Paulson: la vida luego del caso Goldman

El inversor debe demostrar que sigue siendo de los mejores en Wall Street, después del escándalo; el nombre de John Paulson se ligó a la demanda que la SEC acaba de arreglar con Goldman Sachs.
john paulson goldman sachs fraude arreglo eu  (Foto: Cortesía Fortune)
Duff McDonald

Ser el rey no es fácil. John Paulson, actual monarca de los fondos de cobertura, tiene un año muy complicado por delante, según ha dicho recientemente la prensa. Bloomberg News informó recientemente que el fondo de 9,000 millones de dólares de Paulson, Advantage, estaba 5.8% abajo en los primeros seis meses del año. Su fondo Advantage Plus estaba 8.8% abajo, y mientras que su fondo Recovery iba al alza durante junio, terminó con una caída de 12.4% ese mes. Lo bueno es que su fondo de oro va 13% arriba este año.

Y esto le ocurre a un hombre que no conocía el significado de "meses negativos". Sin duda, Paulson es el mayor ganador del colapso de las viviendas (uno de sus fondos tuvo rendimientos de 590% en 2007), y realizó una de las apuestas más descabelladas en la historia de los fondos de cobertura y ganó. ¿Qué hay de todo el lío con Goldman Sachs y la estructura de ábaco con la que el banco se arregló con la Comisión de Valores y Mercados (SEC por sus siglas en inglés) el jueves pasado? Eso fue a instancias de Paulson, buscando tontos que tomaran el otro lado de sus apuestas bajistas en las viviendas. Y no había escasez de ellos: su éxito fue la literal explosión de los activos bajo su administración de sólo 12,500 millones de dólares en 2007 a 36,000 millones de dólares en noviembre de 2008. Su sueldo en 2007 fue de 3,700 millones de dólares.

Pero la singular y precisa naturaleza de su apuesta a las viviendas pone a uno a pensar si John Paulson está por pasar de ser el gestor de fondos de cobertura más celebrado de su tiempo a ser el claro ejemplo de la advertencia repetida de que su comportamiento no es un indicador de los resultados futuros. Es difícil saber cuál será el resultado de todo esto.   

Después de todo, Paulson hizo su fortuna dando la contra: ¿es posible estar en contra con más de 30,000 millones de dólares bajo administración? Sin duda lo intenta. Aparentemente ignora el hecho de que nadie siente que le sobra el dinero hoy en día, pero el equipo de Paulson le apuesta en grande a la bien apalancada industria de los casinos. Sí, escucharon bien, está invirtiendo fuertemente en Harrah's, MGM y Boyd Gaming, tres inversiones de las más riesgosas.

"Tenía toda la razón en dar la contra en lo subprime", dijo un gestor de fondos de cobertura rival que se especializa en activos problemáticos. "Pero hay veces que dar la contra está mal: he cubierto las apuestas por una década, y tenemos la visión contraria a la de ellos. Claro, estoy seguro de que piensan que ya están tan grandecitos que ya crearon su propia inteligencia; de cualquier forma le deseo buena suerte".

Oro y finanzas no son la nueva subprime

También ha tenido su estrategia con el oro: tuvo razón con el oro de forma conceptual. Su posición de 3,000 millones de dólares en el fondo de oro SPDR ha rendido frutos, pero su participación de 12% en AngloGold Ashanti, una posición que compró en marzo de 2009 por 32 dólares por acción, ha tenido un desempeño no tan bueno de la materia prima física, de 12%.

Pero no hagan caso al hecho de que la compañía ha estado intentando vender su participación desde hace varios años sin encontrar postor. De pronto ahí estaba Paulson, lleno de dinero, quizás sin saber que una apuesta alcista en el oro no era igual a una apuesta alcista en una firma enfocada en el oro.

La otra apuesta de Paulson es en el sector bancario de Estados Unidos, una apuesta alcista en la economía estadounidense. Es dueño de acciones en Bank of America (con un valor de 3,000 millones de dólares), Citigroup (2,000 millones de dólares), así como Suntrust, JPMorgan Chase, Capital One y Wells Fargo. Ya hizo dinero con estas apuestas, elevándolas de sus puntos bajos de marzo de 2008. Pero para seguir siendo dueño de ellas frente al inevitable aumento de las tasas de interés o con la posibilidad de una segunda recesión, algunos creen que su apuesta no es la más astuta. Claro, quizás dijeron lo mismo en 2007.

"La mayoría de la gente tiene cosas buenas que decir de Paulson", dijo un competidor. "Es el comercio más competido que hay, es un tipo inteligente que tiene un buen historial de hacer las cosas bien en un ambiente de fusiones con fondos pequeños. Algo le salió muy bien y ahora la gente cree que es un experto en todo lo demás. Quiere mostrar a sus inversionistas que están con el ganador".

En la jerga de Wall Street, John Paulson, que se negó a hacer comentarios para esta nota, es tan grande que ya no puede darse el lujo de "quitar" o "poner" riesgo cuando quiera. Por ejemplo, el crecimiento de su participación en AngloGold depende de él, a menos que la esté vendiendo a precios de tasas recortadas.

Si se hubiera retirado con sus 3,700 millones de dólares en 2007, ¿hubiera pasado a la historia como uno de los mejores? O quizás está tomando decisiones racionales y cobrando cuotas administrativas inmensas cuando están a su disposición.

Lo cierto es que una vez que termine, será un hombre muy rico. Pero quizás será más mortal de lo que era en 2009.

Ahora ve
La Academia de la Música Latina nombra “Persona del Año” a Alejandro Sanz
No te pierdas
×