La Fed NY indagó a Barclays sobre Libor

La entidad dijo que el banco británico reportó ocasionalmente problemas con la tasa interbancaria; el Congreso quiere saber cuánto sabían las autoridades financieras sobre la manipulación.
barclays bank  (Foto: CNN)
Jennifer Liberto

Hace cuatro años, la Reserva Federal de Nueva York le preguntó a Barclays sobre el procedimiento que seguía para determinar las propuestas de las tasas Libor, lo que ha propiciado que el Congreso estadounidense se cuestione lo que los reguladores del país sabían acerca de la manipulación de un indicador financiero clave durante la crisis financiera.

Los legisladores quieren saber más detalles luego de que la Fed de Nueva York emitiera una declaración el lunes. La entidad dijo que había recibido "ocasionales reportes anecdóticos de Barclays sobre problemas con el Libor".

En específico, la Fed de Nueva York indicó que, tras la quiebra en 2008 del banco de Wall Street Bear Stearns y antes de que aparecieran los primeros reportes de prensa sobre el tema, inquirió a Barclays sobre la forma en que realizaba las estimaciones de la tasa  Libor.

"Posteriormente compartimos los análisis y sugerencias para la reforma del Libor con las autoridades competentes en el Reino Unido", aclaraba el comunicado.

La declaración se produjo después de que el representante Randy Neugebauer, republicano de Texas que preside el Subcomité de Supervisión e Investigaciones en la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara baja, enviara una carta a la Reserva Federal de Nueva York pidiendo las transcripciones entre los funcionarios de la Fed y Barclays a partir de agosto de 2007 hasta noviembre de 2009.

Neugebauer explicó en dicha carta que estaba preocupado por "12 contactos entre Barclays y la Reserva Federal de Nueva York en relación a las remisiones de la tasa Libor."

Por su parte, la Comisión Bancaria del Senado dijo que, en una audiencia ya programada para el próximo martes, los senadores podrían cuestionar al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sobre el escándalo que rodea a las tasas Libor. La Comisión también dijo que los legisladores podrían cuestionar al secretario del Tesoro, Tim Geithner, en una audiencia a celebrarse a fines de mes.

"Es importante que comprendamos cómo cualquier manipulación puede afectar a los consumidores estadounidenses y al sistema financiero de Estados Unidos", dijo el titular de la Comisión, el senador Tim Johnson, demócrata de Dakota del Sur. El panel senatorial también llevará a cabo "reuniones bipartidistas con las partes implicadas".

La Fed de Nueva York está respondiendo a todas las solicitudes de información del Congreso, dijo una portavoz.

El Tesoro, a su vez, no respondió de forma inmediata a nuestra solicitud de comentarios.

Geithner, hoy secretario del Tesoro, dirigía la Fed de Nueva York en 2008. Geithner se negó a responder preguntas el martes cuando se dirigía a una reunión del Grupo Demócrata del Senado en el Capitolio.

Barclays Capital sorprendió al mundo financiero el mes pasado cuando pagó 453 millones de dólares en un acuerdo extrajudicial con los reguladores de Estados Unidos y Reino Unido, tras admitir que mintió en sus remisiones de la tasa Libor sobre el costo de los préstamos. El CEO Bob Diamond, además de otros ejecutivos de alto rango, ha presentado su dimisión, y el escándalo amenaza con extenderse a otros bancos e incluso a las autoridades reguladoras.

Entre 2005 y 2008, los operadores de Barclays en repetidas ocasiones pidieron a sus colegas a cargo del proceso de estimar las tasas Libor que ajustaran las cifras remitidas por el banco de forma que beneficiaran sus posiciones de negociación. Los empleados de Barclays también se coludieron con sus homólogos de otros bancos para manipular las tasas, de acuerdo con lo admitido por Barclays en el acuerdo extrajudicial.

Los legisladores estadounidenses tienen especial interés en el tema porque el Libor se utiliza para establecer las tasas de interés para las tarjetas de crédito e hipotecas en Estados Unidos. Además, algunos bancos estadounidenses también están siendo investigados en esa misma línea, entre ellos JPMorgan Chase y Citigroup.

Este fin de semana, el representante demócrata Barney Frank, cuyo apellido sirvió para bautizar la Ley Dodd-Frank destinada a reformar Wall Street, calificó el escándalo de "indignante" en una entrevista con el Financial Times. Un portavoz de Frank confirmó el lunes que el legislador esperaba que el Congreso celebrará audiencias.

Durante la semana pasada, las noticias sobre el escándalo del Libor fueron seguidas de cerca en Washington, donde políticos actuales y pasados a menudo consultaban la tasa Libor durante la crisis financiera como uno de los muchos indicadores que les ayudaron a medir la salud del sistema bancario.

"Usábamos el Libor como un indicador de las tensiones que sufrían los bancos. Es inquietante saber que el indicador fue manipulado. Nunca hubiera imaginado que sería manipulado", comenta Phillip Swagel, un ex subsecretario del Tesoro en 2008 que hoy enseña en la Universidad de Maryland.

El Libor es la abreviatura de la tasa de interés interbancaria del mercado de Londres (London Interbank Offered Rate), una medida del costo de los préstamos entre los bancos y un índice de referencia crucial para las tasas de interés en todo el mundo. Es, en realidad, una colección de tasas generadas para 10 divisas en 15 vencimientos diferentes, que van desde un día hasta un año.

El Libor es el índice de referencia más importante del mundo para las tasas de interés. Aproximadamente 10 billones de dólares en préstamos (en tarjetas de crédito, préstamos para automóviles, préstamos estudiantiles e hipotecas de tasa ajustable) y unos 350 billones de dólares en derivados están ligados a la tasa Libor.

Si el Libor sube, los pagos mensuales sobre intereses también suben con él. Si baja, algunos deudores disfrutarán de menores tasas de interés, pero los fondos de inversión y pensiones con inversiones en valores atados al Libor obtienen menores ganancias en intereses.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×