Un pequeño homenaje para Steve Jobs

Si el ex líder de Apple no hubiera sido talentoso su prepotencia lo habría llevado a la ruina; estaba convencido de que el diseño debía ser una parte central de sus productos, según Steve Levy.
Steve Jobs  (Foto: AP)

Unas perlas entre la avalancha de homenajes póstumos.

Si sólo tienes tiempo para leer un artículo sobre la vida y la muerte de Steve Jobs, lee el homenaje que le escribió Steve Levy en el sitio web Wired.com.

Levy, quien ha dedicado gran parte de su larga carrera a cubrir Apple para las publicaciones MacWorld y Newsweek, ha extraído de sus anotaciones hechas a lo largo de tres décadas una colección de citas, anécdotas y reflexiones sobre el ejecutivo de Apple. Escribe:

Si Jobs no hubiera sido tan talentoso, si no hubiera sido tan visionario, tan astuto en percibir, al producir productos grandiosos, en qué habían fracasado otros y qué era preciso superar, su agresividad y su prepotencia lo hubieran convertido en un personaje de burla.

Pero Steve Jobs era así de talentoso, visionario y decidido. Combinaba una comprensión innata de la tecnología con un sentido casi sobrenatural de lo que querían los consumidores. Su convicción de que el diseño debía ser una parte central de sus productos no sólo le trajo éxito en el mercado, sino también elevó a otro nivel el diseño en general, no únicamente en la electrónica de consumo, en todo lo que aspira a ser de alta gama.

Otras gemas rescatables del cajón de los recuerdos:

John Markoff en el New York Times: "No llevo los pantalones adecuados para dirigir esta compañía". Lo dijo Jobs a un pequeño grupo de empleados de Apple antes de dejar la compañía en 1985.

Walt Mossberg de AllThingsD: Al describir las presentaciones privadas que le daba Jobs  de los nuevos productos. "Nos reuníamos en un enorme salón ejecutivo, con pocos de sus asistentes presentes, y él insistía -incluso estando en privado- en cubrir los nuevos gadgets con tela y luego los descubría como el mago que era, con un brillo en sus ojos y una pasión en su voz."

Brian Lam, ex editor de Gizmodo: Narró así la llamada que recibió de los cuarteles centrales de Apple luego de que su sitio web publicara fotos de un prototipo del iPhone 4:

"Hola, habla Steve. Realmente quiero que me devuelvan mi teléfono".

No estaba exigiendo, estaba pidiendo. Y se mostró encantador y divertido. Yo estaba a medio vestir, porque acababa de surfear, me las arreglé para no perder la compostura cuando escuché su voz.

"Me alegra que te hayas divertido con nuestro teléfono, y no estoy molesto con ustedes, estoy molesto con el tipo que lo perdió. Pero necesitamos que nos devuelvan el teléfono porque no podemos permitir que caiga en las manos equivocadas".

Y pensé, quizás ya esté en manos equivocadas.

Jobs prosiguió: "Hay dos formas de hacer esto. Puedo enviar a alguien para que recoja el teléfono..."

Le dije: "No lo tengo"

"Pero sabes quién lo tiene... o podemos enviar a alguien con documentos judiciales, y no querrás eso".

Nos estaba ofreciendo una salida fácil.

Le dije que tenía que hablar con mis colegas, Antes de colgar, me preguntó, "¿Qué te pareció?".

"Es hermoso," le respondí.

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Diversas ciudades mexicanas festejaron el campeonato número 12 de Chivas
No te pierdas
×