Fiat 500, el Mini de Chrysler

La automotriz quiere ganarse el mercado de autos compactos estadounidenses usando al 500; luego de no aparecer en el mercado desde 1983, la firma italiana espera vender 50,000 unidades.
fiat 500  (Foto: CNNMoney.com)
Doron Levin

El Director General de Fiat, Sergio Marchionne está calcando una de las páginas del catálogo de BMW: el simpático Fiat 500, un diminuto auto que no tiene más cabida en la cultura principal estadounidense que el Mini, un automóvil que a pesar de lo anterior y gracias a un marketing inteligente, superó toda expectativa. Con la producción lista para comenzar en la planta de ensamblaje en Toluca, México el mes próximo, el Fiat 500 estará disponible en las concesionarias Fiat en Estados Unidos (EU) alrededor de enero o febrero. Fiat anunció, con optimismo, que espera vender más de 50,000 unidades al año.

En EU nunca se ha visto una concesionaria Fiat; esto se debe a que Fiat no ha vendido autos en EU desde 1983. A principios de este mes, Marchionne designó a sólo 130 concesionarios de Norteamérica  y 58 en Canadá. El Fiat 500, que está disponible desde 16,000 dólares y tiene poco potencial de convertirse en un éxito comercial, es la oportunidad de Fiat para restablecer su marca y franquicia en el país de las barras y las estrellas.  

En Italia, a un continente de distancia, el grupo Fiat se está preparando para derivar las operaciones de Fiat Auto como compañía separada. Los inversionistas se han estado quejando sobre el bajo rendimiento de las operaciones automovilísticas de Fiat, que ha reducido la rentabilidad global de la sociedad matriz. La gran estrategia de Marchionne consiste en utilizar en un Chrysler reestructurado el 20% de participación de Fiat, otorgado de manera gratuita por EU, como trampolín para la renovación de la venta de automóviles Fiat en América.

Una reducida parte del público de conductores estadounidenses ha demostrado un testarudo afecto por los pequeños y rendidores autos europeos que han dejado huella: El Beatle de VW, el Dauphine de Renault, el Smart, e incluso el mísero Yudo (un diseño de Fiat). Esta categoría de autos tiende a ir mejor cuando se eleva el precio de la gasolina; hasta ahora ni Chrysler, ni Fiat han dicho nada sobre el bajo consumo de combustible. 

Mini despegó a causa de la tremenda campaña de marketing a nivel mundial que se abstuvo del típico bombardeo mediático y confió fuertemente en el arduo trabajo  publicitario y la propaganda viral. De hecho BMW contrató a una empresa del Reino Unido de nombre Cunning Stunts, la cual ya en una ocasión atrajo la atención hacia una personalidad de la televisión, proyectando su imagen desnuda en la Cámara de los Comunes. En Estados Unidos Crispin Porter + Bogusky, entre otras técnicas, soñó con la idea de montar un Mini sobre un Ford Expedition y conducir dentro de las principales ciudades.

Quizás sea necesario cierto ingenio similar, inminentemente lo será para el Fiat 500. Aunque Chrysler no lo ha declarado de manera oficial, parece que contrató a una agencia en Southfield, Michigan, conocida como Impatto, cuyo sitio de Internet se encuentra en construcción. 

Mientras que Mini apareció en la escena mundial como un vehículo totalmente nuevo, el Fiat 500, tal y como lo conocemos hoy en día, se ha vendido en Europa y Latinoamérica principalmente, desde 2007. La versión para EU contará con una transmisión de seis velocidades que puede utilizarse en modo manual o automático, con un motor de 1.4 litros que utiliza lo que Fiat designa como tecnología MultiAir, que se refiere al control de entrada de aire a través de las válvulas que se encuentran en cada uno de los cilindros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al igual que con el Mini, los consumidores podrán personalizar su vehículo con diferentes patrones de colores, calcomanías (como la bandera de Italia), llantas, llaveros, y asientos; esto con el propósito de aumentar el precio de venta del Fiat 500 a 20,000 dólares o más. 

Desde la perspectiva de este escritor, la redondez del Fiat 500 resulta en una apariencia terriblemente insípida; aunque evidentemente esto no significa que a más de un joven y moderno conductor le parecerá emocionante.

Ahora ve
Las claves para entender la postura de Trump ante el TLCAN
No te pierdas
×