La carrera para suceder a Buffett

El CEO de Berkshire no tiene prisa por dejar su cargo, pero sigue mencionando posibles candidatos; Buffett reservó sus palabras más cálidas para David Sokol y la importancia de un joven.
David Sokol  (Foto: Fortune)
Colin Barr

La última carta de Warren Buffet a sus accionistas no facilitará la evaluación de la carrera por suceder al jefe de Berkshire Hathaway.  La carta, publicada el sábado, está llena de elogios a David Sokol. El hombre de 53 años de edad ha estado en Berkshire desde hace más de diez años y es considerado fuertemente uno de los candidatos líderes para heredar el puesto de presidente ejecutivo cuando Buffett, de 80 años, deje su lugar. 

Pero Buffett también acentuó la importancia de la juventud, un factor que podría no favorecer a Sokol. 

En una sección de la carta, en donde discute la reciente contratación del gestor de inversión Todd Combs, Buffett cita una preferencia por una promesa joven por encima de un nombre conocido y un historial establecido. 

"Nuestro objetivo es encontrar a un Secretariat de dos años, no a un Seabiscuit de 10", escribió con respecto a la contratación de Combs.

Si esa lógica aplica al presidente ejecutivo que están buscando, podría favorecer a Greg Abel. Ha manejado MidAmerican Energy, de Berkshire, desde que Sokol cedió las riendas en 2008, y a sus 48 años de edad es la opción más joven de la corta lista de posibles adoptados de Berkshire.

Otros nombres que participan en esta carrera son Ajit Jain, de 59 años de edad, que ha estado a cargo del muy rentable negocio de seguros de Berkshire desde hace 25 años, y Matt Rose, de 50 años de edad, de Burlington Northern, el gigante ferroviario que Berkshire compró el año pasado.

Buffett muestra admiración por ambos en la carta, subrayando el éxito de la fusión de Burlington y afirmando que "hasta la criptonita rebota con Jain". Es una cualidad que sin duda le será útil en su súper departamento en Nueva York.

Pero Buffett reservó sus palabras más cálidas para Sokol, que tiene varios puestos en Berkshire. Es presidente de MidAmerican, donde ha estado desde hace dos décadas, y también es presidente de la compañía de techados de Berkshire, Johns Manville. Además de todo eso, Buffett le pidió el año pasado que diera un giro a NetJets, la compañía de propiedad fraccional de jets cuyas pérdidas obligaron a Buffett a decir a los accionistas que "les he fallado".

Desde entonces, Sokol ha restaurado a la compañía y la volvió rentable, haciendo que el año pasado Fortune lo apodara el ‘Sr. Arreglos de Berkshire'. Los últimos comentarios de Buffett no harán nada por oscurecer ese brillo. 

"No puedo exagerar el alcance y la importancia de los logros de Dave Sokol en esta compañía", escribió  Buffett. Dice que Sokol "convirtió lo que era el único problema mayor de negocios de Berkshire en una operación sólidamente rentable" al mismo tiempo que mantenía la crucial reputación de NetJet de seguridad y servicio.

Más allá de estas pistas, en la carta hay poca discusión en torno al asunto de la sucesión. Buffett dice que Berkshire tiene "varios candidatos sobresalientes inmediatamente disponibles para mi puesto en la presidencia ejecutiva", pero infortunadamente no menciona sus nombres ni los posiciona en la carrera.

Como siempre, Buffett no tiene prisa por dejar el puesto. Cuando se le preguntó si haría algo por hacer que las acciones de voto Clase A de Berkshire tuvieran un precio más costeable para los inversionistas individuales (su costo reciente ha sido de 130,000 dólares), propuso mejor partir su edad en dos. 

Buffett se ha preparado lentamente para dejar su puesto de director de inversión en jefe de Berkshire, aunque la carta deja claro que incluso esa transacción será gradual.

Combs ha sido considerado, quizás no lo suficiente, como uno de los posibles herederos del control del gigante portafolio de inversión de Buffett. Pero la carta indica que Combs también podría tener cierta competencia amigable en un proceso que podría tomar incluso años, asumiendo que Buffett conserve su buena salud.

Buffett dice que con el tiempo Berkshire podría contratar a otro gestor de inversión, o a más de uno, "si encontramos a los individuos adecuados". Esto es además de Combs, quien comenzará administrando entre mil y 3,000 millones de dólares en valores, concentrándose, en un principio, en acciones, aunque no se restringirá a ellas. 

Es una miseria en términos de Berkshire: sus acciones solas valían más de 61,000 millones de dólares a finales del año. La porción más grande de dichos fondos se quedará con Buffett, a quien claramente no le emociona dejar de lado las labores de inversión, ya sin mencionar las riendas de presidente ejecutivo.

"Mientras yo siga siendo presidente ejecutivo, seguiré administrando la gran mayoría de las tenencias de Berkshire, tanto en bonos como en valores", dijo Buffett en la carta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero Buffett sabe bien que todos nosotros enfrentamos la posibilidad de quedarnos sin pastura... algo que quizás representa el riesgo de la colorida comparación entre Combs y Secretariat.

"Ups...", dice Buffett, "quizás esa no sea la metáfora más inteligente de un presidente ejecutivo de 80 años de edad".

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×