Cómo el fondo de Bono hundió a Forbes

Elevation Partners, del que el cantante irlandés es socio, marcó el declive del grupo de medios; la casa editorial estadounidense ha atravesado más trances económicos de los que se creía.
forbes ex ceo steve forbes  (Foto: AP)
Katie Benner

Como muchas casas editoriales, Forbes Media ha luchado durante la crisis financiera. Pero de acuerdo con documentos privados en poder de Fortune, la compañía ha atravesado más trances económicos de los que se creía.

Según una carta enviada a Forbes Media por el banco JPMorgan, la compañía violó una serie de acuerdos en una línea de crédito renovable adquirida en 2006. El préstamo, que formaba parte de una serie de transacciones que permitían a la familia Forbes retirar más de 100 millones de dólares (mdd) de la compañía, vence en julio del año entrante.

Desde la muerte del magnate Malcolm Forbes en 1990, sus hijos han vendido gran parte del monumental patrimonio familiar. La isla en el archipiélago Fiji fue vendida a Dietrich Mateschitz, fundador de Red Bull. Un enorme rancho en Colorado fue adquirido por el ejecutivo de fondos hedge Louis Bacon. Un palacio digno de sultanes en Tánger, un avión Boeing 727, helicópteros, la mayor colección de huevos Fabergé del mundo y pilas de arte victoriano: todo ha sido subastado. Incluso las oficinas centrales que la compañía tenía en la Quinta Avenida neoyorquina fueron vendidas a la Universidad de Nueva York.

Pero la familia Forbes no se ha desprendido del activo que los hizo ricos y famosos: Forbes Media, la empresa que actualmente es propietaria de la revista Forbes (que se autocalifica como "la herramienta capitalista" y ha sido un feroz competidor de Fortune), copropietaria de la revista American Heritage, dueña de Social Register (el directorio de la élite social) y de los sitios de Internet Forbes.com y RealClear.

No obstante, mantener ese activo les ha traído muchos dolores de cabeza. La compañía dejó de pagar un estimado de 90 mdd en crédito revolvente. Así que emprendieron un plan de emergencia para reestructurar el negocio y ganarse la confianza de sus acreedores, contratando incluso a Alvarez & Marsal (firma especializada en compañías con graves dificultades financieras o en bancarrota) para que diera el visto bueno al plan que la directiva había esbozado.

¿Cómo pudo una familia que alguna vez tuvo tanto llegar a ese límite? Todo comenzó en 2006, cuando Forbes Media vendió el 45% de su compañía a la firma de capital-riesgo Elevation Partners. El precio nunca fue revelado, pero un memo de JPMorgan en poder de Fortune dice que fueron 237.2 mdd. Forbes Media también abrió una línea de crédito revolvente, que en 2010 ascendía a 90 mdd.

La venta de 2006 representó una ganancia inesperada para la familia, que tomó para sí misma 107.4 mdd. Otros 38.9 mdd se destinaron a recompra de opciones, 101.8 mdd se usaron para pagar deuda; 41.1 mdd quedaron en efectivo en la hoja de balance y 22.7 mdd se utilizaron para gastos y comisiones, incluidas las de JPMorgan, el banco que asesoró el acuerdo.

Se suponía que Elevation aportaría experiencia a Forbes Media. Su cofundador, Roger McNamee, había sido un inversionista estrella en la firma Silver Lake Partners, y la fama del cantante Bono de U2, socio de Elevation, contribuían a su reputación.  La firma de capital privado invirtió en Forbes Media conforme a las proyecciones de 2006, demasiado optimistas como se pudo comprobar después en 2008. Cuando entró al accionariado de Forbes, Elevation creía que el valor de la acción subiría considerablemente, pero le preocupaba la perspectiva de no poder deshacer el acuerdo. De allí que el contrato de Elevation incluya una provisión que le da el derecho de obligar a Forbes a recomprar el 45% de la participación según el valor justo del mercado entre el 4 de agosto de 2011 y el 3 de agosto de 2016.

Elevation también consiguió que Forbes Media le diera una cláusula de escape hasta ahora desconocida: luego de que expire la opción de venta, el fondo tiene un periodo de 90 días durante el cual puede vender su participación a Forbes Media a su precio original.

McNamee renunció a la junta directiva de Forbes Media en 2009, y fue sustituido por otro socio de Elevation, Bret Pearlman, conocido por sus agresivas reducciones de costos. Algo que se reflejó en las finanzas de la compañía en 2010. En 2009, Forbes Media registró una pérdida operativa de 19.7 mdd. Para 2010, la compañía reportó ingresos operativos de 2.7 mdd. Esa mejoría de 22 mdd en las ganancias se debió a un aumento en los ingresos de cerca de 9 mdd y a una reducción en los costos de casi 13 mdd.

La primera gráfica muestra los ingresos reales (negro) y proyectadas (amarillo) de Forbes Media, mientras la segunda usa los mismos parámetros de medición, pero para las ganancias antes de impuesto.

 grafica-1019.jpg

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Forbes Media dice que su renovada rentabilidad significa que ha salido del atolladero, gracias al plan de negocio que elaboró junto con Alvarez & Marsal en 2010. Además, la compañía confía en que será capaz de refinanciar su línea de crédito cuando ésta venza, el 6 de julio de 2012. La firma declaró en un comunicado: "No depende de los bancos si refinanciamos o no. Depende de Forbes. Tenemos numerosas opciones de financiamiento según avanzamos".

Eso es cierto, en teoría, pero no debe olvidarse que el acuerdo con Elevation, que desencadenó esta serie de eventos, ha sido un fracaso. Cargó a Forbes Media con una deuda que ha batallado en saldar, tanto que la compañía tuvo que ser ‘destripada.' A cinco años de ese acuerdo, la capacidad de generar beneficios de Forbes Media se ha debilitado dramáticamente, y Elevation no se acerca en absoluto al retorno de inversión que había predicho. La familia Forbes pudo embolsarse buena parte del dinero de esa venta, y justo a tiempo, porque ya no le quedan muchas propiedades por vender. El año pasado, el yate familiar, The Highlander, dejó de surcar las aguas y su tripulación fue despedida.

Ahora ve
Una camioneta atropella a varios peatones en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×