Estados Unidos niega abusar de AIG

El departamento del Tesoro asegura que la intervención a la aseguradora fue para evitar su colapso; Maurice Greenberg, ex directivo de AIG, exige al Gobierno 25,000 mdd por supuesta discriminación.
maurice greenberg  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Aaron Smith
NUEVA YORK -

El lunes pasado, el ex director ejecutivo de American International Group demandó al Gobierno estadounidense por 25,000 millones de dólares (mdd), argumentando que las autoridades debieron haber rescatado a AIG en lugar de tomar el control de la aseguradora. 

Maurice "Hank" Greenberg y su compañía Starr International acusaron a las autoridades de haber discriminado contra AIG. "El Gobierno no está facultado para pisotear los derechos y la propiedad de los accionistas aún en medio de una emergencia financiera", se alega en la demanda, que fue presentada ante la Corte de Reclamaciones Federales en Washington, D.C. 

Greenberg y su compañía Starr también interpusieron una denuncia contra el Banco de la Reserva Federal de Nueva York en la corte distrital de Manhattan. 

Un alto mando del Departamento del Tesoro rechazó las acusaciones. "Es importante recordar que el Gobierno ofreció asistencia a AIG, y evitó su colapso, para evitar una crisis en todo el sistema financiero global", declaró en un comunicado Tim Massad, secretario adjunto de Estabilidad Financiera de la dependencia.

La Fed de Nueva York emitió una declaración, diciendo que las acusaciones "carecen de fundamento". "La junta de directores de AIG tuvo una alternativa al préstamo de la Reserva Federal, y esa opción era la bancarrota", comunicó la Fed de Nueva York. 

Por su parte, la compañía Starr, con sede en Suiza, afirma que era la mayor accionista de AIG en el momento en que el Gobierno asumió el control de la firma en septiembre de 2008, en el clímax de la crisis financiera que siguió tras el colapso de Lehman Brothers. 

Starr acusa al Gobierno de hacerse de una participación del 80% de la aseguradora y de usarla como un vehículo para proporcionar "rescates irregulares" a otras compañías. Esto después de que el Gobierno le negara a AIG préstamos y otras formas de ayuda que sí entregaba a otras firmas. 

"En lugar de concederle a AIG el mismo acceso a la inyección de liquidez que otorgaba a otras numerosas instituciones, incluidas varias extranjeras, el Gobierno prefirió usar las dificultades que AIG enfrentaba para intervenir a la compañía sin una compensación justa", argumenta la demanda. 

Greenberg asumió la dirección de AIG en 1968, una posición que mantuvo hasta su jubilación en 2005. Bajo su mando, la compañía creció hasta tener 97,000 empleados y reportar más de 40,000 millones de dólares en ventas anuales. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, AIG también se implicó en titulizaciones hipotecarias y obligaciones de deuda garantizadas, mercados riesgosos cuya toxicidad aumentó cuando estalló la burbuja inmobiliaria. 

En 2008, AIG comenzó a naufragar cuando le faltó liquidez para cubrir la creciente demanda de colateral; sin embargo, otras compañías estaban en el mismo barco. La denuncia interpuesta por la firma Starr señala que el Gobierno estadounidense les confirió a esas otras empresas préstamos por 110,000 millones de dólares, discriminando a AIG.

Ahora ve
La primera tormenta invernal de la temporada cubre de nieve el norte de México
No te pierdas
×