Donald Trump quiere un ‘hoyo en uno’

El magnate construye en Escocia un campo de golf al que promociona como ‘el más grande del mundo’; el proyecto no está exento de polémica, pues dos propietarios de tierras se oponen a venderlas.
Campo de Golf  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Les Christie
NUEVA YORK -

Uno de los últimos proyectos de Donald Trump, el multimillonario desarrollador inmobiliario y anfitrión de reality shows, es un nuevo complejo que construye en Escocia. Lo promociona como "el campo de golf más grande del mundo". No cabe duda que la ubicación es de primera clase, emplazado en una costa donde las aguas tempestuosas golpean contra las arenas cambiantes de Aberdeenshire, en el extremo este de Escocia.

"Es un sitio perfecto, frente al Mar del Norte, con dunas de inmensas proporciones y 1,400 acres de tierra virgen, es espectacular", apunta Trump, quien dice sentir una afinidad especial por la campiña escocesa; su madre, Mary Macleod Trump, nació en la Isla de Lewis, al oeste de la costa de Escocia. Creció en un pequeño pueblo antes de mudarse a Estados Unidos en los años 30, tras conocer al padre de Trump en una visita a Nueva York.

Como muchas cosas emprendidas por él, este proyecto no ha estado exento de polémica. La mayoría de la gente local lo apoya por los empleos que ha creado, tanto por los más de 1,000 millones de libras esterlinas gastadas en construcción como por los trabajos que proporcionan los complejos lujosos de golf.

Pero al menos dos propietarios de tierras se oponen a que sus terrenos sirvan para hacerle lugar a ese lujoso futuro. Uno de ellos, pescador y cantero, de nombre Michael Forbes, ayudó a formar una organización llamada Tripping up Trump ('Tropezón para Trump').

Forbes vendió a los miembros de la organización pequeñas porciones de su tierra para que fuera más difícil, política y legamente, obligarlo a vender. "Trump perdió la batalla de la opinión pública hace mucho tiempo, y ahora ha perdido la posibilidad de arrasar con nuestras casas",  dijo Forbes al diario The Guardian.

Trump ignoró la controversia y, tras cuatro años de planeación, el terreno comenzó a trabajarse el verano pasado. Se espera que el campo de golf esté listo en 2012.

El complejo incluirá dos campos, un driving range, y un área para practicar el juego corto. También tendrá un hotel cinco estrellas de 450 habitaciones, una comunidad residencial de 950 condominios, 500 casas unifamiliares, 36 villas y hospedaje para los trabajadores.

Un elemento a favor del proyecto es que mantendrá gran parte del paisaje como espacio abierto, dejando la vegetación y la vida silvestre, mientras reestructurará el resto para propósitos del deporte. Los residentes locales no serás molestados.

"La comunidad sabe que mejorará el área y proporcionará muchos empleos. No hay un lado negativo, Sir Sean Connery apoyó el desarrollo, y avanzamos rápidamente", dijo Trump.

El campo será del tipo conocido como 'links courses' (campos abiertos), usualmente emplazados en las dunas de arena costeras, como el de St. Andrews, el campo de cinco siglos donde se dice nació ese deporte. Ese tipo de campos, al menos en Escocia, son especialmente desafiantes debido al duro clima: los fuertes vientos pueden jugar en contra, tienen pocos árboles y sí muchas trampas de arena o búnkers.

El arquitecto a cargo es el Dr. Martin Hawtree, quien ha realizado entre otros el Royal Birkdale y el Sunningdale en Inglaterra, el campo Portmarnock en Irlanda y Tarandowah Golfers Club en Canadá. Trump señaló que el diseño de Hawtree, como el de St. Andrews, incorporará muchos elementos naturales.

Pero no lo igualará: "El complejo Trump International Golf Links Scotland será destino de golfistas de todo el mundo. Será incomparable."

Ahora ve
La NASA muestra cómo ha cambiado la Tierra en los últimos 20 años
No te pierdas
×