¿Quién paga los tweets de Sheen?

El polémico actor seguirá ganando millones gracias a la innovadora Ad.ly, que paga por publicidad; la firma usa Twitter y Facebook para formar una conexión mercadológica entre las celebridades.
KIM KARDASHIAN  (Foto: CNNMoney)
Aaron Smith
NUEVA YORK -

Puede ser que la gira Violent Torpedo of Truth emprendida por el actor estadounidense Charlie Sheen no resulte un éxito, pero para las personas que han ayudado a convertir sus tweets en oro, el negocio es redondo. Cuando Charlie Sheen despotricó contra los productores de la serie televisiva Two and a half men -en lo que fuera una de las batallas más candentes del mundo del espectáculo-, los reflectores apuntaron hacia Ad.ly, una naciente empresa en Beverly Hills, California. Su negocio se ha disparado desde que el actor se unió a sus filas, indica Sean Rad, presidente y fundador de Ad.ly.

Rad inició la compañía en 2009, bajo la idea de usar Twitter y Facebook para formar una conexión mercadológica entre las celebridades, su legión de seguidores en Twitter y las compañías que pugnan por la atención de esos consumidores.

En resumen, Ad.ly paga a las celebridades para que tuiteen. "Comencé con una visión, y la visión era que las celebridades son activas en Internet, empiezan a interactuar con las plataformas en línea y producen contenido valioso, y ese contenido merece ser monetizado", explica Rad.

Rad indica que recaudó 6 millones de dólares de capital ángel de las firmas GRP Partners y Greycroft Partners, contactos que logró a través del servicio de recaudación de fondos vía Internet de la empresa Orgoo, hoy desaparecida.

El primer cliente célebre de la compañía fue Lauren Conrad, quien saltó a la fama gracias a las series reality de MTV 'Laguna Beach: The Real Orange County' y 'The Hills'. A medida que los medios sociales ganaron popularidad, Rad ha construido una cartera de clientes famosos.

Conseguir a Sheen fue un éxito para la compañía. El polémico actor se acercó a Ad.ly en marzo, buscando formas para comunicarse de manera efectiva con sus fans, a través de sus muy seguidos micromensajes en Twitter.

Sheen ya tenía un ejército de seguidores. El primer día que se adhirió a Twitter ganó un millón de seguidores, rompiendo un récord. El público está fascinado por su conducta errática durante entrevistas televisadas, en las que admite abiertamente consumir crack y vivir con dos novias.

Para el 7 de marzo, el actor fue despedido de su empleo y todo lo que decía se comentaba en los medios sociales. "Si Sheen decía ‘tiger blood' en la tele, enseguida se convertía en la tendencia en Twitter", apunta Arnie Gullov-Singh, CEO de Ad.ly.

Monetizar sus comentarios es sencillo. Como ejemplo está el caso de Internships.com, un sitio web para que graduados y estudiantes encuentren prácticas y pasantías en empresas. Cuando Sheen tuiteó que quería contratar a "un becario ganador con sangre de tigre", Internships.com ganó publicidad y Ad.ly pagó al actor una cifra de "entre cuatro y seis dígitos" a cambio.

Asociarse con celebridades es como crear un nuevo y más eficiente mecanismo de distribución, explica Gullov-Singh. "Puedes encontrar un millón de personas con un sólo amigo, a un puñado de personas con un millón de amigos. Ese último grupo es el de los famosos".

Otra forma de distribución es escribir los tweets patrocinados en nombre de los clientes. "Si esperas a que la celebridad escriba el tweet, puede tomar tiempo, se les olvida", indica Gullov-Singh. Entonces lo que se hace es escribir el tweet por él, usar un escritor fantasma para que escriba. Las celebridades autorizan el mensaje antes de que sea publicado. Así, si el cantante Snoop Dogg tuitea en su cuenta personal "Wonder if this swagger wagon can fit 22's?", quien está detrás es un escritor que usa un lenguaje determinado por Ad.ly y Toyota para promocionar la mini-van Sienna.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Desde su lanzamiento, Ad.ly ha conseguido 24,000 patrocinios para su cartera de 1,000 celebridades, encabezada por la estrella del reality Kim Kardashian, quien cuenta con más de 7 millones de seguidores en Twitter. Le sigue el rapero 50 Cent (con 4.4 millones de seguidores), la cantante Mariah Carey (4.1 millones), la socialité Paris Hilton (3.7 millones), el actor Charlie Sheen (3.5 millones) y Snoop Dogg (3 millones).

Los ejecutivos de la compañía planean continuar con esta estrategia ganadora, atrayendo a más famosos y patrocinadores.

Ahora ve
La mascota de Emmanuel Macron lo sonroja en plena reunión oficial
No te pierdas
×