Las escisiones corporativas, en auge

Luego de que la crisis del 2008 diera pie a las sinergias empresariales, el panorama se revierte; la separación de las compañías en varias divisiones crea más valor en el mercado y más empleos.
mcgraw hill  (Foto: Cortesía Fortune)

Hace no mucho tiempo, la palabra corporativa de moda era ‘sinergia'. Combina un negocio con otro, elimina las redundancias, y observa cómo se acumulan las ganancias. No todas las fusiones serían exitosas, por supuesto, pero dos cabezas por lo general serían mejor que una, sobre todo en las empresas donde los ingresos y la innovación se habían estancado. En 2011, sin embargo, un número creciente de grandes empresas están desafiando el evangelio de la sinergia al derivar piezas de sus negocios en entidades independientes. A principios de esta semana, Abbott Laboratories anunció sus planes para dividirse en dos empresas separadas el próximo año. Veinte compañías que cotizan en el New York Stock Exhange (NYSE) o en el Nasdaq han anunciado escisiones hasta principios de octubre, incluyendo firmas renombradas como Kraft, ConocoPhillips, Expedia, McGraw-Hill y Sara Lee. Eso se compara con sólo 13 escisiones en todo 2010, y 12 en todo 2009, según datos de la firma de análisis CapitalIQ.

Hay dos explicaciones básicas para el auge reciente de las escisiones: una formal y una cínica. De cualquier manera, los resultados son buenos para la economía de Estados Unidos.

La explicación formal es que las divisiones reflejan una desaceleración más amplia en la actividad de fusiones y adquisiciones en Estados Unidos, que ha caído alrededor del 25% respecto al año pasado.

"Incluso las ofertas que sí se realizan están tomando mucho más tiempo", explica Joe Gromacki, un abogado de fusiones y adquisiciones en Jenner & Block. "Las escisiones pueden ser preferibles a las subastas o a otros procesos de venta, ya que son conducidas internamente, sin una contraparte que pueda ser susceptible a la volatilidad del mercado público".

Por supuesto, la explicación más cínica tiene que ver con impulsar la cotización de las acciones. Tomemos el caso de McGraw-Hill, que anunció sus planes para escindir su negocio de educación el pasado septiembre. Las acciones de la compañía cerraron con un alza del 4% el día del anuncio, y terminaron la semana con un alza de casi 17%. No estoy sugiriendo que este tipo de decisiones masivas estén impulsadas principalmente por la intención de exprimir las acciones en el corto plazo, pero tampoco soy tan ingenuo como para ignorar su papel en el cálculo final.

Escindir o no escindir no es una pregunta fácil de responder, especialmente en una economía inestable. Pregúntale a un banquero y probablemente te aconsejará dividir la empresa. En el caso de Kraft, los banqueros han cosechado ganancias inesperadas en los últimos años, a medida que el conglomerado se ha escindido y luego ha adquirido un negocio tras otro. HP, que anunció sus planes de escindir su negocio de PCs este verano, ahora está supuestamente reconsiderando la medida tras sustituir a su presidente ejecutivo.

Las escisiones son muy diferentes a las ventas tradicionales de unidades de negocio no esenciales o de bajo rendimiento. Esos acuerdos son efectivamente un lavado, ya que la pérdida de una empresa representa la ganancia de otra compañía. En una escisión, una organización completamente nueva es creada.

Hay varias razones por las que el auge de las separaciones es una bendición para la lenta economía. En primer lugar, muchas de estas empresas tienen un buen nivel de efectivo, lo que ha llevado a los accionistas a cuestionar el retorno sobre ese valor. Las escisiones ayudan a lograr ese fin, particularmente porque distribuir la acción de una subsidiaria u otro negocio propiedad de la firma usualmente está libre de impuestos. Por otra parte, la nueva compañía a menudo está infravalorada en el momento de la división, porque no está en manos de lo que Gromacki llama sus "dueños naturales". Esto significa que los accionistas obtienen acciones adicionales que pueden vender más tarde a un precio mayor.

Hay otro punto a favor: las organizaciones más pequeñas tienden a ser más ágiles y más innovadoras. Si queremos mejores productos, debemos optar por más escisiones.

Finalmente, las redundancias de empleos creadas por las fusiones se convierten en vacantes de empleo al separar las empresas -en el área administrativa del negocio, entre los mandos medios, en el departamento de ventas y demás-. Después de que la firma de servicios financieros Synovus escindió su unidad de procesamiento de tarjetas de crédito Total Systems Services en el 2007, la nómina de las dos empresas combinadas se incrementó en más del 9% al año siguiente.

La preferencia, por supuesto, es que las compañías existentes amplíen su nómina o que las nuevas creen puestos de trabajo de la nada. Pero en este momento particular, cualquier pequeño paso en la creación de empleos debe ser bienvenido.

Así que, sigan adelante, empresas estadounidenses. Y multiplíquense.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×