Buffett fortalece su ‘liga filantrópica’

El proyecto Giving Pledge ha convencido a varios millonarios de donar al menos 50% de su riqueza; la iniciativa de Buffett y Bill Gates, que busca llegar a los 600,000 mdd, ha sumado a 81 personas.
WARREN BUFFETT  (Foto: CNN)
Carol Loomis y Miguel Helft

Doce multimillonarios -con apellidos como Ackman, Bronfman, y Musk- han añadido sus nombres a la Giving Pledge, la campaña iniciada por Warren Buffett, Bill y Melinda Gates en 2010 para estimular la filantropía entre los súper ricos. Eso eleva el número de miembros totales, muchos de los cuales se han comprometido en conjunto con sus esposas, a 81.

Su compromiso es dar al menos el 50% de su riqueza durante su vida o tras su muerte a la caridad. Buffett y Gates desarrollaron la idea de creer que un objetivo cuantificado ayudaría a los ricos a pensar en sus planes filantrópicos. (Para conocer la historia completa del desafío de los 600,000 millones de dólares, haz clic aquí). "Obviamente hay una gran cantidad de personas que podemos reclutar, y sin duda vamos a reunir a muchos más", dice Buffett. "Pero yo les digo, yo habría pensado que el éxito de Giving Pledge estaría en un nivel muy por debajo de los 81".

Este aliento de tipo personal es a menudo importante para convencer a un miembro de los súper ricos para hacer este gran compromiso. El otoño pasado, Buffett ofreció una cena privada en un restaurante del sur de California para hablar de filantropía con algunos de sus colegas multimillonarios. La reunión inspiró a Henry y Susan Samueli, quienes tienen una larga historia de donaciones caritativas, para hacer el compromiso. Henry Samueli es cofundador del gigante de los semiconductores Broadcom y, hoy en día, es su director de tecnología. "Queremos ver cuánto bien podemos hacer en este mundo mientras estemos vivos", dice Susan Samueli. "No hay ninguna razón para guardarlo hasta después de nuestra muerte".

Las figuras tecnológicas adineradas ocupan un lugar destacado entre los nuevos miembros de la lista. Además de los Samuelis, los nuevos signatarios incluyen a Elon Musk, un emprendedor en serie que es director ejecutivo de Tesla Motors; Michael Moritz, el capitalista de riesgo que ayudó a financiar Google, Yahoo y PayPal, y su esposa, la novelista Harriet Heyman; John Sall, cofundador del fabricante de software SAS Institute, y su esposa Ginger; y John A. Sobrato, un destacado desarrollador de bienes raíces de Silicon Valley, su esposa, Susan, y su hijo, John Michael Sobrato.

Otros nuevos miembros incluyen a dos propietarios de fondos de cobertura, el inversionista Bill Ackman, de Pershing Square, que firmó junto con su esposa, Karen; y Glenn Dubin, de Highbridge Capital Management, y su esposa, Eva; Arthur Blank, cofundador de Home Depot; Steve Bing, de Los Ángeles, uno de los fundadores del grupo empresarial Shangri-La; Edgar Bronfman, del imperio Seagram; Red McCombs, del sector automotriz de San Antonio; y Ted Stanley, fundador de MBI, un desarrollador y comercializador de artículos coleccionables finos, y su esposa, Vada.

Ninguno de los firmantes es nuevo en la filantropía.

Musk, quien también es cofundador de PayPal, así como fundador y presidente ejecutivo de SpaceX, que fabrica cohetes y otros vehículos de lanzamiento espacial, dice que ya se había comprometido en su testamento a ceder la mayor parte de su fortuna a la caridad. Él se convenció de unirse a Giving Pledge después de que su amigo Jeff Skoll, un cofundador de eBay y compañero signatario, lo convenció de que eso daría más impacto a su filantropía. "Esto no es un cambio en lo que estoy haciendo", dice Elon Musk. "Es publicitar lo que estoy haciendo con la esperanza de que otros me sigan".

