Starbucks declara la guerra al Congreso

El CEO de la firma, Howard Schultz, ha emprendido una lucha contra la parálisis legislativa en EU; suspendió sus donaciones a partidos políticos y pide a la ciudadanía sumarse a este ‘castigo’.
howard schultz  (Foto: CNN)
Charles Riley
NUEVA YORK -

El CEO de Starbucks, Howard Schultz, está harto de Washington. Y piensa hacer algo al respecto. Impulsado por lo que describe como "un fracaso de liderazgo por parte de los legisladores estadounidenses", Schultz ha iniciado una peculiar lucha contra una cultura política que ha "elegido anteponer la ortodoxia partidista e ideológica al bienestar de la población".

¿Qué significa eso? No hacer más donaciones políticas para nadie.

Para conseguirlo, Schultz está reclutando a otros directivos para que se unan a su iniciativa. "Estoy pidiendo que todos nosotros renunciemos a las contribuciones políticas hasta que el Congreso y el Presidente vuelvan a Washington y entreguen a los estadounidenses un plan de deuda y déficit fiscalmente disciplinado y de largo plazo", escribió Schultz en una carta que distribuyó entre los miembros de la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq.

El objetivo es herir a los legisladores justo donde más duele: el bolsillo.

"Parece que lo único que les interesa es la reelección. Y esa reelección, su esencia, consiste en la obtención de fondos", dijo Schultz a CNNMoney el martes pasado.

El directivo de la cadena de cafeterías indicó que la gota que colmó el vaso fue el contencioso debate para aumentar el techo de la deuda, y el fracaso para alcanzar una solución de largo plazo para disminuir el déficit.

"Los legisladores han exacerbado los temores sobre nuestras perspectivas económicas sin hacer nada para atajar esos miedos", escribió el CEO en la carta dirigida a sus homólogos.

Las donaciones políticas hechas por el propio Schutlz, según los registros del organismo independiente Center for Responsive Politics, se inclinan fuertemente hacia el lado demócrata. De un total de 183,650 dólares donados, solamente 1,000 fueron para candidatos republicanos.

El directivo cree que los políticos aún pueden corregir su actuación si colaboran y suscriben un acuerdo de compromiso que ayude a disipar la incertidumbre que afecta a la economía. "Significa alcanzar un acuerdo sobre la deuda, los ingresos y el gasto antes de que se venza el plazo este otoño. Significa considerar todas las opciones, desde reformar los programas sociales hasta los impuestos".

Sus cartas, así como una entrevista concedida al diario The New York Times sobre el tema, ya han dejado sentir sus efectos.

El CEO de Starbucks dijo que, en las 30 horas siguientes al envío de sus cartas, miles de estadounidenses han respondido a su llamado, tanto directivos como ciudadanos de a pie. Hasta ahora, ningún legislador lo ha contactado.

"Sospecho que en los próximos días, la gente que suscribirá conmigo el compromiso (de no hacer más donaciones) serán directivos tanto republicanos como demócratas que ya están hartos", dijo a CNNMoney.

Por otro lado, el dinero gastado para influir en las elecciones ha crecido a un ritmo constante. Durante las elecciones de 2008, más de 2,500 millones de dólares fueron gastados por candidatos, partidos políticos y grupos de interés, según datos compilados por el Center for Responsive Politics.

En 2010 (un año en que no hubo elecciones presidenciales), esa cifra ascendió a 3,600 mdd. Las elecciones de 2012, claro está, tienen el potencial de romper todos los récords. 

Ignoramos qué impacto tendrá la petición de Schultz. Pero un número relativamente pequeño de estadounidenses ejerce una importante influencia cuando se trata de donaciones políticas. Sólo 0.04% de los estadounidenses donó más de 200 dólares a candidatos, partidos políticos y comités de acción política, y esas donaciones representan el 64.8% de todas las contribuciones.

 

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×