La publicidad viaja en auto eléctrico

El sector de los anuncios puede convertirse en el eslabón para hacer rentable a estos vehículos; una pantalla que despliegue comerciales mientras se ‘llena el tanque’, puede generar más ingresos.
auto electrico estacion recarga  (Foto: Cortesía Fortune)
Brian Dumaine

Cuando metes tu auto eléctrico a la cochera del centro comercial, el GPS identifica una estación de recarga abierta. Conectas tu coche y deslizas tu tarjeta de crédito por la unidad, que parece un parquímetro con esteroides. Una pantalla LCD a color muestra que la batería está a la tercera parte de su capacidad, y luego la estación, que está ligada a la red, y por lo tanto sabe que te gustan los zapatos, muestra la publicidad de una rebaja de Bruno Maglis en Nordstrom. La observas antes de salir de compras.

Esto es parte de un plan para hacer que funcione la economía de los automóviles eléctricos. A partir del otoño de este año, se podrán ver vehículos eléctricos de General Motor (GM), Nissan, la división de Smart Cars de Daimler, y otros, transitando por la colonia. La pregunta es, ¿dónde se podrán cargar esos autos y quién pagará la infraestructura? Hoy en Estados Unidos hay sólo unos 1,000 cargadores. La presidencia de Barack Obama ha asignado 400 millones de dólares en concesiones para esta industria naciente. Para el final del año próximo se habrán construido unas 30,000 estaciones de recarga.

Una cosa son los subsidios, pero, ¿alguna vez se pagarán solas las estaciones de recarga? Empresas grandes como General Electric (GE), y nuevas, como ECOtality, de San Francisco, experimentan con modelos de negocios para esta tecnología emergente, que es un mercado multimillonario en potencia. El problema es que es muy barato llenar un coche eléctrico (la electricidad cuesta el equivalente a un dólar por galón). Se puede llenar un auto como el Leaf de Nissan, que da unos 160 kilómetros, por 1.60 dólares. Las magras ganancias de vender electricidad no cubrirá el alto costo de los cargadores. Típicamente, los cargadores en espacios públicos van de los 3,000 a los 7,000 dólares y necesitan unas 8 horas para recargar un coche por completo.

¿Por qué no hacer de las estaciones de recarga una valiosa plataforma de medios? Jonathan Read, CEO de ECOtality, que ha juntado 230 millones de dólares del Departamento de Energía y de fuentes privadas para instalar 15,000 cargadores para fines de 2011, dice que un minorista puede instalar los cargadores en el estacionamiento y usar las pantallas para mostrar publicidad y ofrecer cupones electrónicos. Las gasolineras tradicionales ya tienen monitores en las bombas. La ventaja de las estaciones eléctricas es que los vendedores pueden apuntar a un cliente que está por hacer compras. Los dueños de las tiendas y ECOtality comparten las ganancias por publicidad.

"Podría ser enorme", dice Benjamin Crawford, un gerente de cuentas en Arbitron, que asesora a Madison Avenue. Sin embargo, los anunciantes quieren millones de ojos, y al menos por ahora, los eléctricos siguen siendo un nicho de mercado. Eso no le molesta a Read, de ECOtality. "Sabremos quién eres y dónde estás. Se volverá una red extremadamente valiosa".

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×