Hijo de Madoff, emprendedor del peligro

Andrew Madoff trabaja en Black Umbrella, una firma de planes de protección ante desastres; la compañía es de su novia, y él no recibe un salario porque aún le perjudica el fraude de su padre.
madoff y novia  (Foto: Cortesía Fortune)
Patricia Sellers

En el interior del departamento de Catherine Hooper y Andrew Madoff en Manhattan, hay un dormitorio extra con artículos que podrían ser necesarios en caso de desastre. Linternas de titanio, cargadores solares de baterías, y cintas adhesivas llenan un estante. Detectores de radiación tamaño bolsillo, tabletas de yoduro de potasio, y barras energéticas llenan otro.

En una cama, hay trajes anti-radiación. "No ponemos estos en nuestro sitio web", dice Hooper mientras desdobla un traje tamaño infantil con un paquete de baterías y bomba de aire. La noción de un niño cubierto con polvo radiactivo es demasiado horrible, incluso para las personas temerosas a los desastres que conforman la clientela de Black Umbrella, la empresa de previsión para emergencias de Hooper.

Ella y Madoff están construyendo su negocio a partir de "una conciencia fundamental de lo vulnerables que somos", dice.

Esa afirmación no es impactante si consideramos la dirección que tomó la vida de Hooper. Ella no era más que una neoyorquina bien educada y que trataba de sobresalir, con un buen desempeño en la industria de la moda, cuando se mudó con su novio, Andrew Madoff, en diciembre de 2008.

Eso fue tres días antes de que Bernie Madoff fuera arrestado por implementar el mayor esquema Ponzi de la historia. Hooper permaneció firme durante el drama que siguió. Cuando su suegro se declaró culpable y fue sentenciado a prisión de por vida, ella consoló a Andrew, su prometido.

Cuando el hermano mayor de Andrew, Mark -su  único hermano y su socio en la rama comercial de la empresa de su padre-se suicidó exactamente dos años después del arresto de su padre, Hooper ayudó a Andrew perfeccionar sus habilidades de supervivencia propias. "Las personas resistentes son aquellas que tienen un plan", dice Hooper.

"Desde que todo eso pasó" - la frase que ella y Andrew utilizan para describir su vida posterior al escándalo- Hooper se ha convertido en parte de la familia Madoff, e incluso se ha vuelto la administradora de sus asuntos públicos.

Ella animó a Andrew -quien persuadió a su madre, Ruth- para  hablar en público por primera vez sobre el escándalo, en el otoño pasado. Si los viste en el programa 60 Minutes de CBS o en Today de NBC, en donde la esposa de Bernie y su hijo declararon que no tenían ni idea de que el hombre al que amaban era un estafador, probable te preguntaste: ¿Cuál es la verdad? ¿Y quién es esa morena de piel de porcelana que apoya a su hombre durante los interrogatorios televisivos?

Hooper es, en primer lugar, la presidenta ejecutiva del programa de renovación personal de Andrew Madoff. "Black Umbrella es mi trabajo de tiempo completo", dice él con orgullo.

Él trabaja de 50 a 60 horas a la semana como director de operaciones de la empresa, que es 100% propiedad de Hooper. No recibe un salario; ambos acordaron que no se vería bien que lo aceptara mientras los demandantes esperan recibir parte de los ahorros de toda su vida que desaparecieron en la estafa de 65,000 millones de dólares de Madoff.

"Mucha gente allá fuera piensa que él no debe ganar ni un centavo durante el resto de su vida y que debe renunciar a todo lo que ha ganado desde su bar mitzvah", dice Hooper, de 39 años, acerca de su novio.

No es fácil sentir simpatía por Andrew, de 45 años, cuando dice: "Soy una víctima de Madoff también". Pero su declaración, que emite con cierta frialdad emocional, es verdadera en cierta medida.

Mientras trabaja para rescatar a su novio y su carrera, Hooper también está adoptando el espíritu de la época: la noción de que el mundo es menos predecible y más peligroso de lo que solía ser.

"Nueva York es la tercera gran ciudad de Estados Unidos, después de Miami y Nueva Orleans, con más probabilidades de ser destruida por un huracán", dice Hooper.

Los clientes de Black Umbrella pagan entre 750 y 2,000 dólares por servicios para ayudarlos a sobrevivir a huracanes, inundaciones, terremotos, bombas nucleares sucias, e incluso una guerra nuclear.

