EU quiere evitar un monopolio de AT&T

El Gobierno ve que la adquisición de T-Mobile USA perjudicará al usuario con tarifas más altas; si el acuerdo se rompe, la mayor telefónica de EU pagará 6,000 mdd a la filial de Deutche Telekom.
at&T t mobile acuerdo monopolio  (Foto: CNN)
NUEVA YORK (CNN) -

El Gobierno de Obama decidió revisar la apuesta de 39,000 millones de dólares hecha por AT&T para adquirir T-Mobile USA.

La segunda compañía de telefonía móvil de Estados Unidos apostó a que podría convencer a los reguladores de que los consumidores se verán beneficiados si logra comprar a T-Mobile, la cuarta compañía del rubro en el país.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos siente que la empresa tiene una mano débil y presentó una demanda para bloquear el acuerdo.

Con una industria cercana a un duopolio, la lectura del Gobierno parece la correcta. AT&T no ha renunciado a su jugada, pero está al borde de una dura derrota.

Los beneficios del acuerdo nunca se cuestionaron. Primero, AT&T estima que el valor de la sinergia por comprar a T-Mobile es mayor que el precio de adquisición. Además, la combinación la ayudaría a usar con mayor eficiencia las ondas de radio, un paso importante dada la creciente demanda de espectro y su limitada existencia.

Sin embargo, nunca quedó claro que el ahorro se traspasaría a los clientes, ni con qué rapidez AT&T construiría su infraestructura inalámbrica.

Los reguladores antimonopolio en el Departamento de Justicia de Estados Unidos han decidido que el fin de T-Mobile aumentaría el riesgo de que AT&T simplemente actúe como un monopolio inactivo que capte renta, mantenga cuentas altas y extienda lentamente su infraestructura.

Ellos tienen buenas razones para sospechar. T-Mobile ha realizado una competencia feroz relativa a los precios en todo el país, y su presencia alentó a las grandes compañías a lanzar nuevos servicios.

Si AT&T adquiere a la división estadounidense de la alemana Deutsche Telekom, podría eliminar un importante control de la industria.

Es verdad, las redes más pequeñas como Leap Wireless y MetroPCS son fuertes en áreas como servicios prepagos de telefonía móvil. Pero su capacidad para competir es limitada.

La industria de telecomunicaciones ofrece economías de escala particularmente fuertes, lo que significa que los participantes ricos y grandes tienden a volverse más ricos y más grandes.

Si se aprueba el acuerdo de AT&T, las dos compañías más grandes controlarían cerca de tres cuartos de los ingresos en la industria de la telefonía móvil, y según Sanford Bernstein, más del 90% del flujo libre de efectivo.

AT&T está apostándolo todo, preparándose para enfrentar a los reguladores en la corte. Tiene en juego 6,000 millones de dólares en efectivo y bienes prometidos a T-Mobile si el acuerdo no es aprobado.

Pero como el mercado ya es un duopolio funcional, eso significa que probablemente lo menos que AT&T necesitará hacer será deshacerse de grandes partes de su negocio.

Otras soluciones, como las promeses de trasladar los ahorros a los consumidores, parecen menos útiles ahora dados los argumentos del Departamento de Justicia. A menos que AT&T tenga un inesperado as bajo la manga, parece que ha realizado una mala jugada con sus fichas.

Ahora ve
Maduro afirma que “el objetivo de EU es ocupar militarmente Venezuela”
No te pierdas
×