El hombre detrás de la OPI de Facebook

La experiencia del director financiero de la firma debería dar confianza a los próximos inversores; David Ebersman concretó la adquisición de Genentech antes de entrar a Facebook.
david ebersman  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Miguel Helft

Poco después de que ayudó a cerrar el acuerdo por 46,000 millones de dólares que convirtió a Roche Holdings en el único propietario de Genentech en 2009, David Ebersman, quien fue director financiero del gigante de la biotecnología y una especie de protegido del presidente de la firma, Art Levinson, comenzó a recibir llamadas de reclutamiento por parte de algunas de las mayores empresas de Estados Unidos.

Pero Ebersman decidió unirse a una nueva compañía con menos de 1,000 empleados, ingresos escasos y una historia de rotación de directores financieros.

Su táctica rindió frutos, por decir lo menos.

Como director financiero de Facebook, Ebersman, de 42 años de edad, ha sido uno de los principales impulsores detrás de la comentada solicitud de oferta pública inicial (OPI) de la empresa.

Como un ejecutivo tranquilo y sin pretensiones, Ebersman tuvo una carrera estelar de 15 años en Genentech. Se incorporó en 1994 como analista de desarrollo de negocios. Llamó la atención de Levinson, quien era presidente ejecutivo en ese entonces (más tarde se uniría al consejo de Apple y se convertiría en su presidente). Levinson dice que colocó a Ebersman en una vía especial en la que los ejecutivos prometedores eran promovidos y se les asignaban nuevos retos cada dos o tres años.

En pocos años, Ebersman estaba dirigiendo el desarrollo de productos. Después de demostrar sus habilidades como operador, fue ascendido a jefe de fabricación en Genentech, una posición que le dio la supervisión de aproximadamente la mitad de los 8,000 empleados de la compañía en aquel momento.

En 2006, fue nombrado vicepresidente ejecutivo y director financiero, y se ganó una reputación por reforzar el pensamiento a largo plazo. Por ejemplo, ayudó a impulsar a la compañía a adoptar ciertos costosos ensayos clínicos cuyos resultados eran inciertos, pero cuyos beneficios eran potencialmente enormes. "Estas decisiones pueden ser las más sabias que puedes hacer, pero si miras el próximo trimestre o el próximo año, son difíciles de tragar", dice Levinson.

Como director financiero, Ebersman rápidamente se ganó el respeto y la admiración de inversores y analistas. "Mucha gente, incluido yo mismo, dijo: '¿Qué diablos está pasando en Genentech que han nombrado a alguien de 34 años como director financiero?'", dice Mark Schoenebaum, analista senior que cubre biotecnología y compañías farmacéuticas en ISI Group. (Ebersman en realidad tenía 36 años en aquel momento). Pero Schoenenbaum dice que, en su primer encuentro cara a cara, quedó rápidamente aplacado. "Él llegó, y 30 segundos después de que abriera la boca, pensé: 'Lo entiendo. Da la impresión de ser brillante'".

Schoenebaum dice que Ebersman era muy querido en Wall Street, en parte debido a su disposición para lidiar abiertamente con las preguntas de los inversionistas. "Es un tipo muy agradable, sin una pizca de ego", opina. Y dice que Ebersman jugó un papel importante en ayudar a obtener el máximo valor para los accionistas de Genentech durante las delicadas negociaciones para la compra de Roche.

A pesar de su éxito en Genentech, Ebersman se enfrentó en Facebook a un mundo radicalmente diferente: una nueva empresa libre y espontánea, donde ingenieros de veintitantos años con una desconfianza inherente a los trajes estaban al mando.

Ebersman trabajó duro para aprender el negocio y para encajar. Como una persona orientada a los detalles, que gusta de ver las cosas por sí mismo, Ebersman pasó horas profundizando en el negocio de publicidad de Facebook, y familiarizándose con la costosa infraestructura altamente consumidora de electricidad.

Después de que la empresa decidió seguir adelante con el mayor proyecto de capital en su historia, un centro de datos de última generación en el centro de Oregon, él lo visitó varias veces durante la construcción para mantener control sobre su progreso.

Encajar en la cultura de Facebook también requirió que saliera un poco de lo que cabría considerar como la zona de confort de la mayoría de los profesionales en finanzas. En sus inicios, Ebersman dirigió un 'maratón' del departamento de finanzas, siguiendo el modelo las sesiones de programación de toda la noche que son comunes entre los ingenieros de Facebook.

El resultado: un presupuesto de varios años fue 'hackeado' de la noche a la mañana por un grupo aún pequeño de genios de las finanzas. Fue más un ejercicio para hacer equipo que un plan financiero verdadero. "Aún así tomó meses finalizarlo", dijo Ebersman en una rara entrevista de 2010. "Fue pensado para hacer una buena conexión con la cultura (de la empresa)".

Ebersman obtuvo mayor credibilidad entre el personal de Facebook gracias a una actividad extracurricular: Se unió a Feedbomb, la banda de covers interna de Facebook como bajista. La banda tocó en la séptima fiesta de cumpleaños de Facebook y en varios lugares en Palo Alto y San Francisco. (En una foto de la banda en Facebook, Ebersman cambió su habitual camisa abotonada por una camiseta de Guns and Roses). "Los músicos tienen mucho respeto entre los ingenieros", dice un veterano de Facebook. "Eso le dio mucha credibilidad".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La sólida experiencia operacional de Ebersman le proporciona una capa extra de comodidad a Facebook y a sus aspirantes a inversores públicos.

Las aspiraciones post-Facebook de Sheryl Sandberg, la directora de operaciones de alto perfil de Facebook, han sido ampliamente comentadas en Silicon Valley. Nadie espera que se marche a corto plazo. Pero si Sandberg opta por un futuro en la política o en el servicio público en el futuro, Facebook tendría en Ebersman un ejecutivo bien preparado para llenar sus zapatos. Levinson dice: "Hay muy pocos trabajos en los que no sobresaldría".

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×