuando Bill Gates se retiró formalmente de su papel activo en Microsoft en julio de 2008, también abandonó sus palos de golf. Como él dijo, "toma mucho tiempo hacerte bueno en el deporte".

Y el señor Gates no tiene una jubilación típica; sabemos que para él el término es meramente un eufemismo. Estamos hablando de un hombre con una capacidad de trabajo extraordinaria, una persona que solía dormirse en su escritorio para no perder ni un minuto cuando estaba convirtiendo a Microsoft en un gigante del software.

Aunque Gates sigue siendo el presidente no ejecutivo, Microsoft casi parece una ocurrencia tardía. Está ocupado con la Fundación Bill and Melinda Gates, que lucha para combatir la malaria, el rotavirus y el VIH/SIDA. Pero también se está convirtiendo en un tecno-activista, empleando su dinero y su inteligencia para ayudar a acelerar la innovación en varios campos, como la agricultura, la industria bancaria, la educación, la higiene, las fuentes de energía libre de carbono y las técnicas de geo-ingeniería que podrían revertir el calentamiento global. Recientemente comenzó un sitio personal llamado thegatesnotes.com, que cataloga sus actividades e intereses y ofrece sus opiniones sobre las innovaciones y los temas del día. Y también tiene Twitter.

Otra actividad clave es su asistencia a las "sesiones de invención" en los laboratorios de Intellectual Ventures (IV), un centro de trabajo creado por su viejo amigo Nathan Myhrvold, quien solía estar a cargo de la investigación y desarrollo de Microsoft. Recientemente Gates cooperó económicamente para la creación de una supercomputadora de última tecnología a cambio de la ayuda de investigación científica del laboratorio para su fundación. Su curiosidad intelectual se ha ampliado: ahora el afamado desertor universitario tiene más tiempo que nunca para leer: "en promedio leo cinco libros a la semana", dijo Gates, pero sabe que en un mundo perfecto leería incluso más.

Las habilidades de predicador

La noción de Gates de retiro "activo" es más ambiciosa que las carreras de muchos. Sólo tiene 54 años y administra una enorme fortuna de 50,000 millones de dólares, incluso depositando decenas de miles de millones en su Fundación. Además de su papel como co-presidente de la fundación y genio detrás de Microsoft, se unió a la junta directiva de Berkshire Hathaway a petición de su amigo Warren Buffett.

Mientras se adapta a sus nuevas rutinas post-Microsoft, ha empleado sus habilidades de predicador y es uno de los empresarios más respetados por su influencia filantrópica novedosa en todo el mundo. Siempre ha escuchado al mundo de los negocios, pero suele reunirse con jefes de estado para discutir la ayuda humanitaria en el mundo en vías de desarrollo, y visita a presidentes ejecutivos para pedirles que consideren nuevos métodos para atender a sus clientes en esos lugares.

"Gracias a sus conexiones entre los negocios, la tecnología, la filantropía y su intelecto en bruto, Bill trae una visión integrada y futurista del mundo", dijo Jeff Raikes, ex ejecutivo de Microsoft que se convirtió en presidente ejecutivo de la fundación cuando se retiró Gates. "Un día está con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, hablando de no retirar la ayuda al extranjero y el siguiente está con científicos en el Instituto de Investigación Biomédica de Seattle hablando del progreso de la vacuna contra el SIDA, y al siguiente día está hablando con el secretario de educación de Estados Unidos sobre cómo le gustaría que reconocieran a los buenos maestros. Su participación es única".

Capitalismo creativo, filantropía compasiva

"Todo lo que hago tiene un tema en común, que es cómo organizar la innovación, de forma que tenga un impacto; y cómo hacer que la innovación sea accesible, se una al grupo adecuado de personas, obtenga los recursos y se tenga un impacto a gran escala. En mi caso, la innovación tiene un tipo de ciencia o de programación de software o un componente informativo, y quiero ayudar a reducir el tiempo que toma resolver los problemas", dijo Gates describiendo sus actividades.

Presenta su filosofía de este enfoque como capitalismo creativo. Al igual que sus intereses, esto tiene varias dimensiones pero en capas, y las define como la identificación de oportunidades o retos que puede atender la tecnología, donde el empujón adecuado puede ayudar a encender a las fuerzas del mercado que las sustentarán económicamente. Como empresario sabe por experiencia que de la nada pueden crearse mercados enormes, sobre todo unidos a otros que ya existen.

Pero como filántropo es más pragmático, sobre todo en cuanto al desarrollo de medicamentos y otros productos para combatir la pobreza. Es curioso y temerario en sus ambiciones, y sabe que su fundación elige retos y los desarrolla con tenacidad en vez de atender los mercados tradicionales: la fundación no financia investigación energética, pero sí intenta hallar formas para que las redes de telefonía celular ofrezcan servicios bancarios básicos en zonas remotas.

En ocasiones, los mundos empresariales y filantrópicos de Gates se unen, sobre todo con su participación en Intellectual Ventures de Myhrvold, cuyos científicos desarrollan proyectos mediante su fundación, con la idea de crear inventos imaginativos para resolver dificultades prácticas en el mundo en vías de desarrollo, como el pasteurizador de leche manual que no requiere fuentes de energía externas para procesar leche bronca, o como las botellas térmicas ultra eficientes que dispensan vacunas refrigeradas por periodos largos lejos de los laboratorios. También está el favorito de Myhrvold, un mata-mosquitos láser que puede distinguir la diferencia entre machos y hembras, pues sólo las hembras son portadoras de malaria.

