La Regla Volcker sólo genera dudas

La norma diseñada para evitar las actividades riesgosas en el sector financiero aún no se aprueba; Citi, BofA, Morgan Stanley, Goldman y JPMorgan serán los más afectados por la regulación.
wall street regulacion banca derivados  (Foto: CNN)

La regla Volcker, diseñada para limitar las arriesgadas actividades que pusieron en peligro al sistema financiero mundial en 2008, sigue sumida en un estado de vaguedad, por decir lo menos.

Un borrador preliminar de la regla Volcker (bautizada así por el anterior presiente de la Reserva Federal, Paul Volcker) fue filtrado la semana pasada en el sitio web American Bankers. Y la forma en que el Congreso y las autoridades reguladoras definen esas actividades de alto riesgo sigue siendo tan confusa como la primera vez que la ley fue presentada.

"Quede como quede la ley definitiva, nos preocupa que afecte la liquidez de los mercados. Y la verdad es que hasta ahora, todavía no lo sabemos", dijo Rob Toomey, asesor jurídico asociado de Securities Industry and Financial Markets Association, grupo que representa a varias firmas de corretaje.

Las cinco principales instituciones financieras estadounidenses afectadas por la regla Volcker (Citigroup, Bank of America, Morgan Stanley, Goldman Sachs y JPMorgan Chase) ya han acatado el primer mandato de la legislación al cerrar sus departamentos de operaciones bursátiles por cuenta propia (proprietary trading), aquellas que especulan con los propios fondos del banco.

Este tipo de actividades proporcionaron una fuente de ingreso relativamente constante durante los buenos tiempos, pero generaron enormes pérdidas para los bancos durante la crisis financiera. Por ejemplo: los seis mayores bancos de Estados Unidos generaron en conjunto ingresos por 15,600 millones de dólares (mdd) gracias a dichas actividades de inversión por cuenta propia entre junio de 2006 y diciembre de 2010. Pero durante el pináculo de la crisis financiera, esos mismos bancos registraron pérdidas por 15,800 mdd en el transcurso de cinco trimestres, de acuerdo con un reporte presentado en julio de este año por la Contraloría General de Estados Unidos.

"No hay dos personas en un mismo cuarto que coincidan en qué es y cómo se define el propietary trading o la inversión por cuenta propia. Los reguladores intentan darle significado y certeza a una serie de requerimientos que son vagos y generales, y esa es la razón por la que vemos una propuesta como la que ahora tenemos", explica Kevin Petrasic, abogado del despacho de prácticas bancarias Paul Hastings.

Basándose en el borrador publicado, analistas y ejecutivos dicen que la parte más onerosa de la regla Volcker será el mandato para registrar la forma en que cada transacción beneficie en última instancia a un cliente. Esa exigencia consumirá mucho tiempo y dinero.

"Muchas instituciones batallarán para implementar ese programa de cumplimiento y demostrar que no están involucrados en operaciones por cuenta propia. Te juegas mucho si por alguna razón cometes un error", advierte Petrasic.

El borrador, por lo demás, no responde a las siguientes preguntas: ¿qué tipo de cobertura de riesgo estará permitida y qué tipo de inventario puede construir un banco en nombre de sus clientes?

Por ejemplo, si un banco prevé que un valor se negociará significativamente, ¿puede construir un inventario anticipadamente al comprar esos valores? Otra pregunta sin respuesta: ¿puede un banco tomar posiciones cortas sobre acciones para cubrir a sus clientes actuales si la Reserva Federal eleva las tasas de interés?

La buena noticia para los bancos es que aún hay tiempo para afinar los detalles. "Los reguladores realmente quieren orientación sobre cómo afectará esta legislación a los bancos", indica Petrasic. Las entidades financieras y otras partes involucradas tendrán 60 días para hacer observaciones y comentarios una vez que la ley sea entregada al Congreso.

La regla Volcker también busca limitar la inversión de los bancos en los fondos de capital de riesgo. El borrador establece que un banco no puede asignar más del 3% del total de sus activos a un fondo de capital privado o aportar más del 3% del capital de un fondo de inversión privado.

Esta medida afectará principalmente a Goldman Sachs, ya que las inversiones en capital riesgo representan una gran parte de sus ingresos totales, de acuerdo con Jeff Harte, analista bancario en la firma Sandler O'Neill.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se espera que los bancos tengan cinco años para reducir su participación en estas inversiones. Las firmas de capital riesgo, por lo general, hacen inversiones en plazos de cinco a siete años, así que Goldman podría reducirlas progresivamente en lugar de venderlas directamente.

Harte estima que, con el tiempo, abandonar las inversiones en capital riesgo no afectará las ganancias de Goldman, pues el banco podría usar el efectivo generado al deshacerse de algunas de estas inversiones para reinvertir en otras áreas o recomprar acciones.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×