Windows 8 ‘brilla’ para inversionistas

El próximo sistema operativo de la firma podría ser clave para impulsarla ante el éxito de Apple; su presentación ganó buenas críticas y podría conducir eventualmente a un alza en sus acciones.
steve ballmer microsoft  (Foto: Cortesía Microsoft)
Kevin Kelleher

El obituario de Microsoft ha sido escrito un montón de veces. No había lugar para el 'mamut del software' en un mundo tecnológico diseñado -y dominado- por Apple. El presidente ejecutivo, Steve Ballmer, fue incapaz de dirigir la empresa a una posición de crecimiento, dejando a Microsoft vendiendo software para PC en un mundo post-PC. Tan frecuentemente ha sido desdeñado Microsoft como irrelevante, que los inversionistas han dejado de creer en la acción, la cual ha pasado la mayor parte de los últimos 10 años en un estrecho rango entre 25 y 30 dólares por acción. El lunes pasado, las acciones cerraron en alrededor de 27 dólares, que es como se comercializaban en esta época del año en 2008, en 2006, en 2004, y en 2001... y se entiende la idea.

Sin embargo, en los últimos cinco días, las acciones de Microsoft han subido un 5% tras la presentación a los desarrolladores de su último software operativo, Windows 8. Diseñado como un nuevo comienzo para Windows, trata de ser un puente entre los dispositivos móviles, las tablets y las PC tradicionales. Esa modesta alza es una señal de que los inversionistas que durante tanto tiempo han desdeñado las acciones de la firma de Redmond podrían estar haciéndolo bajo su propio riesgo.

En las primeras reseñas, Windows 8 recibió quizá la mayor alabanza otorgada a una versión de su sistema operativo, y abrió la posibilidad de que Microsoft realmente pueda ser relevante en el llamado' mundo post-PC'. Jean-Louis Gassée, un ex ejecutivo de Apple, escribió que la interfaz de usuario táctil 'Metro' añadida a Windows 8 "es un paso en el camino hacia Windows Everywhere que conduce a una interfaz de usuario simple y elegante para todos los dispositivos que funcionan con Microsoft, ya sean PC, smartphones, o tablets". TechCrunch lo llamó "bastante fresco y muy intuitivo". Incluso John Gruber, un influyente bloguero de Apple, reconoció que "absolutamente podría fallar como un competidor de la iPad, pero aún así ser un éxito como sistema operativo".

Bueno, gran parte de ello puede sonar muy difícil de creer, pero consideremos que sólo un año y medio después de que Apple lanzó la iPad, Microsoft ha construido desde cero un sistema operativo que está ganando comparaciones con iOS. Como Steve Jobs señaló en una entrevista en 1996 revelada por Philip Elmer-DeWitt, le tomó a Microsoft 10 años ponerse al día con el sistema operativo que Apple creó en la década de 1980.

Microsoft nunca llegará a ser la fuerza impulsora de la innovación que Apple es en la actualidad. Pero puede destacar una vez más en lo que era bueno, al menos en sus días de gloria: copiar las innovaciones y venderlas a gran escala a una amplia base de clientes. Eso es lo que Microsoft ha estado presionando para hacer con Windows Phone 7. Aparte de ser una innovadora interfaz de usuario propia, el sistema operativo móvil no representa en sí una gran innovación. Pero agrega el acceso a los clientes globales de Nokia y, de pronto, algunos analistas esperan que Windows Phone 7 logre una cuota de mercado del 21% en 2015, superando la participación del 15% de Apple.

Probablemente Windows 8 no rompa estándares innovadores, pero podría mantener a Microsoft en la carrera, a medida que las tablets compiten con las netbooks en un mundo tecnológico que se mueve más hacia la 'nube'. La mayoría de los analistas de valores que siguen a Microsoft quedaron impresionados, y unos pocos predijeron que Microsoft subirá tan alto como 34 o 35 dólares por acción. En otras palabras, Windows 8 y Windows Phone 7 podrían impulsar a Microsoft 30% arriba.

Los inversionistas no estaban tan cautivados. Microsoft realizó su conferencia de desarrolladores para que coincidiera con una reunión anual de analistas e inversionistas. Allí, los inversionistas parecían más interesados en obtener un pedazo más grande del valor en efectivo de 53,000 millones de dólares de Microsoft a ser pagado en dividendos. Esas demandas se hacen generalmente a empresas de las que se espera poco o ningún crecimiento. Los ingresos de Microsoft están creciendo alrededor del 6% por año, comparado con una tasa de crecimiento de 50% para Apple. Es la misma vieja historia: Microsoft no es Apple, por lo que debe pagar un dividendo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En el corto plazo, un dividendo más 'gordo' puede ser la única cosa que haga a los inversionistas felices, pero Ballmer -quien sigue encarando los llamados a que sea reemplazado como presidente ejecutivo- está empezando a hacer un trabajo decente al sentar las bases para el crecimiento a largo plazo de Microsoft; crecimiento que podría volver a los dos dígitos.

Windows 8 tiene un largo camino por recorrer antes de que pueda empezar a aportar a los ingresos de Microsoft. Es poco probable que sea lanzado antes del final del año fiscal de la empresa, que termina en junio de 2012. Las ventas podrían decepcionar si Microsoft no puede resolver algunos potenciales tropiezos o si los usuarios se sienten incómodos con la nueva interfaz. Sin embargo, Windows 8, como Windows Phone 7 antes que él, ofrece a Microsoft algo que la empresa no ha tenido en mucho tiempo: un producto básico que podría mantener a la empresa en el juego durante años. Si Microsoft tiene éxito en hacer que eso suceda, los inversionistas podrían lamentar en un futuro dejar escapar esta oportunidad de conseguir acciones por un precio barato.

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×