Olvida los bonos: busca dividendos

Empresas como Cisco, Pfizer, GE y Ford han reactivado los premios para sus inversionistas en Bolsa; varios corporativos planean elevar estos pagos a pesar de la desaceleración mundial.
coche de ford.jpg  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

Las tasas de interés están absurdamente bajas y tienen pocas probabilidades de subir mientras la economía de Estados Unidos continúe estancada y Europa siga siendo... bueno, Europa. 

Pero no teman más, inversionistas ávidos de ingresos. Ahora es un buen momento para comprar compañías blue chip, esas que ofrecen rendimientos estables. Olvídense de los bonos del Tesoro, del dólar, el oro y otras apuestas seguras: los dividendos son el mejor lugar. 

La automotriz Ford acaba de reinstaurar el reparto de dividendo trimestral tras cinco años de no hacerlo. El retorno será de un respetable 1.8%, no muy inferior al rendimiento que reporta la nota de referencia del Tesoro a 10 años. 

Unos meses atrás, el gigante tecnológico Cisco Systems finalmente decidió poner a trabajar parte de su dinero y comenzó a pagar un dividendo. Su retorno es del 1.3%. 

Además, las compañías que siempre han sido fieles al dividendo, como Walt Disney, General Electric y Pfizer, todas han anunciado recientemente que aumentarán sus dividendos. 

Probablemente has escuchado que éstos son tiempos inciertos y volátiles para los mercados. Y sabrás que la Reserva Federal (Fed) está castigando a los ahorradores y a los inversionistas en bonos, comprometiéndose a mantener bajas las tasas de interés al menos por otro año y medio. Entonces, ¿por qué alguien que busca seguridad en los ingresos compraría un bono cuando podrían comprar en su lugar una acción de una compañía blue chip que reporta un rendimiento más alto? 

"Hay mucho riesgo en los bonos de largo plazo. Las notas del Tesoro sólo marcharán verdaderamente bien si llega el fin del mundo. No puedes comprar una nota a 10 años con un rendimiento del 2% y esperar un retorno real. Los títulos de dividendo elevado son gangas comparadas con las notas del Tesoro", apunta Rex Macey, director de inversiones en Wilmington Trust. 

Las bajas tasas de interés han perjudicado incluso a quienes invierten en bonos corporativos. Hay varias compañías de primera categoría, como IBM y Johnson & Johnson, con deuda circulante que expira dentro de unos años y paga rendimientos inferiores a los retornos que generan sus dividendos en acciones. Eso es casi inusitado. 

Cierto, estas compañías blue chip tal vez no nos parezcan emocionantes. ¿Pero mencioné que el mercado actual es volátil? Muchos prevén que así seguirá en 2012. 

Con eso en mente, los títulos seguros, estables y confiables superan sin duda las historias de crecimiento que Wall Street nos cuenta, en especial cuando su momentum se esfuma repentinamente. Sólo pregunten a cualquier inversionista que se haya confiado en la cúspide de Netflix, o creyó en el final feliz de Green Mountain Coffee Roasters, OpenTable o Crocs. La lista sigue, y sigue, y sigue. 

"La calidad siempre resiste. Lo aburrido ha vuelto a ganar vigencia. La nueva renta fija son las acciones con altos rendimientos", señala Hank Smith, director de inversiones en la firma Haverford. En su opinión, hay estupendas oportunidades de dividendo en casi todos los sectores, pero entre sus favoritos están los titanes de productos de consumo básico, como Home Depot, McDonald's y PepsiCo.

El atractivo de los dividendos es bastante simple. Incluso si la economía avanza a trompicones y las compañías sufren ocasionales reveses trimestrales en ventas o ganancias, aquellas empresas que pagan dividendos continuarán haciéndolo (e incluso los aumentarán), siempre y cuando tengan el dinero para asegurar esos pagos. 

Por tanto, no debería sorprender que este año las acciones que pagan dividendos hayan superado al mercado en general. El fondo cotizado iShares Trust Dow Jones Select Dividend ha subido casi 6% este año, mientras que el S&P 500 ha caído 1%. 

A las industrias conocidas por sus grandes dividendos les ha ido todavía mejor. El fondo cotizado Health Care Select Sector SPDR ha subido 7% en lo que va del 2011, en tanto que el Dow Jones Utility Average ha remontado más del 10%. Los títulos de las empresas tabacaleras Lorillard, Altria y Reynolds American han registrado alzas este año. Sus rendimientos están en el rango del 5%.

No obstante, la falta de estabilidad es la razón principal por la que Macey y Smith desconfiarían de los títulos financieros.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha dado instrucciones a algunos grandes bancos para que comiencen a incrementar sus dividendos, pero no está claro si los bancos podrán mantener esos pagos si la crisis europea los obliga a reunir más capital.  

Así que la clave de la inversión en acciones que pagan dividendos no consiste solamente en encontrar a una compañía con el rendimiento más elevado. El rendimiento o la rentabilidad por dividendo, después de todo, es el dividendo dividido entre el precio de la acción.

Un rendimiento que es muy elevado (digamos, de dos dígitos) tal vez sea una alerta roja. Si el precio de la acción de la compañía se ha desplomado debido a las preocupaciones sobre su salud financiera, el dividendo quizás necesite recortarse para preservar el efectivo. Y siempre que una compañía recorta (o peor, suspende) el pago de dividendos, los inversionistas tienden a entrar en pánico. 

Smith, quien sólo invierte en acciones que pagan dividendos, indica que tiene la esperanza de que más compañías tecnológicas con grandes cantidades de dinero y poca deuda sigan el ejemplo de Cisco y empiecen la repartición de dividendos.

Las firmas del sector tecnológico a menudo son criticadas por pagar dividendos, porque los inversionistas que apuestan al crecimiento prefieren que el dinero se use en investigación y desarrollo, adquisiciones u otras medidas que puedan aumentar sus ganancias. Un dividendo es visto como una señal de (vaya, por dios) madurez.

Sin embargo, algunas compañías tienen tanto efectivo que es difícil entender por qué no pueden desprenderse de un poco y todavía quedarse con bastante para emprender atractivas iniciativas de crecimiento. Smith menciona específicamente a cierto gigante tecnológico que acumula en su balance 81,600 millones de dólares (mdd) en efectivo e inversiones. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si Apple emprendiera el reparto de dividendo, difícilmente no la compraría", comenta. Estoy de acuerdo. La última vez que escribí sobre Apple, la compañía atesoraba 76,000 millones de dólares en efectivo. Ya es hora del dividendo. Algunos dirán que si Apple opta por la repartición se unirá a las aburridas y viejas firmas tecnológicas. Pero hay que admitir que numerosos inversionistas de Apple darían la bienvenida a una noticia así.

Los dividendos tal vez no sean tan ‘cool' como una iPad 2. Pero es lo más 'sexy' que hay en este loco mercado.

Ahora ve
Esto es lo que deja el año 2017 en América Latina
No te pierdas
×