Vinte sabe lo que quiere ser ‘de grande’

La constructora de vivienda espera facturar 3,500 mdp y cotizar en la Bolsa mexicana para 2015; el grupo tiene como socio al Banco Mundial y buscará duplicar su tamaño en los próximos cinco años.
Vinte  (Foto: Cortesía Vinte)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Con cerca de 10 años en el mercado de vivienda, Grupo Vinte ya factura 1,300 millones de pesos (mdp), aspira a duplicar su tamaño en los siguientes 5 años y se ve cotizando en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tan pronto como en 2015. Sergio Leal, su director general, dice que no es de los mexicanos que gustan tener el control de las compañías en su casa y delegar sus responsabilidades, sino forjar una empresa centenaria.

Vinte (la empresa número 445 de las 500 de Expansión) se creó en 2002, nació de conjugar a profesionistas con multi-especialidades: cada uno de sus cinco integrantes había trabajado de manera previa en una constructora de vivienda y ahora tienen puesta la camiseta en diferentes aéreas del grupo.

"Durante estos primeros 10 años ha sido una travesía muy interesante, este año vamos a facturar 1,300 millones de pesos, desde hace dos años estamos entre Las 500 empresas más grandes de México", comenta.

Leal es también presidente del consejo de administración del grupo integrado por cuatro empresas: Conecta (telefónica) que provee Internet al grupo; G7-Interplan, que se encarga de la innovación; Real Paraíso, que vende las viviendas, y Vinte Comercial, la constructora de comercios en los desarrollos.

En sus escasos 10 años de vida la compañía ha logrado tener como socio al Banco Mundial, quien posee el 10.6% del capital de Vinte, además de disponer de varias líneas de crédito de largo plazo con este organismo. Asimismo, cuenta en su haber con seis premios nacionales de vivienda, mientras que el año pasado Ernst & Young la seleccionó como Entrepreneur del Año en el sector vivienda. En España, recién fue distinguida con el Premio de la Cámara de la Construcción.

"Esto no es lo más importante, sino las más de 16,000 casas y hogares que hemos producido y que hemos tratado dar esa nueva filosofía de valores agregados a la gente de escasos recursos. La verdad es que tenemos un recorrido quizá corto, pero muy sólido", dice el empresario.

El grupo con presencia en Querétaro, Estado de México, Hidalgo y Quintana Roo, también busca concentrarse en las zonas turísticas de mayor impacto. Aunque no en el corto plazo, Leal considera que los siguientes mercados en los que estarán presentes son el Distrito Federal, Morelos y Puebla.

"El Distrito Federal es un mercado muy atractivo para nosotros y tenemos varios esquemas de innovación en la parte de las viviendas verdes, pero hoy en día no está en nuestra expectativa, porque si generar flujos de efectivo es complicado en la vivienda horizontal, en la vertical es más difícil. No es una limitante, seguramente lo haremos más adelante, seguramente el siguiente paso será estar en el DF, Morelos y Puebla", indica el ejecutivo.

Una historia de crecimiento

En 2009 la desarrolladora de vivienda reinvirtió al 100% el capital aportado por Banco Mundial y con ello logró aumentar en 52% sus ingresos y en 34% su flujo operativo (EBITDA por sus siglas en inglés). En 2010 reportó crecimientos de 12% y 36% en estas mismas partidas, respectivamente, aun viniendo de bases de comparación difíciles.

"Ya estamos en normas contables internacionales, que serán obligatorias a partir de 2012", dice el presidente de Vinte, quién revela que para todo 2011 esperan alcanzar incrementos de 20% en ventas y entre 25% y 30% en el EBITDA.

"Tenemos que cuidar mucho el flujo de caja, no estamos apalancados y ahorita nuestro tema es que estamos pasando la deuda de corto a largo plazo", dice el ejecutivo.

A la fecha, la firma registra un pasivo total de 700 millones de pesos (mdp), de los cuáles, 200 mdp están contratados a largo plazo (cinco años) y 500 mdp a corto plazo, incluidos los 100 mdp que colocó recientemente en certificados bursátiles en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Al igual que la mayoría de las grandes constructoras de vivienda, Vinte registra un flujo de efectivo negativo ante su estrategia de reinversión permanente de las utilidades.

"Nos vemos como un joven a los 12 años, no podemos ahorita tener un flujo de efectivo positivo porque estamos reinvirtiendo el 100% de nuestras utilidades tanto en terrenos como en infraestructura para mantener nuestro crecimiento del 20% en ventas de aquí a cinco años", explica Leal, quien asegura que cuentan con las suficientes reservas territoriales para concretar esta expansión.

El 70% de las viviendas que construye la empresa son de interés social, con un precio de 270,000 a 350,000 pesos; 20% de interés popular, de 400,000 a 600,000 pesos, y el 10% restante es del tipo residencial, con un valor por unidad de 900,000 a 1,200,000 pesos.

"Aunque vamos a crecer 20% en ingresos en 2011, nos queremos duplicar en los próximos cinco años en ventas y utilidades. Nosotros no nos fijamos en las unidades (volumen de ventas), nuestras metas son en ingresos, en pesos", dice el ejecutivo.

La Bolsa en la mira

Vinte ha trabajado en su institucionalización desde hace años, incluyendo la auditoria permanente de sus resultados. Ahora en el consejo de administración del grupo se incluye a tres miembros independientes: dos directivos de Coca-Cola Femsa y uno de Cemex (la empresa número 5 de las 500 de Expansión).

"Desde que iniciamos Vinte, el día uno, tenemos en la mira hacernos públicos (cotizar en la BMV) y es un tema de institucionalidad y de crecer nuestro concepto. Creemos que tenemos un concepto muy innovador y que esto lo tenemos que llevar a todo México y quizá a otros países", comenta Sergio Leal.

La meta de la firma es cotizar en la Bolsa local hacia el 2015 o 2016, dependiendo de las condiciones y oportunidades que presente el mercado. Como parte de esto, es auditada desde hace ocho años.

Además, desde que se constituyó ninguno de los accionistas la compañía detenta el 51% del capital. Cuenta con un esquema de participación tripartida, pues de los seis accionistas que tiene, cuatro (con un promedio de edad de 42 años) hacen el 51%. "Pensamos que en el 2015 o 2016 estemos preparando una empresa para tener el tamaño de poder entrar a la Bolsa, de ahí crecer en el horizonte al 2030 con los productos innovadores que tenemos", asevera el empresario.

La innovación ha sido uno de los diferenciadores importantes de la compañía en un sector fragmentado. Su primera casa de interés social tenía Internet y computadora, y así se ha consolidado como una desarrolladora vertical que realiza todos los procesos, desde la compra del terreno hasta la venta del Internet y la telefonía.

Tras 12 meses de pruebas pilotos, este año empezará a vender viviendas con paneles solares que permiten a los compradores ahorrar 30% en consumo de energía. "Tenemos el plan de innovación Vinte 20-20, que es de aquí al 2020 y cada año que pasa le vamos aumentando un año más de innovación, aunque está claro que no se debe de correr dentro del tren",  dice el director general de la empresa.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×