Los tormentos que JPMorgan causa

La pérdida de 2,000 mdd provoca dudas sobre el control de las grandes financieras; reguladores en EU se cuestionan si un fracaso en el sector pondría en peligro al sistema entero.
jpmorgan  (Foto: AP)
WASHINGTON (CNN) -

La inesperada pérdida de 2,000 millones de dólares de JPMorgan por malas apuestas financieras deja flotando en el aire una pregunta tras la crisis financiera: ¿Son los mayores bancos de Estados Unidos, sencillamente, demasiado grandes para poder ser administrados? Los reguladores de Washington se han centrado en si los bancos son "demasiado grandes para quebrar" o si son tan grandes y están tan interconectados que su fracaso pondría en peligro al sistema financiero completo, como cuando Lehman Brothers colapsó en el 2008.

Pero el aparente fracaso del presidente ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon, en dimensionar el riesgo de las operaciones que ocasionaron la pérdida, está desplazando el debate hacia la pregunta de si algunos bancos son demasiado grandes como para poder ser gestionados.

"En retrospectiva, la nueva estrategia era errónea, compleja y poco crítica, mal ejecutada y mal controlada", dijo Dimon en una conferencia telefónica el jueves acerca de las operaciones de cobertura que buscaban proteger la exposición crediticia de la compañía en general.

La pérdida, que Dimon dijo podría aumentar en otros 1,000 millones de dólares, no parece representar una amenaza para la estabilidad financiera global de JPMorgan.

Sin embargo, alimentó el debate sobre si los reguladores y ejecutivos pueden controlar a las grandes empresas financieras cuando tienen en marcha una compleja estrategia de operaciones que puede llevar a una pérdida de miles de millones de dólares.

JPMorgan es el banco más grande de Estados Unidos, con activos por aproximadamente 2.3 billones de dólares.

Marty Mosby, un analista de Guggenheim Securities, dijo que el fracaso de la cobertura expone las fallas en los controles corporativos de JPMorgan, ya que era realizada por la oficina que gestionaba el riesgo global de JPMorgan.

"Sería más fácil para (Dimon) si se trataba de un operador fraudulento en algún país lejano", añadió.

Sheila Bair, ex presidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, dijo este viernes a CNBC que la pérdida de JPMorgan muestra lo difícil que es manejar los grandes bancos desde la jefatura.

"Tratar de manejar una institución de 2 billones de dólares desde la cúpula es un reto para cualquier persona", señaló.

"Éste es el tipo de cosas que incluso en los bancos bien gestionados se filtran por las grietas. Y ésta es una grieta bastante grande", agregó.

La Federación Americana de Empleados Estatales, de Condado y Municipales, un sindicato de orden nacional, instó este viernes a los accionistas a aprobar una resolución para designar un presidente independiente en el directorio de JPMorgan.

Actualmente, Dimon es el presidente del directorio y el presidente ejecutivo.

Legislando la escala

Algunos legisladores estadounidenses intentaron reducir compulsivamente a los grandes bancos cuando el Congreso estaba debatiendo una ley en respuesta a la crisis financiera de 2007-2009.

Esa medida no entró en la ley de reforma financiera Dodd-Frank del 2010, pero algunos demócratas le dieron continuidad en el Congreso y están señalando la pérdida de JPMorgan como una razón para renovar su llamado a vigilar la forma en que se gestionan los grandes bancos.

"La combinación de actividades grandes y complejas con instituciones grandes y complejas está llena de riesgos, incluso en las empresas mejor manejadas", dijo el senador demócrata Sherrod Brown en un comunicado de este viernes. "Debemos asegurarnos de que no sean demasiado grandes para ser administradas o demasiado grandes como para quebrar".

En mayo, Brown presentó un proyecto de ley que impondría a los bancos un estricto tope del 10% en la cuota que tienen sobre total de depósitos asegurados en Estados Unidos. El representante demócrata Brad Miller patrocina una versión de ese proyecto.

Es poco probable que logre obtener los votos que necesita en una cámara controlada por republicanos, pero Miller dijo en una entrevista que el caso de JPMorgan pone de relieve la necesidad de una reforma.

"Cuando se tienen cientos de filiales que realizan toda clase de negocios, no hay ser humano que pueda administrar a un banco de ese tamaño", dijo Miller.

Algunos fondos que son escépticos acerca de la capacidad real de los grandes bancos para gestionar eficazmente están retirando inversiones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para el ejecutivo, las pérdidas de JPMorgan muestran la necesidad de dividir a los grandes bancos, que han aumentado de tamaño desde la crisis financiera.

"Si eran demasiado grandes para ser gestionados en el año 2007, ¿por qué serían manejables ahora?".

Ahora ve
El demócrata Doug Jones vence al candidato de Trump al Senado de Alabama
No te pierdas
×