La deuda de empresas ‘libra’ mal entorno

En agosto de 2011 las empresas han aumentado en 19% sus emisiones de deuda bursátil de largo plazo; el costo promedio de la deuda de las compañías triple “A” se ha incrementado de 5 a 10 puntos base.
bolsa mexicana, bmv, mercado,  (Foto: Geraldine Valladolid)
Jesús Ugarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Pese al entorno de crisis financiera por la que atraviesan varios países de Europa, los riesgos de otra recesión en la economía mundial, así como el reciente recorte en la calificación de Estados Unidos y en las expectativas de crecimiento de la economía, el mercado de deuda corporativa en México se ha mantenido muy defensivo.

Con base en datos de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y de Banorte-Ixe Casa de Bolsa, en lo que va agosto de 2011 las emisiones de certificados bursátiles (cebures) de largo plazo de las empresas han sumado un importe de 6,820 millones de pesos (mdp), 19% más que lo registrado en el mismo lapso del año pasado.

"En general el mercado ha estado muy defensivo, quizá algunas colocaciones se han pospuesto una semana más y han aumentado un poco los spreads (diferencial entre el rendimiento que paga el instrumento y la tasa de referencia de éste) pero como tal el ritmo de colocación sigue bastante amplio, es más, han salido nuevos programas", dijo Miguel Ángel Aguayo, subdirector de Análisis de Deuda Corporativa de Banorte-Ixe Casa de Bolsa.

Destacó las emisiones a realizarse en los siguientes días como las de Mexichem que preside Antonio del Valle y de Santander, así como varios programas abiertos para colocar deuda. De hecho, la primera prepagó recientemente pasivos por 2,500 mdp y hará una colocación de cebures por mismo monto, aunque la tasa a que colocará le dejará ahorros de aproximadamente 100 mdp.

Sin embargo, la aversión al riesgo ha aumentado y llevado a que en promedio la tasa a la que colocan las compañías sea de 5 a 10 puntos base más alta que la observada en agosto del 2010. "Está aumentando la tasa a la que colocan las empresas, dificultando un poco las emisiones pero no estamos en un ‘apocalipsis' como el de 2008", dijo Aguayo.

Cabe recordar que en 2008 el mercado de deuda enfrentó una severa crisis, que obligó la intervención de la banca de desarrollo (Nafin-Bancomext). Esta tuvo que fungir como garante del 50% del importe de la deuda que se colocaba (incluido el papel comercial) y que en muchos casos era para refinanciar pasivos que vencían.

Entre los corporativos que se vieron beneficiados en su momento de este programa estuvieron Cemex (la empresa número 5 de Las 500 de Expansión) y Organización Soriana.

"Yo he platicado con Afores y algunos manejadores de fondos aquí en México y coinciden en que los recursos están ahí. Aun y cuando se les han ampliado las opciones de donde invertir (considerando renta variable dentro y fuera de México) dicen que van seguir invirtiendo donde lo han hecho antes, estamos hablando de los papeles de Televisa, Comisión Federal de Electricidad y Telmex, entre otras", comentó Eduardo Uribe, director de Calificaciones de Deuda de Empresas y Gubernamental de Standard & Poor´s (S&P).

Seguirán estables tasas en empresas ‘triple A'

En la medida en que estas compañías con grado de inversión sigan emitiendo deuda en el mercado doméstico, muy probablemente las Afores e inversionistas institucionales van a seguir comprando su papel. Uribe consideró que este tipo de emisores, que ya conoce el inversionista mexicano, seguirán colocando a tasas atractivas o con premio (alrededor de TIIE) porque hay poca oferta de este tipo de papeles.

"Quizá se vaya a presentar volatilidad, no sé, de 10 a 50 puntos base para abajo porque hay poca oferta de este tipo de papel en países como México, Colombia o Chile, entonces, es primer tipo de papel que compra el inversionista institucional el de empresas triple A", añadió Uribe.

En cambio para las compañías con grado especulativo, que tienen menos acceso al mercado, donde probablemente el inversionista americano que había adquirido varias emisiones de bonos Yankees de empresas mexicanas, quizá se retraiga un poco o imponga un precio mayor.

Cemex, recordó, hizo en abril una emisión pagando una tasa de Libor más 500 puntos base. Esto habla de una empresa en categoría "B" con estrés financiero y es lo que paga una compañía en Estados Unidos con este tipo de riesgo.

Para 2012 no se tiene un monto importante de vencimientos de pasivos de corporativos mexicanos. Se trata de alrededor de 5,000 millones de dólares (mdd) entre certificados bursátiles y de bonos yankees (pesos y dólares); 4,500 mdd más para 2013, se dispara a 9,000 mdd en 2014 y en 2015 serán alrededor de 8,000 mdd.

El directivo de Standard & Poor´s consideró que alrededor del 50% de estos pasivos corresponde a empresas con grado de inversión (Pemex y América Móvil) y en la parte internacional a Grupo México, Southern Peru Cooper y Telmex.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"En 2014 se tienen principalmente (vencimientos) de algunos certificados bursátiles y bonos de empresas más chicas, tipo Posadas, Nemak y Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE). Ahí podría haber algún problema de refinanciamiento si es que el mercado se deteriora y si el sector bancario no estuviera dispuesto a prestar", consideró.

Aunque a diferencia de 2008 las empresas en general están en mejor posición con respecto a los vencimientos y han eficientado más sus operaciones, el ejecutivo dejó en claro que un entorno recesivo les afectará en sus ventas y márgenes. Con base en datos de la BMV y de Banorte-Ixe, al 22 de agosto de 2011 las emisiones de certificados bursátiles de largo plazo rondaban los 80,289 mdp, 28% menos que en el mismo lapso de 2010. Esta disminución obedeció a que el año pasado Pemex estuvo muy activo en la colocación de papel, cosa que no ha ocurrido en el presente.

Ahora ve
¿Qué va a hacer el papa Francisco con su Lamborghini Huracan RWD?
No te pierdas
×