TechShop, el paraíso de los ‘geeks’

Un parque gigante permite el uso de las herramientas que cualquiera quisiera tener en la cochera; unos 700 trabajadores crean todo tipo de prototipos, mientras se brinda capacitación a las visitas.
Jim Newton  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Michal Lev-Ram
MENLO PARK, Calif. -

¿Recuerdas al estereotipo del solitario inventor, trabajando con ahínco en la oscuridad de una cochera?

Ahora imagínate esa cochera como un parque de 4,500 metros cuadrados para unos 700 trabajadores, con gente trabajando todo tipo de prototipos, desde estuches para iPods en imitación de cuero hasta sistemas de enfriamiento para servir. Eso es TechShop.

Abrió en el 2006 en Menlo Park, California, y es el paraíso de los geeks, el país de las maravillas de tornos, perforadoras, soldadoras, máquinas industriales de coser, sierras y todas esas cosas que siempre soñaste con meter a tu cochera. Los miembros pagan 125 dólares por mes (o 1,200 al año) para tener acceso a la máquina del taller; los pases por un día cuestan 25 dólares. Hay capacitación en actividades como soldaduras y moldear chocolate para cualquiera, con una tarifa por curso.

Algunos miembros usan las herramientas para arreglar el triciclo de sus hijos, armar muebles o estampar playeras. Pero más de la mitad buscan proyectos que, con un poco de suerte, irán más allá de su ámbito propio. Son los emprendedores.

Por ejemplo, Patrick Buckley, fundador y CEO de DODOcase, de San Francisco. La empresa vende estuches de iPad que asemejan cuadernos con tapa de cuero por 60 dólares cada uno. Para crear su prototipo, Buckley necesitaba una máquina de 25,000 dólares llamada ShopBot, una herramienta robótica que puede grabar imágenes en madera, hule espuma y otros materiales.

"TechShop me pareció el lugar ideal para hacer el prototipo," dice Buckley, ex investigador científico. "Podía usar cientos de miles de dólares en equipo que nunca hubiera podido comprar yo mismo."

Levantar una empresa como DODOcase antes requería de mucho más tiempo y dinero. Pero con el acceso barato a máquinas costosas, Buckley pudo crear un prototipo de DODOcase por menos de 500 dólares. El emprendedor de 29 años dice que su empresa está por alcanzar un millón de dólares en ventas, sólo 5 meses después de su lanzamiento.

Ese es el tipo de innovación barata que Jim Newton, de 47 años, fundador y director ejecutivo de TechShop, tenía en mente cuando abrió el negocio hace 4 años. Ex profesor de robótica e ingeniero, Newton creó TechShop porque tenía cerca de 200 ideas para inventos, desde un sistema de aspersores para pastos de formas irregulares, hasta un dispositivo portátil que avisa a los pilotos si hay aviones cerca, pero no tenía el equipo para fabricarlos.

"Traté de idear una manera de darle forma al negocio como para poder usar las máquinas y pagarlas con una fuente de ingresos," dice Newton. "Uno de los métodos que se me ocurrió que el modelo de los gimnasios."

El CEO deTechShop, Mark Hatch, dice que la ubicación de TechShop en Menlo Park atraerá un millón de dólares este año, 50% más que el año pasado. A Hatch le gustaría recrear este modelo. Hubo una asociación para una filial en Oregon que se cayó, pero hay un TecShop en Carolina del Norte que está teniendo mucho éxito en Raleigh, y se planea abrir otras filiales en San Francisco, San José y Detroit (donde tienen la colaboración de la Ford Motor Company).

A Hatch le gustaría abrir 100 TechShops más en los próximos 5 años. "Es realista, pero agresivo", afirma. El Valle del Silicio en California podrá ser el epicentro de la 'ñoñez' emprendedora, pero Hatch cree que TechShop atraerá a clientes de todas partes de EU.

Esa es una buena noticia para futuros inventores que viven fuera del mejor conocido como Silicon Valley. Pero que una nueva empresa levante el vuelo requiere más que las herramientas adecuadas, advierte Trevor Blackwell, un socio en Y Combinator, un fondo empresarial de Mountain View, California, que invierte en empresas que recién empiezan.

"Dirigir una empresa significa juntar dinero, encontrar clientes, contratar a un equipo y cien cosas más que no aprendes en la universidad," dice Blackwell.

Sin embargo, ve a TechShop como un "recurso increíble," y ha visto varios prototipos creados ahí salir a empresas hechas y derechas.

"Una de las ventajas de trabajar en TechShop es que siempre hay gente a tu alrededor que te pueden ayudar si te atoras en algo,"dice.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ese sentido de la comunidad es evidente en el espacio de Menlo de TechShop, donde los inventores trabajan codo a codo, creando juegos de mesa, diseños de ropa y sondas lunares.

"Creo que todos tienen ideas para inventos o cosas que les encantaría tener para mejorar sus vidas o las de los demás," dice Newton, fundador deTechShop. "El problema es que demasiados nos rendimos."

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×