La polémica Google-Santorum

Un sitio contra del precandidato presidencial es de los primeros resultados al buscar el apellido; seguidores del político y él mismo piden a la empresa modificar su motor de búsqueda
santorum google  (Foto: Especial)
Dan Mitchell

Primero aclaremos algo. El hecho de que la búsqueda de la palabra "santorum" en el buscador de Google arroje en los primeros puestos de resultados el muy profano sitio SpreadingSantorum, una página anti-Rick Santorum, no es un ejemplo de una "bomba Google" (Google bomb), pese a que muchos así lo sugieran. ¿Por qué tiene esto importancia? Porque plantea la cuestión de si Google debería hacer algo para cambiar los resultados de dicha búsqueda, como el propio precandidato republicano Santorum y sus seguidores lo han demandado.

Una bomba Google es cuando un gran número de personas enlazan una frase (a menudo ofensiva) a un sitio web que pertenece o está asociado a una persona o institución a la que intentan insultar. Esto ocurrió cuando la frase "miserable failure" (fracaso miserable) se enlazó con la biografía del presidente George W. Bush en la página de la Casa Blanca, durante la campaña presidencial de 2004. Y permaneció entre los primeros lugares de resultados en Google hasta 2007, cuando el buscador cambió su algoritmo. Hubo muchos otros ejemplos de bombas Google alrededor de ese tiempo.

Y dado que Google "solucionó" el problema de tales bombas, los seguidores del aspirante presidencial Santorum dicen que Google debería "solucionar" también el problema de SpreadingSantorum. Pero no se trata del mismo problema. ¿Por qué? Las bombas Google falsean la realidad al enlazar términos de búsqueda irrelevantes con las páginas que tienen bajo la mira. Pocas personas que consultaban la frase "miserable failure" buscaban en realidad la biografía de Bush, y si lo hacían, hubieran agregado el nombre del político a la búsqueda para obtener resultados relevantes. Cuando Google resolvió el problema, mejoró su función de búsqueda al ofrecer resultados más relevantes: no lo hizo sólo para desarmar la bomba "miserable failure" sino para prevenir que se cometieran esas trastadas. 

Por otro lado, SpreadingSantorum es una página creada por alguien (el escritor Dan Savage) sobre Rick Santorum. Tal vez sea ofensiva, pero es relevante. Es una página web totalmente legítima. Savage y las personas que enlazan a la página -ayudando con ello a que se ubique en los primeros lugares de resultados de búsqueda- no usaron ningún truco de algoritmo para escalar en la clasificación de Google. Se trata de una página muy popular, y aparece en los primeros puestos por la misma razón que Starbucks.com aparece entre las primeras entradas cuando uno busca la palabra "coffee".

Hagamos otra aclaración. La asociación de Santorum con una frase de contenido sexual en la página de SpreadingSantorum no es realmente un problema de Google, es un problema de búsqueda, como lo explicó Danny Sullivan, de Search Engine Land, tras las primeras victorias del republicano en las primarias.

El principal rival de Google, el buscador Bing de Microsoft, arroja el mismo resultado. Los seguidores de Santorum han argumentado que es discriminación política lo que ha impedido que Google modifique su algoritmo para que la mencionada página no aparezca en los primeros resultados. Eso es un disparate. Si Google alterara los resultados de la búsqueda de la palabra "santorum" para que no apareciera el sitio SpreadingSantorum, eso lo haría precisamente culpable de sesgo político, en especial si SpreadingSantorum resulta la única página afectada por el cambio de algoritmo. Google cambia su algoritmo por otros motivos, para atajar problemas con su función de búsqueda, no para satisfacer a personas que se quejan sobre un resultado específico.

Al no meter las manos, Google se ajusta a su misión de mantener los resultados "orgánicos" y "relevantes", esto es, de representar a la Web en el más alto grado posible, como ésta realmente existe.

El problema es que esa no es una misión sencilla, y Google filtra los resultados todo el tiempo. Lo hace principalmente para impedir que la gente ‘engañe' al motor de búsqueda con fines comerciales: por ejemplo, los spammers y sus parientes, los llamados content mills (páginas que producen contenido de pobre calidad), que implementan varios trucos para que sus páginas aparezcan mejor posicionadas en los resultados. Si Google y otros motores de búsqueda no ajustaran sus algoritmos para eliminar toda esa basura, cuando teclearas la palabra "plumbers" (fontaneros) los primeros resultados serían páginas porno.

Por ofensiva que sea, la página SpreadingSantorum constituye un discurso político, y dado que ha llegado a la cima de los resultados de búsqueda de Google a través de medios totalmente legítimos, Google no puede (o no debería) hacer nada al respecto. Después de todo, el sitio es la respuesta de Dan Savage a afirmaciones altamente ofensivas vertidas por el propio Santorum sobre los homosexuales (el político comparó la homosexualidad con la zoofilia, por ejemplo).

Antes de que Google modificara su algoritmo para desmantelar las bombas Google, la compañía colocó una nota en la parte superior de la página de resultados para la frase "miserable failure", que enlazaba a la explicación de por qué la búsqueda arrojaba la biografía de Bush. Y hoy hace algo parecido con las búsquedas que arrojan material ofensivo en los primeros resultados.

Danny Sullivan cree que Google debería hacer algo similar en este caso, si bien indica que la culpa de la situación la tiene el propio Santorum. Tal ves el buscador deba incluir una explicación, siempre y cuando no altere los resultados de búsqueda legítimos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, la pregunta que vendría después sería ¿Dónde fijará Google la línea? Es el mismo problema que conllevaba la reciente propuesta de Evgeny Morozov, quien dice que Google debe "marcar" los sitios que puedan estar difundiendo información errónea sobre las vacunas o las perturbaciones climáticas. Pero para agregar avisos a cada resultado que pueda ser ofensivo o polémico, Google y Bing tendrían que contratar a un ejército de personas asignadas exclusivamente a esa tarea. Tendrían que decidir qué es "ofensivo" y "peligroso", y por supuesto no siempre todos coincidirán con sus definiciones.

Por ejemplo, si Google decidiera proteger a Rick Santorum de la polémica de SpreadingSantorum, ¿también tendría que protegerlo de cualquier otro término ofensivo asociado a su nombre? Después de todo, "Santorum" es la primera palabra que aparece en el primer resultado ofrecido cuando uno busca la frase "man on dog" ("hombre con perro," en referencia a la zoofilia)...una frase que el propio Santorum pronunció para describir a los homosexuales, una declaración que provocó todo este lío para empezar.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×