La tienda que atemoriza a los bancos

Wal-Mart lleva años queriendo entrar al sector, como lo hace en México, y quizá lo logre pronto; las señales: participa en Green Dot para administrar tarjetas y busca comprar un banco en Utah.
wal mart banco eu  (Foto: Reuters)
Kit R. Roane

Los bancos más grandes de Estados Unidos están replegados, apretando los préstamos, elevando las cuotas y cerrando sucursales. Pero una compañía aún quiere ser tu banco de la esquina: Wal-Mart.

Mientras que el sector bancario ha estado en problemas, la gigante minorista ha llamado la atención de los clientes de forma agresivas, asociándose con empresas de servicios financieros para ofrecer transferencias de dinero, cobrar cheques y hacer pagos, además de colocar cuentas de cheques virtuales (tarjetas de débito prepagadas) en manos de más de dos millones de clientes.

Wal-Mart minimiza su deseo de obtener una licencia bancaria, pero cambios recientes en el panorama bancario y regulatorio han aumentado las posibilidades de que haya un Banco Wal-Mart. La última evidencia de que la firma planea seguir ofreciendo los servicios financieros, fue la noticia de la semana pasada, cuando obtuvo una participación patrimonial en Green Dot, quien administra las tarjetas de débito prepagadas del vendedor y busca la aprobación regulatoria para comprar un pequeño banco en Utah por 15.7 millones de dólares.

Wal-Mart ha intentado obtener su propia licencia bancaria varias veces desde 1999. En 2007 abandonó sus planes por adquirir un conjunto de bancos industriales en Utah después de fuertes cabildeos en el sector bancario. Las entidades financieras alegaron que Wal-Mart puede llevar los préstamos a proveedores favorables y lejos de la competencia. Si la minorista hubiera tenido éxito, su "corporación de préstamos industriales" de Utah podría haber manejado todos los procesamientos de sus tarjetas y habría permitido al gigante de las ventas recibir depósitos y hacer préstamos.

Ahora debe asociarse con compañías como Green Dot y SunTrust para ofrecer estos servicios en Estados Unidos, esta reducción en el margen de ganancias no ha limitado a Wal-Mart. La semana pasada, Wal-Mart abrió su "Money Center" número 1,000 y anunció que planea expandirse a 500 tiendas más. También anunció el lanzamiento de una tarjeta de crédito Wal-Mart en Canadá, donde recibió su licencia bancaria el mes pasado. En México, donde ha operado como banco desde 2007, Wal-Mart planea abrir 150 sucursales nuevas y recibir depósitos en caja. En Estados Unidos, por medio de su sociedad con SunTrust, Wal-Mart casi ha duplicado el número de sucursales bancarias en sus tiendas en los últimos cinco años, a un total de 83.

"Los ingresos de Wal-Mart de la provisión de servicios financieros es, en este momento, una parte insignificante de sus ingresos totales", dijo Rajesh Narayanan, profesor de finanzas en la Universidad Estatal de Louisiana. "Pero la rapidez con la que han expandido sus servicios en esta zona sugiere que tienen los ojos puestos en algo más grande".

Precios bajos, gran oportunidad

Para Wal-Mart, los beneficios de ofrecer servicios financieros no son claros. Además de los tres dólares en promedio que los clientes pagan por cosas como solicitar y rellenar tarjetas de débito, y procesar e imprimir cheques, Wal-Mart alienta a los clientes a hacer adquisiciones en sus tiendas con incentivos de reembolso en efectivo. También se beneficia al ofrecer una serie de servicios dentro de sus propias tiendas, desde abarrotes hasta restaurantes de comida rápida, farmacias, centros de oftalmología, estudios de fotografía, estaciones de gasolina y salones de belleza.