Hooper puso en marcha Black Umbrella en 2009, y definitivamente no es el próximo Facebook. Ella emplea a 11 personas y generó menos de 500,000 dólares en ingresos en 2011. Pero el negocio está creciendo. Después de que ella y Madoff descubrieron que los clientes desean suministros, y no sólo servicios, comenzaron a vender ropa térmica, agua embotellada, y todo ese material que almacenan en el dormitorio extra; y la compra promedio se multiplicó.

Madoff quedó enamorado desde el momento en que conoció a Hooper. Pero no fue amor a primera vista para ella. "Un estúpido de las finanzas" fue la forma en que inicialmente describió a Madoff ante sus amigos. Veía a Madoff como otro arrogante sabelotodo de Wall Street.

Fue sólo después de que conoció más su vida personal -que estudió piano, que había sobrevivido al cáncer (un tipo usualmente mortal de linfoma), que se había separado de su esposa con quien duró 16 años y tenía dos hijas- que comenzó a enamorarse del hijo de Bernie Madoff.

Madoff y Hooper viven en el Upper East Side de Manhattan. El departamento de la pareja es modesto debido a que los crímenes de su padre aún podrían dejar en la bancarrota a Andrew.

Irving Picard, el fideicomisario nombrado por la Corte para trabajar en la compensación a las víctimas de Madoff, ha demandado a la familia por más de 226 millones de dólares recibidos por Madoff Securities a largo de los años.

Hasta que esas reclamaciones se resuelvan, Andrew, quien ganaba 3 millones de dólares anuales en su mejor momento, requiere de la aprobación del administrador para cualquier gasto más allá de los gastos de subsistencia normales, es decir, de más de 500 dólares. Así que si Andrew y Catherine quieren comprar un nuevo sofá, ella paga.

Hooper, quien a veces llama a Andrew "mi esposo" no es legalmente parte de la familia Madoff. Pero ella también enfrenta problemas financieros derivados del escándalo. Cuando trabajaba en la casa de moda Christian Dior, su trabajo era una mezcla de consultoría, planificación de eventos, y usar trajes hermosos en fiestas con personas importantes en la ciudad de Nueva York.

Ya  imaginarás el alboroto que surgió cuando el padre de su prometido resultó ser el estafador más grande del mundo. Ella renunció a Christian Dior y desempolvó su vieja idea de crear Black Umbrella.

Andrew cuenta que el día en que Bernie Madoff le dijo a Ruth y a sus dos hijos que su fondo de inversión era "un gigantesco esquema Ponzi", llegó al departamento al que se acababa de mudar con Catherine. Se dirigió directamente al dormitorio y se acostó en la cama durante cuatro horas antes de  finalmente decirle a Hooper que acababa de entregar a su padre a las autoridades. "Yo básicamente le dije que se fuera", dijo Madoff, recordando el momento. "Le dije: 'Aléjate lo más posible de mí'". "Ella no se inmutó", dice.

Hooper insiste en que no se inmutó en el momento, pero más tarde cuestionó su cordura al quedarse con Andrew. El terapeuta que consultó le preguntó: "¿Confías en él? ¿Le crees?". Ella recuerda: "Yo le dije: 'Por supuesto, en verdad'. Él me dijo: 'Estás aceptando muchas penurias. Pero si puedes resistirlas, tendrás un vínculo que será bastante increíble'".

Sólo Andrew Madoff sabe si está diciendo la verdad acerca de que él no sabía que su padre era un estafador. De todos modos, dice que encuentra consuelo en su nuevo trabajo en Black Umbrella. "La idea de estar preparado para eventos inesperados es algo con lo que puedo identificarme", dice, afirmando lo obvio.

"Me encanta estar involucrado en un negocio en el que estamos ayudando a la gente. Eso no es lo que haces en Wall Street".

En cuanto a Hooper, ella recibió críticas por aceptar dinero para hacer un libro sobre el drama de la familia Madoff. Truth and Consequences: Life Inside the Madoff Family, que salió a la venta el pasado otoño.

Hooper no dijo cuánto dinero recibió por ayudar a la autora Laurie Sandell, al darle acceso a su calendario y diarios. "Tengo que ganarme el pan", dice Hooper, destacando que está manteniendo a una hija de 6 años de edad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hooper y Madoff planean casarse tan pronto como se resuelvan las demandas; cuando sea que eso suceda. Madoff dice que él "no tiene sentido del tiempo". Pero Hooper sí da mucha importancia al tiempo en sus agendas y en sus grandes sueños por cumplir. "No puedes dejar que otra persona escriba tu epitafio", dice.

Este artículo es de la edición del 19 de marzo de 2012 de Fortune.

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×