Farmacéuticas, limitadas por Wall Street

Pfizer y Merck invertirán menos en investigación y desarrollo, aunque las perjudique a largo plazo; las áreas que sufrirán mayores recortes serán la cardiovascular y la diabetes, según un sondeo.
pastillas  (Foto: Cortesía Fortune)
Dan Primack

Hace unos meses, el gigante farmacéutico Pfizer anunció planes para reducir en un tercio el gasto destinado a investigación y desarrollo (I+D). Sus acciones cerraron ese día con un alza de más del 5%. Dos días después, su rival alemán Merck comunicó que mantendría el presupuesto existente para I+D; los papeles de la compañía cayeron casi 3%. El mensaje que los inversionistas daban a las grandes farmacéuticas era muy claro: dejen de gastar tanto dinero para crear nuevos medicamentos, incluso si pierden la exclusividad de sus fármacos más antiguos debido a la expiración de patentes. Es más barato limitarse a comprar moléculas desarrolladas por startups privadas.

Por desgracia, esa actitud sirve para ganar dólares en el corto plazo pero ignora la lógica del largo plazo. Refleja la insensible indiferencia de Wall Street hacia la salud de Estados Unidos, incluso cuando esa salud es literal.

Actualmente, los grandes laboratorios (aglutinados bajo el término Big Pharma) tienen muchas startups de dónde escoger. Pero esa abundancia de oportunidades no dudará siempre. Consideremos tan sólo la inversión de capital riesgo en el sector farmacéutico, ya que es el motor financiero que impulsa el desarrollo de nuevos medicamentos. Los datos disponibles indican que hay mucho dinero fluyendo hacia el sector, pero la gran mayoría se dirige a compañías maduras. Las startups o empresas en fases tempranas están teniendo más dificultades para atraer fondos: durante los primeros tres trimestres del 2011, menos de ellas han conseguido capital respecto al mismo periodo de 2010. 

Más aún: varias firmas veteranas de capital riesgo han dejado de invertir en startups farmacéuticas. Scale Venture Partners, que surgió hace 16 años como un grupo de capital riesgo dentro de Bank of America, recientemente dejó de invertir en nuevas compañías en el ámbito de las ciencias de la vida. También Morgenthaler, una firma de 43 años, declaró hace poco que en adelante invertirá solamente en compañías tecnológicas. En términos generales, un reciente sondeo aplicado a los miembros de la Asociación Estadounidense de Capital de Riesgo (National Venture Capital Association, NVCA) reveló que 41% de los encuestados planea reducir sus inversiones en el sector farmacéutico en el transcurso de los próximos tres años. Las áreas terapéuticas que sufrirán los recortes más pronunciados serán la cardiovascular y la diabetes.

¿Por qué esta retirada? La mayoría de las firmas de capital riesgo apuntan que la causa es la falta de orientación y transparencia de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), que dificulta que tanto compañías como inversionistas entiendan los costos futuros. "Ahora toma mucho más tiempo que antes obtener la aprobación de la FDA, o incluso saber qué es lo que piensa", explica Kate Mitchell, cofundadora Scale Venture Partners y expresidente de la NVCA. "A una de nuestras compañías, Prestwick Pharmaceuticals, supuestamente le iban a acelerar el proceso, pero aún así tomó otros tres años antes de recibir la aprobación de la FDA. Es increíblemente frustrante y significa que tenemos que invertir más para mantener a las compañías operando". 

Al mismo tiempo, los sectores ajenos al sector salud, como el software, requieren ahora menos inversión de capital y pueden comercializarse más rápidamente. Así que para las firmas de capital riesgo es difícil resistir la tentación de abandonar o desinvertir en el campo farmacéutico. 

La situación es preocupante. ‘Big Pharma' está sucumbiendo a los peores instintos de Wall Street en lugar de demostrar una responsabilidad cívica y corporativa. Dejemos que otros asuman las consecuencias y recemos para que haya una cura si me llego a enfermar. Las firmas de capital riesgo al menos tienen una estrategia viable para sobrevivir, y estoy de acuerdo en que la FDA necesita mejorar. Pero, al mismo tiempo, las firmas de capital riesgo están ignorando las recientes investigaciones que demuestran que, en la última década, sus inversiones en las ciencias de la vida han ofrecido mejores retornos que las inversiones hechas en compañías de software. Tal vez crean que es mejor financiar a una firma de aplicaciones móviles en 24 meses que patrocinar a una startup farmacéutica que aún no ha probado ser rentable, pero eso no significa necesariamente que sea la inversión más inteligente a largo plazo. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lo que enfrentamos es un inminente desequilibrio en donde la demanda por nuevos medicamentos supera con mucho la oferta. Tal vez después, los que gocemos de vida y salud miremos al pasado y lamentemos el día en que las consideraciones financieras cortoplacistas pesaron más que la planeación a largo plazo.

Este artículo pertenece a la edición de Fortune del 12 de diciembre de 2011.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×