Un cliente cautivo se vuelve particularmente importante cuando las ventas son bajas, como lo han sido para Wal-Mart, cuyo director financiero, Tom Schoewe, se quejó recientemente de que sus clientes de estaban empleando vales de alimentos y "viviendo al día". La minorista necesita que estos clientes sigan gastando, y los está ayudando con cuotas fáciles y poco costosas para que gasten su dinero, en comparación con otras cuotas de otros centros de cobro de cheques. 

El mercado de débito de Wal-Mart es amplio, pues la compañía ha dicho que 28 millones de personas en Estados Unidos no tienen una cuenta de banco y que 45 millones más dependen de los centros de cobro de cheques, prestamistas y servicios de traspasos de dinero para atender sus necesidades bancarias. La tienda, que creó el pegajoso lema de "ahorra dinero, vive mejor", llevará sus servicios a un mercado que equivale, al menos, al 25% de la población de Estados Unidos.

La idea es llevar el ethos de Sam Walton de bajar "el costo de vida de todos" y aplicarlo también a los servicios financieros. Tan sólo en el departamento de tarjetas de débito, los cálculos de Wal-Mart indican que aún puede cobrar cuotas generosas reduciendo el promedio que paga cada cliente que cobra un cheque, una reducción de entre 25% y 50%. 

Aunque Wal-Mart no destruye la cuota de ingresos que le ofrece su servicio monetario, el año pasado la compañía estimó que los clientes registrarían 2,000 millones de dólares en depósitos a las tarjetas y ahorrarían aproximadamente 450 millones de dólares en cuotas. 

Subiendo por la escalera financiera

Mientras que Wal-Mart se ha concentrado en el mercado de bajos ingresos, la preocupación de los procesadores de pagos, como Visa y MasterCard, y de los bancos comunitarios, es que Wal-Mart seguirá acrecentando la cadena alimenticia y quizás terminará consiguiendo el conjunto bancario que ha buscado desde hace más de una década. Jane Thompson, presidenta de servicios financieros de Wal-Mart, dijo a The New York Times en 2007 que las tarjetas de débito de Wal-Mart y otros servicios de pagos son "productos fundacionales" con los que pueden acrecentar "la escalera crediticia de los servicios financieros". Wal-Mart no respondió a la solicitud de comentarios para esta nota.

Algunos aspectos de la regulación financiera que se debate en este momento podrían seguir impidiendo que se concrete el plan bancario de Wal-Mart. Pero el profesor D Anthony Plath, maestro de finanzas en la Universidad de Carolina del norte en Charlotte, dice que Wal-Mart nunca había estado en mejor posición para lograrlo.

Los reguladores ya restringieron las cuotas de sobregiros y limitaron las penalizaciones que aplican las compañías de tarjetas de crédito a los clientes que no pagan a tiempo. Ahora los legisladores muestran un gran interés en la reducción de cuotas en las transacciones de débito.

Mientras tanto, los clientes están siendo afectados con nuevas cuotas, y con el final de los cheques gratuitos, muchos bancos intentan revivir su importante fuente de ingresos. Un nuevo competidor bien financiado, como Wal-Mart, podría dificultar aún más este cambio en las cuotas y bajaría aún más las cuotas en general.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si ha habido algún momento para alegar sobre el aumento de la competencia, es éste", dijo Plath, quien dijo que Wal-Mart ya cumplió con las exigencias regulatorias, cuenta con el capital necesario, tiene un balance más fuerte que muchos bancos comerciales y atiende a un mercado ignorado. Dice que Wal-Mart obtendrá su licencia bancaria en los próximos cinco años, diciendo que es casi un hecho, y que la compañía traerá al mercado una serie de "servicios de línea de vida" como ahorros simples y cuentas de ahorro de muy bajo costo, y préstamos a los consumidores que sus bancos comunitarios les habían negado.

"Wal-Mart acelerará la evolución de la industria bancaria. Serán un tipo de banco distinto, pero el tipo de banco que la industria podría necesitar ahora".

Ahora ve
La justicia estadounidense frena el tercer decreto migratorio de Donald Trump
No te pierdas
×