Musk, de 40 años, ha creado la Musk Foundation, que ayuda a promover la enseñanza de la ciencia, la salud pediátrica y la energía limpia. "Hasta cierto punto, la razón por la que estoy haciendo las compañías que estoy haciendo es para tener un efecto positivo en el mundo", dice Musk, quien también es presidente de SolarCity, que fabrica sistemas de energía solar para hogares y negocios. "Donar mis bienes a organizaciones de caridad después de mi muerte probablemente dará cierta credibilidad a lo que estoy diciendo acerca de la motivación (para mis obras de caridad)".

Musk dice que su deseo de involucrarse en la filantropía fue generado, en parte, por su crianza en Sudáfrica, donde fue testigo de muchas dificultades. "Si yo pudiera hacer algo para aliviarlo, quisiera hacer eso", dice. "Hay problemas no atendidos por el gobierno o el mercado. Ése es probablemente el mejor uso de mis bienes".

Del mismo modo, Henry Samueli dice que unirse al compromiso no alterará los esfuerzos filantrópicos de la pareja. A través de la Samueli Foundation, se han enfocado principalmente en tres áreas: enseñanza de ciencias, matemáticas e ingeniería; medicina integrativa, que combina la medicina occidental con tratamientos complementarios o alternativos; y la promoción de la cultura judía. "No te unirías a este compromiso si no estuvieras ya comprometido a dar", dice Samueli. "Realmente se trata de compartir una visión, intercambiar ideas y compartir las mejores prácticas con personas de ideas afines".

La pareja dice que sus hijos, cuyas edades oscilan entre la adolescencia y mediados de los veinte, apoyan sus esfuerzos filantrópicos.

Otro defensor de las causas judías es Edgar M. Bronfman, de 83 años, quien contribuye en gran medida al bienestar de la juventud judía, sobre todo en Estados Unidos, pero también en Israel. Bronfman dice que se sintió alentado por su amigo, el banquero de inversión retirado Pete Peterson, un signatario original de Giving Pledge, para unirse a la lista. En la carta que Bronfman publicó en el sitio web givingpledge.org, donde la mayoría de los firmantes expresan sus pensamientos acerca de la filantropía, Bronfman dice: "He encontrado el trabajo filantrópico profundamente satisfactorio... una experiencia gozosa".

El socio gerente de Pershing Square, Bill Ackman, fue convencido por Warren Buffett, que llamó a Ackman para instarle a firmar el compromiso. La idea encaja perfectamente en las nociones de caridad de Ackman, pero él tiene tres hijas pequeñas y no le gustaba mucho la idea de que buscarán a sus padres en Google y descubrieran lo ricos que eran. Buffett, en efecto, dijo: "Ese tren ya salió de la estación", argumentando que una gran riqueza es algo que realmente no puedes ocultar; y ciertamente es imposible si quieres que tenga importantes efectos filantrópicos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El mayor interés de caridad de Ackman es lo que él llama "el emprendimiento social". Por ejemplo, ha dado millones de dólares para respaldar los esfuerzos de Andrew Yuon en Kenia para elevar la capacidad de las llamadas 'granjas de un acre' en el país para proveer una vida adecuada a las familias que labran esa tierra.

En la carta que Bill Ackman publicó en el sitio web de Giving Pldege, él expresa un pensamiento no muy común en las otras cartas: "Aunque mis motivos para dar no son impulsados por un afán de lucro, estoy bastante seguro de que he ganado retornos financieros al donar ese dinero. No directamente, de ningún modo, sino más bien como resultado de dar dinero. A algunos de mis mejores amigos, socios y asesores los conocí a través de las donaciones caritativas. Su consejo, juicio y asociación han sido muy valiosos en mis negocios y en mi vida. La vida se vuelve más rica, entre más das".

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×