El guardián malo del guardián bueno de Nathan Myhvold

Estas ideas son el resultado de "sesiones de buenas invenciones globales" periódicas, sobre todo de las reuniones diarias, algunas de las cuales se realizan expresamente para la Fundación. Todos han notado cómo Myhrvold y Gates emplean los métodos de las versiones socráticas del bien y del mal cuando discuten ideas. La imaginación de Myhrvold suele estar llena de posibilidades, animando a los científicos a que piensen fuera de las barreras, mientras que Gates implementa el realismo al negocio y la necesidad de ser expeditos.

En una sesión reciente, Myhrvold y la Fundación unieron a un grupo de investigadores para explorar las posibilidades de desarrollar un papel del tamaño de una estampilla para recolectar rastros de sangre, saliva u orina para detectar marcadores genéticos de ADN con predisposición a padecer alguna enfermedad, y podrían ser aplicados en cualquier lugar, con el potencial para salvar millones de vidas.   

Gates también participa en lo que IV llama sesiones del Fondo de Ciencia Inventiva (ISF por sus siglas en inglés), que son reuniones donde Myhrvold invita a un grupo de especialistas, sobre todo académicos y en ocasiones inventores con ideas radicales, para discutir un problema en particular. A diferencia de las sesiones del "bien global", estas reuniones pretenden ofrecer innovaciones con potencial comercial amplio. Son financiadas por inversionistas como Gates, que permiten que IV asegure la investigación de su elección; es como un fondo de inversión de riesgo temprano cuyo objetivo es encontrar ideas que puedan convertirse en inventos atractivos para una compañía, para que inversionistas e inventores se repartan los gastos.

Myhrvold explicó que intentan crear un equilibro puntual con las tecnologías de transformación que pueden cambiar una industria desde sus cimientos. Gates llama a esto milagros. "Nuestra propuesta básica en ISF depende del curso de algún fondo, y con base en eso crearemos miles de inventos. Si uno funciona, compensa todo, y si dos funcionan, ¡por Dios!", dijo Gates.

Algunas ideas suenan algo ilusas, pero los científicos de IV creen que pueden probar la eficacia de varias moldeándolas a la supercomputadora que Gates les compró, antes de gastar en la construcción de prototipos. Un ejemplo es la idea de rociar pequeñas cantidades de dióxido de sulfuro, un material de desperdicio común en las plantas de procesamiento de químicos, en la estratósfera polar, por medio de una tubería de ocho millas hecha de poliéster, suspendida con globos de helio con generadores solares. Cuando lleguen a la estratósfera, el viento de 100 millas por hora lo rociará por el planeta como una capa de gasa que refleja la luz del sol. La idea es simular el efecto de enormes erupciones volcánicas que, históricamente, han tenido un ligero efecto refrescante en la Tierra.

El genio paralelo de 16,000 millones de dólares

Comparado con esto, Microsoft parece tener menos importancia. Gates cuenta con 641 millones de acciones de la compañía, valuadas en más de 16,000 millones de dólares, pero él elige sus momentos de participación. Ayudó a unir a un equipo de ingenieros para crear Bing, el nuevo servicio de búsquedas de Microsoft que ha ganado participación de mercado compitiendo con Google. Suele aparecerse en público cuando su compañía presenta un producto especial o premia a algún empleado, y ha ayudado a Myhrvold a diseñar sesiones de inventos en IV orientadas a la tecnología que Microsoft podría financiar o desarrollar, y claro que también preside las reuniones de la junta directiva.

Si le preguntan a Gates qué es lo que más disfruta de su vida después de Microsoft sería como preguntarle a un padre cuál es su hijo favorito: todo le gusta de forma distinta, pero a la cabeza está el hecho de poder pasar más tiempo con su familia.

Hombre en acción

Uno de los cambios más grandes en su nueva vida es que puede ser más espontáneo, sobre todo en su vida familiar. Cuando está en casa se da tiempo para llevar o recoger a sus tres hijos de la escuela, y toda la familia se reúne los domingos por la tarde. Entre semana, Bill y Melinda llaman a sus amigos para jugar canasta, algo que no pasaba antes.

Y no sólo pasa más tiempo en casa sino que participa más en la vida y educación de sus hijos ahora que están más grandes: dos están en primaria y uno en secundaria. Se ha vuelto maestro no oficial de ciencias y los lleva a viajes educativos a plantas de papel de baño, fabricas de aeronaves e incluso al basurero del este de Seattle. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El año pasado pasaron un tiempo en familia en Europa, para que los niños aprendieran por cuenta propia los orígenes de la cultura occidental y visitaran museos y lugares que revivieran la historia. También ha podido trabajar más de cerca en la Fundación con su esposa, Melinda. "Pero en Microsoft no éramos una pareja profesional. Ella entiende algunos de mis retos porque tiene cierta perspectiva, pero no éramos colegas. Ahora trabajamos unidos con la fundación y es algo maravilloso".

Melinda Gates dice que nunca había visto a su esposo tan enérgico. "Es un hombre en acción. Me preguntaba que tan centrado estaría, porque al principio, cuando una persona se jubila, los amigos llegan con pendientes de hace tiempo para hacer una u otra cosa, y yo no sabía si estaría empleando bien su tiempo, pero cuando pasó esa etapa, él ya tenía muy claro lo que realmente quería hacer".

Ahora ve
El homicida Charles Manson, de 83 años, fue hospitalizado en California
No te pierdas
×